Mariano Otálora: mitos y verdades sobre los créditos hipotecarios en UVA

Mariano Otálora, especialista en finanzas personales
Mariano Otálora, especialista en finanzas personales Crédito: Fabián Malavolta
El especialista en finanzas personales buscó derribar prejuicios con números concretos
(0)
3 de julio de 2019  

La devaluación del peso en 2018 y la aceleración inflacionaria desataron una serie de mitos y prejuicios con respecto a los créditos en UVA. "Vemos que la mayoría de las personas lo pueden pagar, con algunas exigencias, pero no hay mora. El problema es que la gente no conoce el sistema ni entiende sus ventajas y desventajas. Mucha gente siente que se metió en un problema del que no sabe si tiene que salir", diagnosticó Mariano Otálora, licenciado en Administración de Empresas especializado en planificación financiera personal y autor del libro Créditos UVA: la guía definitiva.

En su presentación en la cuarta edición del evento "Real Estate Argentina", organizado por LA NACION, Otálora planteó cada uno de los mitos y respondió con números. "La cuota es impagable y estoy pagando el doble de un alquiler" es el primero de los mitos que se propuso derribar el especialista. "Es un esfuerzo, pero no es impagable. En este punto no estoy hablando de situaciones al margen de la realidad del crédito, es decir, los que se quedaron sin trabajo o sin horas extras", aclaró. En este sentido, Otálora explicó que la variable crítica a seguir no es ni la inflación, ni el dólar, ni el precio de las propiedades, sino el salario. "Lo importante es mirar la relación cuota-ingreso. Cuando tenés caída del salario real, empiezan los problemas", evaluó, y continuó: "La UVA pasó de una relación cuota-ingreso inicial del 25% del salario a un tope de 29/30%, porque el salario no viene acompañando la inflación; en la medida en que se recomponga el salario, la relación cuota-ingreso volverá a acomodarse nuevamente", explicó.

Para demostrar que la "cuota no es impagable", mostró el caso testigo de una persona que tomó el crédito en junio de 2016 para comparar cuánto estaría pagando a mayo de 2019. En junio de hace tres años, el alquiler y la cuota se ubicaban ambos en torno a los $6000. En este escenario, el salario del tomador se encontraba en un promedio de $26.000, generando una relación cuota-salario del 25%.

El mismo caso en mayo de 2019 muestra un valor de la cuota mensual del crédito en torno a los $16.000, mientras que el alquiler de la unidad es de $14.000. "Uno ve que la cuota subió en relación con el alquiler, pero lo hizo en un monto pequeño", destacó Otálora. Con respecto a los ingresos, mostró que, si se hubiesen ajustado por inflación, esos $26.000 tendrían que ser, a la fecha, unos $58.000. "Como el salario no siguió la inflación, la relación cuota-ingreso pasó del 25% al 27%. Algo totalmente tolerable y que cualquier familia debería poder enfrentar", sostuvo.

Otro de los mitos que se propuso derribar Otálora es el que establece que quienes tienen un crédito en UVA "cada día deben más". "Los tomadores piensan que el crédito es impagable y que el capital nunca baja y es todo lo contrario. En términos nominales la gente debe más, pero en términos reales se debe menos de lo solicitado", explicó. En su presentación, Otálora también habló de la importancia de generar créditos para el que invierte. "La Argentina necesita dinamizar la economía. La herramienta se la tienen que dar al desarrollador. También tiene que haber mayor incentivo fiscal y olvidémonos de los créditos políticos", indicó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.