Opinión. La fluidez digital, una virtud que da acceso al empleo