Las barreras contra el acero importado tienen doble filo en Estados Unidos

John W. Miller
(0)
2 de junio de 2016  

Nuevos aranceles han beneficiado a las atribuladas siderúrgicas de EE.UU.
Nuevos aranceles han beneficiado a las atribuladas siderúrgicas de EE.UU. Crédito: Agence Fraranceesse/Getty Images

PITTSBURGH—Nuevos aranceles sobre las importaciones están impulsando los precios del acero en Estados Unidos, lo que ha resultado un salvavidas para sus atribuladas siderúrgicas, pero ha elevado los costos para los fabricantes de bienes, desde oleoductos hasta autos.

Los productores de acero que perdieron miles de millones de dólares en medio de una avalancha de importaciones baratas están listos para aprovechar la restricción de la oferta y los precios más altos. Esto representa un cambio en la dinámica de la cadena de suministro, que dependía del acero barato no estadounidense.

"Nuestro gobierno ha hecho un muy buen trabajo al sacar a los tipos que estaban importando el acero más barato", dice Stuart Barnett, propietario de Barsteel Corp., un procesador y distribuidor de acero de Chicago que vende a varios fabricantes. "Pero el temor más grande que tenemos es que China se quede con el acero barato y fabrique productos que socaven otras industrias".

Los aranceles sobre productos siderúrgicos de China, Brasil, India, Japón y otros países han contribuido a que el índice de referencia en EE.UU. de bobina laminada en caliente haya subido más de 60% este año, a US$615 por tonelada, tras caer 33% en 2015. En Europa, el índice de referencia ha ascendido 34%.

En el primer trimestre de 2016, las importaciones de acero en EE.UU. cayeron a ocho millones de toneladas, una reducción interanual de 29%. Los inventarios también disminuyeron.

En el segundo trimestre, los principales siderúrgicas de EE.UU. enviaron cartas anunciando un alza de precios no negociable. Por ejemplo, U.S. Steel Corp. escribió el 15 de abril a sus clientes que "efectivo de forma inmediata, los precios base de todos los pedidos nuevos de productos de laminado plano aumentan US$60 por tonelada".

El alza en los precios en EE.UU. responde a la medida del Departamento de Comercio de imponer aranceles en respuesta a un exceso de oferta en la industria del acero, especialmente proveniente de China. Algunos impuestos a las importaciones llegan hasta 266%.

Esos aranceles, que se imponen durante un año electoral marcado por promesas de proteger a los trabajadores estadounidenses, les ha dado a las siderúrgicas más poder para fijar los precios y ha limitado las importaciones de algunos productos de acero que son fabricados de forma más barata fuera de EE.UU. Eso está ayudando a los productores estadounidenses. Por ejemplo, los precios de U.S. Steel casi se han duplicado este año.

No obstante, la tendencia está creando problemas para algunos compradores de acero. Brookville Equipment Corp., que fabrica equipo de minería, requiere 10 toneladas de acero para producir una locomotora minera, dice Marion Van Fasson, presidente de la empresa. Los aumentos de costos redujeron el margen de ganancia en una de dichas máquinas en unos cuantos miles de dólares.

Una sólida demanda de los sectores de la construcción y automotor también ha ejercido una presión al alza sobre los precios, dicen analistas y ejecutivos.

Para aprovechar el mercado más ajustado, las siderúrgicas están impulsando la actividad. En abril, EE.UU. produjo 6,6 millones de toneladas de acero bruto, un alza interanual de 2,5%, según la Asociación Mundial del Acero.

En tanto, la producción global total descendió 0,5%, a 135 millones de toneladas. En China, el principal productor de acero del mundo, la producción subió 0,5%, a 69,4 millones de toneladas. Los bajos costos y los subsidios permiten que el país asiático ofrezca acero a un precio más bajo. El índice de bobina laminada en caliente de China es de US$361 por tonelada, cerca de 40% menos que en EE.UU.

"Existen quejas de que las acereras están aprovechando un mercado ajustado y que el alza de precios es demasiada y muy rápida", dice Lisa Goldenberg, presidenta de Delaware Steel Co., de Pensilvania, una empresa de comercialización y procesamiento de acero.

La reducción de inventarios se siente a lo largo de la cadena de suministro. Los tiempos de entrega promedio en EE.UU. han aumentado a 6,2 semanas, frente a 3,6 semanas a comienzos de año, según el índice del acero de Platts.

Las empresas que compran acero de las fundidoras y lo procesan indican que tienen problemas para hallar suministros. Universal Metals LLC, que factura US$30 millones al año, dice que vendió 10.500 toneladas de acero al mes en abril y mayo, en comparación con 4.000 toneladas al mes el año pasado y a comienzos de 2016.

Sus clientes, proveedores del sector automotor y fabricantes de acero para construcción, se están apresurando a comprar todo el metal posible, dice Mike Sawyer, vicepresidente de la empresa. "Las siderúrgicas se han vuelto un poco codiciosas", señala sobre las alzas de precios. "Nadie tiene tiempo de reiniciar su inventario".

El ejecutivo asegura que es un mercado cíclico. "Nadie pensó en comprar cuando los precios estaban bajos y ahora todos están tratando de comprar cuando los precios están altos", agrega.

Algunos fabricantes se han resistido. En una carta enviada al Departamento de Comercio de EE.UU., James Kean, presidente ejecutivo de Steelcase Inc., solicitó una excepción y explicó que los aranceles impuestos sobre una clase especial de acero japonés podrían costarle a una de sus subsidiarias entre US$4 millones y US$5 millones al año.

La filial, Polyvision, fabrica pizarras escolares blancas en una planta en Oklahoma, donde emplea unas 50 personas. "Si nada cambia, tendremos que cerrar nuestra planta en Oklahoma", escribió. "Las escuelas no pueden pagar más por estas pizarras, así que si elevamos los precios para nuestros clientes, usarán substitutos de menor calidad que probablemente no sean fabricados en EE.UU."

Las automotrices también han estado haciendo lobby contra los aranceles sobre el acero. En un documento presentado el 17 de mayo ante la Comisión de Comercio Internacional, abogados de Ford Motor Co. expresaron preocupación por los impuestos. "La innovación y la calidad de producto son atendidas mejor por una industria siderúrgica estadounidense de vanguardia y competitiva, no una protegida de la competencia", escribieron.

Los presidentes ejecutivos de las dos principales siderúrgicas de EE.UU. dijeron que las cotizaciones simplemente habían vuelto a la normalidad. "Los precios están de nuevo donde deberían estar cuando el acero se comercia de forma justa", afirmó John Ferriola, presidente ejecutivo de Nucor Corp.

El año pasado, "los precios bajaron debido al dumping", agregó Mario Longhi, presidente ejecutivo de U.S. Steel, que en 2015 perdió US$1.500 millones, cerró plantas y despidió a miles de trabajadores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.