Negocios. La sociedad que controla Avianca Argentina se presentó en concurso de acreedores

La compañía aerocomercial intenta renegociar su deuda con la AFIP y con proveedores
La compañía aerocomercial intenta renegociar su deuda con la AFIP y con proveedores Fuente: Archivo - Crédito: Marcelo Manera / LA NACION
(0)
19 de julio de 2019  • 13:39

Luego de que sus aviones dejaran de volar el mes pasado, Avian Líneas Aéreas SA, la sociedad que explota la marca Avianca Argentina, intenta renegociar su deuda. Se presentó hoy en concurso de acreedores por compromisos con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y con proveedores.

La compañía aclaró que la presentación en concurso no significa que desmontarán su operación, sino que intentará cancelar sus deudas para volver a volar antes de fin de año.

Por su deuda impositiva, la firma mantiene un litigio con la AFIP por tener saldo de IVA inmovilizado. Como Avian Líneas Aéreas SA alquila sus aviones con contratos de leasing, tiene que pagar el 21% de IVA, pero sus ingresos dependen de los pasajes, que no pagan este impuesto.

En el concurso, la compañía denuncia unos $50 millones que están inmovilizados por la AFIP y que no puede disponer de ese saldo para cancelar otras obligaciones, como las que tiene con los proveedores, la segunda gran parte de sus acreedores.

La compañía fue protagonista reciente de malas noticias en el sector aerocomercial: en junio último, anunció que sus aviones quedarían en tierra por, al menos, 180 días. El permiso para no operar es una formalidad. Las normas del sector establecen que si una empresa no vuela durante un tiempo es pasible de sanciones. Y una de las principales es quitarle las rutas, lo que implica perder uno de sus principales activos.

Además, en febrero, la compañía presentó un procedimiento preventivo de crisis ante la Secretaría de Trabajo. El conflicto en la Argentina tiene su correlato en un país vecino: Avianca Brasil, también explotada por Avian Líneas Aéreas SA, atraviesa una crisis económica por la que incluso pidió protección judicial por el aumento del precio del combustible, entre otras cuestiones.

Avian Líneas Aéreas fue la primera en llegar al país ni bien se anunció una apertura del mercado aerocomercial, que hasta 2015 estaba monopolizado por los designios de La Cámpora desde los despachos de la Aerolíneas Argentinas de Mariano Recalde.

Oposición gremial

Todo empezó en marzo de 2016, cuando Germán Efromovich, accionista y referente de Avianca, anunció que compraba MacAir, la compañía de la familia del presidente Mauricio Macri. La adquisición de una línea aérea con todas sus certificaciones al día generaba una oportunidad única: empezar a volar inmediatamente.

Pero no fue así. Al conocerse la noticia, llovieron presentaciones ante la Justicia. Hubo, también, fuerte oposición de los gremios que, paradójicamente, podían tener más trabajadores afiliados en una empresa nueva. Las presentaciones significaron que Avianca no pudiera mover ninguno de sus aviones durante 14 meses.

El costo de esa situación fue de US$15 millones, entre el gasto de mantener los aviones en los hangares y los sueldos del personal, ya que se pagaban a pesar de que no había vuelos y no se vendían pasajes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.