Cuatro mujeres que llegaron a CEO cuentan cómo lo hicieron

A pesar de los cambios sociales que se vivieron en los últimos años, las mujeres aún están muy poco representadas en los puestos de dirección corporativa; cuatro ejecutivas comparten consejos para llegar a la cima de la conducción empresarial
A pesar de los cambios sociales que se vivieron en los últimos años, las mujeres aún están muy poco representadas en los puestos de dirección corporativa; cuatro ejecutivas comparten consejos para llegar a la cima de la conducción empresarial Crédito: Fast Company
Gwen Moran
(0)
26 de diciembre de 2018  

La cantidad de mujeres que encabezan compañías de la lista de las 500 de Fortune en 2017 rompió el récord, al alcanzar el 6,4%, lo que significa que 32 ejecutivas están ocupando el cargo más alto en las empresas incluidas más grandes del mundo. Pero al conocerse la lista de 2018 en mayo, el porcentaje había caído a tan solo 4,8%.

En el informe "Las mujeres en el lugar de trabajo 2018", McKinsey & Company y LeanIn.org encontraron datos preocupantes mucho antes de que las mujeres lleguen a la cima. Las mujeres obtienen más diplomas universitarios que los hombres y piden promociones, negocian aumentos salariales y se quedan en la fuerza laboral al mismo nivel que los hombres. Pero tienen menos probabilidades de ser contratadas para roles de conducción y hay una brecha mayor a la hora de las promociones a roles de conducción. Por cada 100 hombres promovidos a jefe, solo son promovidas 79 mujeres. Y la cosa es peor para las mujeres de color . "Es notorio que por cada 100 hombres promovidos a jefe, se promueve a 60 mujeres negras", según el informe. En gran medida debido a esta brecha de género, los hombres terminan ocupando el 62% de los puestos de jefe, mientras que las mujeres solo el 38 por ciento.

Hasta que las empresas mejoren sus esfuerzos en pro de la diversidad, las mujeres tendrán que buscar en primer lugar qué organizaciones la promueven y buscan formar a mujeres como líderes, dice Stacey Caywood, CEO de Wolters Kuwer Legal & Regulatory, un estudio global de US$1000 millones con aproximadamente 3500 empleados.

"Creo que es realmente importante para todo, quizás en particular para las mujeres, asegurarse de que realmente se trata de una organización fuertemente alineada con sus propios valores", asegura Caywood.

Más allá de encontrar el ambiente adecuado para su crecimiento, las mujeres pueden ser sabias respecto de su propio desarrollo como líderes. Caywood y otras tres otras mujeres que alcanzaron el cargo más alto en sus compañías aportan consejos acerca de cómo convertirse en máxima candidata a CEO.

1- Crecer de manera estratégica

Los buenos CEO entienden todos los aspectos de las operaciones de las compañías, por lo que la trayectoria de su carrera se verá más como un entramado que una línea recta. Una debe conocer distintas funciones, dice Diane Dietz, presidenta y CEO de Rodan & Fields, una compañía de US$1000 millones de venta directa de productos para cuidado de la piel y belleza con más de 700 empleados.

Dietz misma es un buen ejemplo. Tuvo un rol ejecutivo en la cadena de tiendas Safeway, supervisando todos los aspectos de las operaciones y luego estuvo 18 años en Procter & Gamble, donde dirigió la recuperación de la marca Crest. Incluso con su vasta experiencia, luego de que Safeway fuera comprada por una firma de capital privado, comenzó a buscar roles de presidenta antes de que un mentor le preguntara por qué buscaba "otro rol de número dos". Eso ayudó a Dietz a advertir que estaba preparada para pensar en algo mayor.

"Creo que los hombres a veces están más dispuestos a decir: 'Bueno, me voy a jugar por esto'. Y a veces ni siquiera tienen tanta calificación como la mujer que dice: 'Todavía no estoy preparada'", sostiene.

