Los acreedores buscan nuevas vías para tratar de cobrarle a Argentina