Mat Travizano: de hacker porteño a CEO en Silicon Valley

Andrés Krom
(0)
24 de enero de 2018  

Nada escapa al intenso sol del mediodía en aquella sala de reuniones de Vicente López. Mat Travizano, un licenciado en Física de 37 años, es el único sentado frente a la gigantesca mesa de madera. Desde hace seis años comanda GranData, una firma que tiene sede central en Silicon Valley (California) y utiliza bases de datos anonimizadas de diversas industrias para comprender tendencias de mercado y predecir el comportamiento de los usuarios.

Cuesta creer que tan solo 20 años atrás Travizano se movía en un mundo completamente distinto, de sombras digitales: el de una incipiente casta de hackers porteños que buscaban probar su valor cuando Internet recién comenzaba a masificarse en el mercado argentino.

1 Formarse en el under

“Mi niñez transcurre en el under de la seguridad informática. En ese entonces ya había una idea del valor de la información, aunque desde una postura más cyberpunk, de la persona contra el Estado”, cuenta Travizano a LA NACION.

Cuando todavía no había alcanzado la mayoría de edad, decidió fundar Underground Security Systems Research Back (USSR Back), una compañía cuyo objetivo consistía en “desarrollar e implementar nuevos sistemas de seguridad y protección” y desde la cual alertaban de fallas en software y del nacimiento de nuevos virus.

En 2007, Travizano emprendió un nuevo proyecto: Binaria, una empresa que ofrecía soluciones de inteligencia de marketing mediante el estudio del comportamiento de los usuarios en las redes sociales.

2 Buscar siempre nuevas oportunidades

Aunque el emprendimiento solo funcionó durante cuatro años, resultó ser el germen de otro proyecto que nacería en 2012: GranData, que creó junto a Martín Minnoni y Nicolás Goulu. Para Travizano, el proceso tuvo que ver con detectar el surgimiento de nuevas oportunidades en el embrionario mundo del big data y la necesidad de crear una compañía capaz de capturarlas.

Las corporaciones suelen guardar grandes volúmenes de datos producidos por sus usuarios con la meta de obtener inteligencia sobre su comportamiento. “Nosotros nos preguntamos, ¿qué pasa si llevás esta idea a otras industrias? ¿Se vería beneficiado un banco si pudiera usar los datos que aporta un operador de telecomunicaciones?”, recuerda el empresario.

Según Travizano, el desafío que enfrentaban era construir una tecnología que permitiera lograr esta meta preservando la privacidad de los usuarios y diseñar un modelo de negocios que generara los incentivos necesarios “para que todo el mundo quiera jugar este juego”.

3 Animarse a jugar de visitante

La idea despertó el interés de los inversores. GranData fue incubada por NXTP Labs y recibió asimismo financiación de los fondos de riesgo Ax Ventures y Streamlined Ventures. Fue entonces cuando Travizano decidió establecer los cuarteles en San Francisco.

“Para nosotros, lo mejor fue exponernos a una cultura y unas personas que pensaban en nuestro problema y estaban abiertas a tomar ciertos riesgos”, comenta. “La gran diferencia con Buenos Aires es que en San Francisco hay un microclima construido en torno a la creencia de que una idea loca puede transformarse en algo muy importante, capaz, incluso, de cambiar el mundo”.

De acuerdo con Travizano, los primeros dos años de vida de GranData fueron de inversión en tecnología para la construcción de la primera versión del producto. Su modelo de monetización de data entre industrias atrajo rápidamente a clientes de peso como Itaú, Santander y BBVA –en el sector financiero– y AT&T, Sprint y Telefónica –en el telco–. “Hay áreas de big data preocupadas por monetizar datos internos. No competimos con ellos porque usamos los datos para terceros”, cuenta.

“Si me preguntan a mí, creo que realmente la compañía está en su etapa inicial –señala–. Recién 2018 va a ser un año de ventas, pese a que ya nos entró bastante plata. Creo que existe una oportunidad de cientos de millones de dólares”, asevera.

Aunque hoy el comando se encuentra en los Estados Unidos, el emprendedor afirma que la mayor parte de la compañía sigue basada en la Argentina –donde en la actualidad emplean a unas 60 personas– y que están comprometidos a hacer crecer su operación local.

4 Apostar a la disrupción

Pero Travizano no se duerme en los laureles y ya tiene un proyecto nuevo: el lanzamiento en el segundo trimestre del año de Wibson, una app construida sobre Ethereum que permitirá a los usuarios capturar la información que producen en las diversas aplicaciones y venderla de forma segura y anónima.

Quienes la usen podrán decidir qué datos deciden compartir, a quién –empresa de marketing, investigación o iniciativa de bien común– y recibir a cambio dinero que se acreditará en una cuenta. A juicio de Travizano, detrás del modelo de monetización de datos con fines publicitarios que llevan adelante varias empresas existe un jugador ignorado: la gente, auténtica dueña de la información que produce.

“Lo que vamos a hacer es convertirte en el dueño del monopolio de tus datos”, comenta Travizano, y afirma que no está en una cruzada contra los gigantes de Internet. “No estoy en contra para nada de que se construya un mundo mejor y se potencie la innovación a partir de los datos. Sí de que se haga sin que las personas sean conscientes y tengan el control para cambiarlo”, asegura. “Empresas como Google, Facebook y Twitter te dan valor, pero hay un montón de otras compañías que están haciendo plata con tu información y no te ofrecen nada a cambio”.

“Si quieren seguir, que sigan –agrega el joven empresario–. Pero que te participen”.

Minibio

Orígenes

Nació en 1980 en Buenos Aires. Mostró interés en la programación y la informática desde chico

Rebeldía y negocios

Cuando todavía era un adolescente creó con amigos la firma de ciberseguridad USSR Back

Mundo de data

En 2007 apuesta a la analítica de datos con la fundación de Binaria, que funciona por cuatro años

Nuevo horizonte

El éxito de GranData, dedicada a monetizar datos de distintas industrias, lo lleva a abrir oficinas en San Francisco

Justicia digital

Su último proyecto es Wibson, una app construida sobre el blockchain de Ethereum que permite a los usuarios monetizar la información que producen a través de las redes sociales

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.