Macri, el PJ y los idus de marzo

Jorge Oviedo
Jorge Oviedo LA NACION
(0)
28 de marzo de 2016  

Los que dentro y fuera del Gobierno pugnan por una eliminación más rápida del déficit fiscal probablemente se decepcionaron con el anuncio del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, que ya anticipó a los sectores privados involucrados que los subsidios continuarían hasta marzo. Es decir, más gradualismo. Ahora hasta temen que marzo pueda ser de 2017.

Los planes de Dietrich desde antes de la asunción de Macri incluyeron que las compensaciones las reciban los usuarios y no los prestadores, las empresas, que fue el esquema que utilizó el kirchnerismo y llevó el sistema al desastre. Uno de los tantos problemas es que la gestión anterior dejó deudas en varias partidas, subsidios al transporte y obras públicas incluidas. No sólo el transporte de corta distancia recibió compensaciones, también el de larga distancia, y desde los últimos meses de 2015 las quejas por el atraso en los pagos crecieron.

"Cortarlo todo de golpe con un ajuste inmediato es posible, pero hay que ver los efectos políticos, con el PJ y los sindicatos en ebullición", dijo un empresario del sector. Entre ellos admiten que Macri salió de varios problemas bastante bien, pero los números que les dejaron los K lo complican. "Tiene problemas con los docentes en provincias donde ganó con claridad, como Mendoza", dicen. Y temen que la reorganización del peronismo genere ruidos. "El problema no menor y poco considerado es que el PJ tiene que reorganizarse y reagruparse con los liderazgos de un grupo de perdedores." Creen que "tal vez los moderados, como el sanjuanino Gioja, tengan más oportunidad", pero, en cambio, los K recalcitrantes están "perdidos". Ponen como ejemplo al ex secretario general de la JP de la provincia de Buenos Aires José Ottavis: tuvo que ir a los brazos de Vicky Xipolitakis como único modo de relanzar su carrera y ocupar un lugar en la opinión pública. "Es un intento de reinventarse por otro camino", aseveran.

Con este escenario en la principal oposición, las cosas para el macrismo pueden ser más complicadas.

La visita de Obama fue toda ganancia. Pero la Casa Rosada debería poder materializarla en obras negociadas con los gobernadores para poder consolidarse. Dicen entre políticos y empresarios que el gran objetivo es la boleta electrónica, que sería la consolidación absoluta de Pro como partido nacional y el ocaso del PJ por un buen rato. Para conseguir tales apoyos los gobernadores necesitan que les pongan al día los certificados impagos por obras públicas del final del kirchnerismo, que reactiven el trabajo, la demanda y el alicaído empleo. No es sencillo, porque las cuentas de la Nación tampoco son las mejores.

¿Y el arreglo con los holdouts y los préstamos para nuevas obras? Aún hay que esperar un poco. La herencia K sigue molestando. En parte, el entuerto con el FMI y la falta de cumplimiento de la auditoría obligatoria del artículo 4° del estatuto.

La política argentina es curiosa. A Macri puede servirle una estrategia planeada por Florencio Randazzo, cuando se imaginaba candidato y ganador, necesitado de los mismos fondos. La OCDE tiene un esquema de monitoreo similar, políticamente mucho más digerible que el del FMI y, afirman, con el mismo efecto beneficioso en los mercados. En 2015, con ese objetivo, Randazzo hizo al país miembro del Foro de Transporte y Turismo de ese organismo.

Algo hay en París, donde está la sede de la OCDE: en los últimos días estuvieron de visita los secretarios de Comercio, Miguel Braun, y de Transformación Productiva, Lucio Castro, y para dentro de poco esperan al ministro de Agricultura, Ricardo Buryaile. Una mirada a los números del país tal vez tendría menos visibilidad y seguro menos escándalo que una misión del FMI. La llegada a la OCDE garantizaría menos conflictos aun dentro de los sectores de izquierda de la alianza Cambiemos, confían incluso en el peronismo.

Ya estuvo en París y recibió una distinción el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, como profesor honoris causa de la École des Hautes Études Commerciales.

De todas formas, no dejan de reconocer que las reducciones de subsidios crearán climas difíciles de superar, en particular si se suma el anunciado recorte en los consumos de gas, donde el ajuste porcentual puede ser, por lejos, el mayor de todos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.