Limar asperezas, el reto para el nuevo jefe de S&P