Las ART deberán cubrir más enfermedades

Bajo ciertas condiciones, un decreto incluye dolencias como hernias y várices en el sistema de riesgos del trabajo
Silvia Stang
(0)
21 de enero de 2014  

El sistema de riesgos del trabajo dará cobertura a tres enfermedades hasta ahora no previstas en el listado, siempre que hayan sido causadas por la actividad laboral de la persona afectada. Se trata de las hernias inguinales, las várices y las hernias de disco lumbosacras.

El decreto 49, publicado ayer en el Boletín Oficial, dispone la incorporación de esas dolencias y especifica que las hernias inguinales pueden tener origen laboral cuando las tareas realizadas requieren tener que levantar, mover, trasladar y empujar objetos pesados de manera habitual. Las várices, en tanto, pueden ser atribuidas al trabajo cuando la persona está varias horas de pie, con escaso o nulo movimiento. Y la hernia lumbosacra encuentra su causa en el trabajo cuando las tareas que se desarrollan implican movimientos repetitivos o posiciones forzadas de la columna vertebral, por tener que levantar o trasladar objetos pesados.

La inclusión de estas tres dolencias como parte de la cobertura de las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART) es una medida que estaba prevista y acordada entre dirigentes del sector empresario, sindicalistas y funcionarios del Ministerio de Trabajo, que integran el Comité Consultivo Permanente del sistema de riesgos laborales.

La norma complementa la reforma del régimen de las ART -vigente desde mediados de 1996- que el Congreso de la Nación aprobó en los últimos meses de 2012. Las nuevas enfermedades incluidas, en rigor, lograban tener cobertura por parte de las ART, pero el reclamo debía hacerse a través de un mecanismo que implicaba una serie de pasos, hasta la obtención del dictamen de una comisión médica, según afirmó Mara Bettiol, presidenta de la Unión de ART. A partir del decreto conocido ayer, la atención por parte de la aseguradora deberá ser otorgada de manera directa, con los mecanismos usados en las enfermedades ya calificadas como de origen laboral en el listado oficial.

Durante un año, las indemnizaciones a cargo del sistema serán pagadas por las ART, pero el dinero saldrá del Fondo Fiduciario de Enfermedades Profesionales (integrado con recursos del propio sistema). El decreto también dispone que durante el segundo año de su vigencia esa compensación del fondo especial se hará en un 50 por ciento. Y sólo a partir del tercer año la financiación de la cobertura estará en su totalidad a cargo de las ART, que, según se estima, trasladarán el mayor costo a las alícuotas a cargo de sus empresas clientes.

Según aclaró un comunicado emitido ayer por el Ministerio de Trabajo, las tres dolencias ahora incorporadas al sistema serán consideradas de origen laboral cuando las tareas que las provocaron hayan sido desarrolladas al menos durante tres años continuos o discontinuos (además de que deben darse las condiciones ya mencionadas referidas al tipo de tareas).

El decreto también incluye, en uno de sus anexos, un listado ordenado de la tabla de determinación de incapacidades físicas, que se toma como base para definir cuáles son las indemnizaciones que compensen los daños.

Entre otros aspectos, la reforma legal aprobada en 2012 elevó los montos de las indemnizaciones en favor de los empleados que sufren algún grado de incapacidad por un accidente o enfermedad laboral y adecuó el sistema a los fallos de la Corte Suprema de Justicia, que había dictado la inconstitucionalidad de varios artículos de la ley 24.557. Entre las disposiciones más controvertidas de esa norma estaba la pretensión de impedir que un trabajador cubierto por el sistema de las ART pudiera ir a un juicio contra su empleador. A partir de la nueva ley, el empleado accidentado debe optar entre aceptar la compensación del seguro por vía administrativa o llevar a la Justicia a su empresa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.