2- Abrazar el riesgo

Tomar las tareas difíciles -supervisar una línea de negocios en problemas o manejar algo en el extranjero, por ejemplo- significa que también va a fracasar a veces. Pero es importante hacerse cargo de esos fracasos y no barrerlos bajo la alfombra, dice Carol Lavin Bernick, expresidenta ejecutiva de Alberto-Culver, que su familia vendió a Unilever en 2011 por US$3700 millones. Bernick ahora es CEO de la firma Polished Nickel Capital Management y autora del libro Recoger sobre la marcha: compartir lecciones aprendidas a lo largo del camino. "Los negocios son difíciles. Todo negocio tiene problemas y fracasos. Si se puede hablar de los procedimientos que una creó para solucionarlos, eso es bueno porque no quiere que les suceda a otros", dice. Mostrar que pudo superar esos desafíos y mejorar es una capacidad importante para una CEO.

3- Subir el perfil

Crear una gran red puede ayudar a una ejecutiva a avanzar en su carrera, dice Dorothy "Dottie" Herman, CEO de Douglas Elliman Real Estate, la tercera mayor inmobiliaria de los Estados Unidos. Cuando avanzaba en su carrera, Herman aprovechó todas las oportunidades que pudo para establecer vínculos con líderes. "Pagaba de mi bolsillo para volar al otro lado del país para estar en un evento si sabía que habría alguien importante allí", dice.

No se pierda en la multitud, aconseja. Hay que asegurarse de que los máximos líderes de la organización en la que se trabaja sepan quién es y lo que aporta en su trabajo de modo que piensen en ella a la hora de planificar promociones, agrega.

Caywood concuerda: "Si tiene resultados, debe tener la confianza para mostrar lo que logró", dice. "Si cumple con las expectativas del equipo o las supera, quiere asegurarse de compartirlo", agrega.

4- Ser una buena jefa

Otra manera de inspirar confianza en su capacidad de conducción es crear una fuerte camada de gente que pueda sucederla, dice Bernick. Demasiada gente desconoce la importancia de tener fuertes candidatos a todos los puestos. Una no quiere terminar en una situación en la que es tan buena en su rol que queda estancada allí porque nadie puede reemplazarla. "Trabaje para tener al menos dos personas que sean superestrellas capaces de asumir su tarea" dice.

Y establezca vínculos con su equipo, agrega. Sea compañera. No tema compartir detalles personales de su vida. Sea una gran jefa. "Si su equipo alardea de su estilo de conducción con otros empleados, es el mejor tipo de validación y la gente lo advierte", dice.

5- Encontrar mentores

Todos las CEO entrevistadas coincidieron en que los mentores son críticos. Vaya más allá de los programas de mentores establecidos en su compañía y busque gente que le dé impulso, dice Dietz. Nuevamente se refiere al mentor que la alentó a pensar en algo más que un rol de presidenta. Alienta a las aspirantes a CEO a encontrar gente que diga: "Hacé esto. Probá aquello. Esforzate por esto".

Caywood dice que también es importante encontrar "expertos internos" que puedan dar consejos en áreas o disciplinas específicas. Tener gente a la que una pueda ir con preguntas sobre un área que no conoce bien es invalorable, dice.

6- Ganar experiencia

Aprender cómo es supervisar un CEO y los problemas que enfrentan acumulando experiencia en un directorio también es fundamental, asegura Bernick. Los directorios de organizaciones sin fines de lucro y de corporaciones pueden aportar experiencias relevantes, así como un grupo de líderes corporativos que pueden resultar mentores y contactos valiosos.

Llegar a la oficina de CEO no se da por casualidad. Creando un plan estratégico a largo plazo que avance hacia el resultado buscado y eligiendo empresas que valoran a las líderes mujeres puede encontrar el camino hacia la máxima responsabilidad.

Traducción Gabriel Zadunaisky

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.