Los vinos de Gustavo Santaolalla vuelven al mundo

Gustavo Santaolalla en la presentación de sus vinos de bodega Cielo y Tierra en Goulu.
Gustavo Santaolalla en la presentación de sus vinos de bodega Cielo y Tierra en Goulu. Crédito: Gentiliza Goulu
Gabriela Origlia
(0)
3 de mayo de 2019  • 16:39

CORDOBA. El multipremiado Gustavo Santaolalla disfrutó de sus dos pasiones en Córdoba , los vinos y la música. Un día antes de su recital, protagonizó una cata en un restaurante boutique. Entre anécdotas, repasó varietales y dio algunas pautas del futuro de Cielo y Tierra, la bodega que desde hace unos 15 años tiene en Luján de Cuyo ( Mendoza ) y que está volviendo a exportar.

La finca La Luna de 22 hectáreas en Lunlunta (Luján de Cuyo), 12 hectáreas están incultas y el resto son siete hectáreas de Malbec; 2,5 de Cabernet y media de Petit Verdot (una variedad que no siempre se da; sí en la cosecha 2017 con la que se producirá un Gran Corte. Carlos Sierra, presidente de la bodega y socio de Santaolalla, lo define como "bodeguero" más allá de que -además- sea el ganador de dos Oscar por la música de las películas Brokeback Mountain y Babel, haya creado las bandas Arco Iris, Soluna y Bajofondo y haya producido otras como Café Tacuba , Molotov o Divididos .

Gustavo Santaolalla en la presentación de sus vinos de bodega Cielo y Tierra en Goulu.
Gustavo Santaolalla en la presentación de sus vinos de bodega Cielo y Tierra en Goulu. Crédito: Gentiliza Goulu

La casa en la finca es "su lugar en el mundo -cuenta su socio a LA NACION-. La bodega es su proyecto, lo sigue, se involucra y opina". Cuando compró las tierras en 2005 había algunos viñedos de Malbec, pero todo se hizo prácticamente desde cero. Desde el comienzo lo acompañó el enólogo Juan Carlos Chavero; este año producirán unos 70.000 kilos de uvas que se traducirán en unas 70.000 botellas de los diferentes vinos.

La gama se inicia con un "ensamble". Santaolalla, quien siempre ronda la idea de identidad, prefiere ese concepto en vez del tradicional de blend. "Callejón de las Brujas" tiene 60% de Malbec, 30% de Cabernet y 10% de Petit Verdot. "El nombre no es una fantasía; es la calle de ingreso a la finca. Empezamos a hacer este vino hace unos tres años; es muy especial porque el Petit Verdot le da un toque diferente, misterioso, amable, con buena estructura y color", se entusiasma Sierra.

La única cepa del "Callejón de Brujas" que tiene paso por madera de ocho meses de barrica de roble de segundo uso es el Petit Verdot, lo que lo hace un vino "joven". En la cata cordobesa, Santaolalla repasó que en las épocas de la banda Arco Iris vivieron en comunidad -"con disciplina, sin alcohol y sin drogas"- en Mendoza, donde empezó su romance con la zona. Después de vivir en California, regresó a producir al dúo Orozco & Barrientos y casi en paralelo compró la finca.

Gustavo Santaolalla en la presentación de sus vinos de bodega Cielo y Tierra en Goulu.
Gustavo Santaolalla en la presentación de sus vinos de bodega Cielo y Tierra en Goulu. Crédito: Gentiliza Goulu

Perfeccionista para todo, demoró varios años en lanzar los primeros vinos y apenas salieron al mercado ganaron medallas de oro. Durante la cata reconoció que los nombres de la finca (se llama igual a su hija Luna, 24 años, enóloga) y la bodega tiene que ver con su interés por la astronomía. Deslizó que está haciendo un trabajo con la Nasa, pero nadie logró sacarle un detalle más.

Los otros vinos, más complejos, son Celador (como la canción "Celador de sueños" de Orozco & Barrientos), una combinación de Malbec y Cabernet con 12 meses de paso por barrica de roble de segundo uso; Don Juan Nahuel (en honor al hijo del músico), Malbec y Cabernet con paso por barrica de primer y segundo uso de 14 a 18 meses; y Don Juan Nahuel Reserva, un Malbec de 24 meses en barricas de primer uso.

Hace unos años, la bodega destinaba una parte importante de su producción al mercado de Estados Unidos pero después abandonaron el comercio exterior. Sierra señala que se "reinventaron" con "Callejón de las Brujas" y que están reiniciándose en el comercio exterior; ya están en Brasil , en el sur de la Florida ; cerrando un acuerdo con un importador en Texas para el resto de Estados Unidos y avanzando para ingresar a través de Hungría a esa región de Europa .

"Es todo muy incipiente, pero estamos avanzando -agrega Sierra-. Claro que la trascendencia de Santaolalla como músico ayuda en lo comercial, pero al consumidor de vinos de alta gama le interesa más la calidad que quién lo hace. Gustavo se involucra mucho, tiene muy buen paladar y, en los vinos como en la música, es un fanático de la excelencia". Este año la bodega lanzará varietales puros del "Callejón de las Brujas" con acuerdos con bodegas "amigas" y, en 2020, presentará el Gran Corte entre Malbec y Petit Verdot.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.