La ‘nueva normalidad’ del crecimiento chino presiona a las empresas