Más allá de China: las empresas mudan personala Singapur

Optan por la cercanía con el gigante asiático desde otra latitud
Keith Bradsher
(0)
21 de septiembre de 2014  

SINGAPUR.– General Motors trasladó la sede de su división internacional de Shanghai a Singapur el mes último. Archer Daniels Midland, el gigante del abrigusiness, está haciendo lo mismo gradualmente con sus operaciones de Asia y el Pacífico. Otras multinacionales, como IBM, han trasladado miembros del personal desde China para unas cuantas funciones, como las operaciones de tesorería.

"Voy a pasar mucho tiempo yendo y viniendo, el vuelo de cinco horas va a ser mi viaje mensual en ómnibus", dijo Ismael Roig, presidente de operaciones en Asia y el Pacífico de Archer Daniels Midland.

Estos cambios reflejan la evolución más amplia de China, el mayor mercado mundial de autos, televisores planos y muchos otros productos.

Pero las muchas frustraciones de hacer negocios en China han afectado en parte los planes de mudar ejecutivos a Singapur: la polución del aire que ahoga, las innumerables normas que favorecen a los competidores locales y la escasa protección de la propiedad intelectual. Una oleada creciente de nacionalismo económico también se ha manifestado en allanamientos a gran escala de las oficinas chinas de multinacionales en los sectores automotriz, farmacéutico y de tecnología. Agentes de policías están copiando los discos duros de gran cantidad de computadoras e interrogando a empleados sin permitir el acceso a asesoramiento legal.

Lo que es más importante, muchas multinacionales comienzan a prestar renovada atención al sudeste asiático, que da señales de revivir 17 años después de la crisis financiera asiática. Les resulta difícil hacerlo desde Shanghai o Pekín. Cada una de las grandes ciudades no tiene más que un vuelo diario a Yakarta, Indonesia, por ejemplo. Y los vínculos diplomáticos y comerciales de China con el sudeste asiático se han visto afectados por su postura cada vez más impositiva de control sobre prácticamente todo el Mar del Sur de la China.

Los motivos por los que las compañías trasladan sus sedes a Singapur "están relacionados con las oportunidades de crecimiento en la zona del Pacífico asiático más allá de China", dijo Keat Chuan Yeoh, director ejecutivo de la Oficina de Desarrollo Económico, el ente de promoción de las inversiones de Singapur.

Philipp Rösler, ex vicecanciller de Alemania, que es el director ejecutivo del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, dijo que el foro se había visto sorprendido por la cantidad de compañías miembros que dijeron en los últimos meses que estaban considerando mudar sus sedes locales o regionales de China continental.

Pero hasta ahora eso no se tradujo en un éxodo masivo. Las operaciones que se mudan a Singapur son diminutas, incluso microscópicas, comparadas con las que permanecen en China.

Más ventajas

Singapur está a dos horas de vuelo de Yakarta y de la ciudad de Ho Chi Minh, en Vietnam. Singapur también tiene leyes impositivas que favorecen las operaciones con commodities y acuerdos con otros países que hacen relativamente fácil resolver disputas comerciales con compañías en otros lugares.

A las empresas les resulta más fácil persuadir a jefes talentosos de mudarse a Singapur, con su aire relativamente limpio, que a Shanghai. La Cámara de Comercio de la Unión Europea en China dijo en su informe anual difundido en Pekín que ocho de sus compañías miembros habían informado de dificultades crecientes para persuadir a personal talentoso de mudarse a China, en particular por la polución del aire. La falta de cupos en escuelas de habla inglesa también ha sido un problema.

Singapur ha impedido que familias locales inscriban a sus hijos en las escuelas primarias y secundarias internacionales de la ciudad, evitando la superpoblación que ha afectado a muchas de tales escuelas en China continental y, en particular, en Hong Kong.

En contraste, "el cuello de botella en Hong Kong ahora es el acceso a escuelas", dijo May Tung, jefa de la práctica de servicios financieros en Hong Kong de DHR International, una firma de reclutamiento de ejecutivos con sede en Chicago.

Aunque son pocas las sedes y aún menos las fábricas que se mudan, las multinacionales sí se ven más cautas respecto de incrementar sus ya numerosos centros de investigaciones en China.

Compañías como Procter & Gamble y Baxter Pharmaceuticals han estado abriendo o expandiendo centros de investigación y desarrollo y fábricas de alta tecnología en Singapur, aunque siguen teniendo operaciones grandes en China.

Kishore Mahbubani, decano de la escuela Lee Kuan Yew de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Singapur, dijo que el crecimiento de compañías de tecnología chinas como Baidu y Huawei significa que crece en China un sector que eventualmente puede reclamar mejoras en el régimen de protección de la propiedad intelectual.

El CEO para Asia de otra multinacional occidental, que insistió en mantener el anonimato por los peligros legales que puede acarrear criticar abiertamente a China, dijo que en muchas compañías ahora "están convencidas de que si abren un centro de investigación y desarrollo en China, todo secreto técnico que tengan será copiado y toda patente será explotada".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.