Los dueños del alfajor Grandote dicen que volverán a producirlo en los próximos días

"¿Probaste el chiquito? ¡Ahora probá el Grandote!". La compañía recordada por la publicidad que invitaba de ese modo a degustar sus alfajores concursó su deuda, paralizó su producción y ahora volverá a ponerse en marcha
"¿Probaste el chiquito? ¡Ahora probá el Grandote!". La compañía recordada por la publicidad que invitaba de ese modo a degustar sus alfajores concursó su deuda, paralizó su producción y ahora volverá a ponerse en marcha
Sofía Terrile
(0)
11 de octubre de 2019  • 12:06

La historia reciente del alfajor Grandote incluye la paralización de una planta y un concurso de acreedores. Pero ahora, tras un año sin producirse, los dueños de La Nirva -la compañía que los fabrica- dicen que volverán a la actividad en las próximas semanas.

Luego de que la semana pasada los empleados de La Nirva denunciaran que se les debían dos meses de sueldos, LA NACION dialogó con directivos de la firma, que aseguraron que llegaron a un acuerdo con los asalariados y con el sindicato para volver a poner en marcha las máquinas de la planta ubicada en Lomas del Mirador.

El plan es volver a producir Grandote y sumar un turrón con la misma marca. También se fabricará la marca La Recoleta, que compite en el segmento premium de alfajores. Por último, se sumará la producción para marcas blancas, ya que en ese espacio, antes de la paralización, se hacían productos para otras empresas como cadenas de supermercados o estaciones de servicio.

La compañía madre que adquirió La Nirva es Grupo Blend, una empresa hasta ese momento dedicada al catering empresarial y a la producción de viandas. En 2017, compró la alfajorera con más de 45 años de historia que hasta ese momento pertenecía a tres familias: los Cavallo, los Fernández y los Conde. Estos últimos también son dueños del distribuidor mayorista homónimo.

El dulce de leche es uno de los insumos principales de los alfajores
El dulce de leche es uno de los insumos principales de los alfajores

Cuando recién se hicieron cargo de la planta, según voceros de la empresa, el margen que dejaba el alfajor Grandote era bajo, porque competía por precio con otros productos de la misma categoría como Guaymallén. En medio de un proceso de recomposición de precios, los altos costos de producción y la caída del consumo puso en aprietos a La Nirva, pero también a la compañía madre, Grupo Blend. En octubre de 2018 la producción se paralizó.

En diciembre de ese mismo año, La Nirva pidió la apertura de su concurso preventivo. En ese proceso judicial no solo hay deudas de servicios públicos como telefonía y electricidad, sino también un litigio porque aún no se canceló completamente la compra con los anteriores dueños.

Mientras la planta estaba paralizada, aseguran sus dueños, los sueldos de los 62 empleados se siguieron pagando, aunque con algunos retrasos. Además, en este año de cierre de fábrica, también fue a concurso la otra sociedad de alimentos de Grupo Blend, Anamilo, dedicada a la fabricación de viandas.

Después de un año de permanecer cerrada y luego de una reorganización de la firma que, según sus dueños, permitió hacer más eficientes sus costos, el alfajor Grandote volverá a las góndolas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.