Los mercados castigan a España y la dejan en ‘zona de rescate’

Charles Forelle
David Román
(0)
24 de julio de 2012  

LONDRES— La fuga de los inversionistas de los bonos españoles se agudizó el lunes, disparando las tasas de interés de largo plazo y elevando la probabilidad de que la cuarta economía de la zona euro necesite un rescate.

España se ha convertido en el mayor desafío del bloque y la pregunta del millón es: ¿cómo financiar el deficitario gobierno español? Si los mercados de capital no están dispuestos a proveer los fondos, Europa tendrá que llevarse la mano al bolsillo.

"Tienen que impedir que Italia se contagie", afirmó Helen Haworth, directora de estrategia monetaria europea para Credit Suisse en Londres. Italia tiene una economía más grande y un mayor nivel de endeudamiento que España.

Una de las principales preocupaciones del mercado es que España no encuentre compradores para la deuda nueva que debe emitir este año para recaudar efectivo. La falta de demanda es producto de varios factores. El veloz deterioro de la economía reduce la recaudación tributaria, los gobiernos de las regiones podrían necesitar ayuda de Madrid y el debilitado sector fi-nanciero puede arrastrar al resto de la economía.

Muchos inversionistas temen que España esté inmersa en una espiral descendente. La posibilidad de que las calificadoras de riesgo reduzcan la nota de crédito del país, lo que obligaría a algunos inversionistas institucionales a desprenderse de sus activos españoles, pende como una espada de Damocles. Asimismo, el sombrío panorama de la economía mundial hace que muchos inversionistas se alejen de los rincones más riesgosos de Europa.

"Por el momento, no estamos tocando nada en Europa", reconoció Humayun Shahryar, Auvest Capital Management, un fondo de Chipre.

Un conjunto de malas noticias en torno a la zona euro desató la ola de ventas que también afectó a las bolsas mundiales. El ministro de Economía alemán indicó durante el fin de semana su "gran escepticismo" de que Grecia cumpla las severas condiciones del paquete de rescate, lo que revive el fantasma de que el país heleno abandone la zona euro. Los medios españoles también informaron que algunos gobiernos regionales podrían necesitar asistencia del gobierno central. Por si esto fuera poco, el Banco de España anunció el lunes que el Producto Interno Bruto se contrajo 0,4% en el segundo trimestre en relación al primero (ver nota relacionada).

El retorno del bono soberano español a 10 años subió casi un cuarto de punto porcentual el lunes para llegar a 7,51%, según Tradeweb. Las tasas de los bonos con vencimientos más cortos subieron incluso más. Los retornos de la deuda soberana italiana también se dispararon y las bolsas mundiales registraron pronunciadas caídas. El índice de acciones líderes de la Bol-sa de Atenas descendió 7,1%, el de la Bolsa de Fráncfort 3,2% y el de la Bolsa de Lisboa 3,4%. El IBEX, que agrupa a las principales empresas que cotizan en la Bolsa de Madrid, cedió 5% antes de que las autoridades prohibieran la venta al descu-bierto por tres meses. El indicador cerró la jornada con un descenso de 1,1% a 6.177,40 puntos. Italia siguió el ejemplo y prohibió la venta en corto por una semana.

El recrudecimiento de la crisis europea afectó a las bolsas mundiales. El Promedio Industrial Dow Jones cayó 101,11 puntos, un 0,8%, para cerrar en 12.721,6 unidades. El índice Ibovespa, de la Bolsa de São Paulo, descendió 2,74% y el IPSA de la Bolsa de Santiago 1,1%. El IPC de la Bolsa de Valores de México registró una leve alza de 0,3%, mientras que el Índice Compuesto de Shanghai perdió 1,3% y cerró en su nivel más bajo desde marzo de 2009.

Las materias primas tampoco se salvaron. La cotización del petróleo para entrega en septiembre bajó 4% para quedar en US$88,14 el barril en Nueva York. Se trata de la mayor caída porcentual en más de siete meses.

El euro descendió por debajo de US$1,21 la unidad, su menor nivel en dos años, antes de repuntar ligeramente cuando los inversionistas buscaron refugio en los bonos de Alemania y Estados Unidos.

España necesita recaudar 28.000 millones de euros (US$34.000 millones) en los mercados para financiar su déficit y pagar su deuda este año. El gobierno ha presionado a los bancos del país para que compren la deuda, pero tales operaciones están disminuyendo.

Haworth, de Credit Suisse, cree que España necesitará un paquete de rescate en los próximos tres meses. La forma que podría adoptar aún no está muy clara, añadió. Una opción sería que los fondos de rescate de Europa se comprometan a comprar los bonos que el gobierno español necesite emitir durante un tiempo.

"El alza del retorno del bono español a 10 años por encima de 7% constituye un claro recordatorio de los acontecimientos en Grecia en abril de 2010, Irlanda en octubre de 2010 y Portugal en febrero de 2011", dijeron analistas de Bank of New York Mellon. "En cada uno de estos casos, superar en forma decisiva la barrera del 7% marcó el comienzo del colapso de la confianza de los inversionistas que, en todos los casos, desembocó en un rescate en cuestión de semanas".

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.