Los aumentos de precios y los saqueos en el interior frenaron el consumo en diciembre

Las ventas bajaron 0,1% y cerraron el año con un alza de sólo 2,5%; bebidas sin alcohol fue la única categoría en alza; la inflación en grandes cadenas llegó a 30%
Alfredo Sainz
(0)
31 de enero de 2014  

La combinación de aceleración de la inflación y saqueos impactó de lleno en el consumo, que en diciembre sufrió la segunda caída del año y de esta manera completó 2013 con una suba en el volumen de 2,5%, lo que implica una leve mejora frente a los resultados de los últimos dos años, pero con una preocupante tendencia a la baja.

Los datos se desprenden de un informe sobre ventas minoristas que presentó la Cámara Argentina de Comercio (CAC), sobre la base del relevamiento que realiza la consultora CCR.

Según el estudio, en diciembre pasado las ventas de supermercados e hipermercados tuvieron una caída interanual de 0,1%, mientras que frente a noviembre crecieron un 11%, aunque esta suba no se explica por un mayor consumo, sino por factores estacionales, ya que diciembre es tradicionalmente el mes más fuerte en materia de consumo.

En la Cámara de Comercio, además, alertaron que las perspectivas para enero "no son alentadoras", y para hacer su pronóstico trazan un paralelo entre la evolución de las ventas y la confianza de los consumidores. "En diciembre el índice de confianza del consumidor de la Universidad Torcuato Di Tella cayó 7,5% en relación con noviembre. Considerando la estrecha vinculación observada entre el indicador de confianza y los volúmenes vendidos, las perspectivas de ventas para enero no son alentadoras, dado que la medición de confianza de la Di Tella presentó una merma de 5,4% respecto de diciembre de 2013 y una caída de 6,8% en relación con enero de 2013", precisó el informe (ver aparte).

Panorama poco alentador

Las perspectivas poco alentadoras del consumo también se sustentan en el análisis de las ventas por trimestre. El mejor momento del consumo en 2013 se vivió en el segundo trimestre, en plena vigencia del congelamiento integral de precios que impulsaba Guillermo Moreno y que terminó explotando en noviembre, cuando se anunció la salida del secretario de Comercio Interior y su reemplazo por Augusto Costa. El tercer trimestre, en tanto, había mostrado un crecimiento en las ventas apenas por encima del 2%, y en el último cuarto del año la desaceleración se pronunció hasta promediar un 1,6 por ciento.

En CCR además advierten que la baja en las ventas fue acompañada por una aceleración en el ritmo de los aumentos de precios. "El año cerró con una suba en precios en torno al 26% [anual], pero en términos interanuales hubo una aceleración en diciembre, que terminó con un incremento promedio del 30%", explicaron en la consultora.

La caída de diciembre fue generalizada en prácticamente todos los grandes rubros, y podría haber sido muy superior si el clima no hubiera ayudado para que se dispararan las ventas de las bebidas sin alcohol. Esta categoría cerró el último mes del año con una fuerte suba del 16,3% en volumen, que contrastó con el pobre desempeño del resto. Las mayores caídas se registraron en rubros que no son de primera necesidad, como golosinas (-8,4%) o alimentos congelados (7%), lo que también da cuenta de un proceso de empobrecimiento del consumo.

Las bebidas sin alcohol también lideraron la suba de las ventas a lo largo de todo 2013, con un incremento del 8,6%, mientras que los peores resultados se registraron en artículos de cosmética, congelados y productos de limpieza, que en los tres casos cerraron con ventas en unidades por debajo de las del año anterior.

La otra novedad que se desprende de la evolución del consumo es la mejor performance de los supermercados en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires. En los últimos años, el interior se había convertido en el principal motor del consumo, pero en 2013 la tendencia se revirtió: las grandes cadenas cerraron el ejercicio en el área metropolitana de Buenos Aires con un crecimiento en las ventas del 2,7%, contra el 2,4% promedio en las provincias.

Diciembre, además, fue especialmente malo para los supermercados del interior, con una caída en el volumen de ventas del 0,8 por ciento, que se puede explicar por los saqueos que afectaron con fuerza a ciudades como Córdoba, Rosario, San Miguel de Tucumán y Salta, y que tuvieron una incidencia mucho menor en la Capital Federal y el conurbano bonaerense.

Del editor: qué significa.

Con el freno del consumo, el Gobierno se quedará sin el único motor de la economía en el que basó su estrategia de crecimiento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.