Negocios. Cambiaron por la crisis y convirtieron a su "rebusque" en trabajo permanente

"Caja Madre", una iniciativa que surgió en medio de la pandemia.
"Caja Madre", una iniciativa que surgió en medio de la pandemia.
Gabriela Origlia
(0)
10 de julio de 2020  • 10:53

CORDOBA.- La pandemia del coronavirus y la cuarentena provocaron un cimbronazo en toda la economía y, en especial, entre quienes tienen trabajos independientes que no pueden continuar con el ritmo previo. Para compensar ingresos están los que buscan salidas coyunturales hasta que retornen a su rutina laboral, pero también los que se reconvirtieron y descubrieron que el nuevo formato funciona igual o mejor que el anterior.

De parrilla y restaurante a verdulería gourmet

Belén y Noelia Chiquilitto abrieron hace cuatro años la parrilla y restaurante "Fénix" con su mamá, Norma Gutiérrez. Ubicada en el barrio Cerro de las Rosas de Córdoba les iba "bien", con los problemas propios de todo el sector gastronomía por la larga recesión y esperaban un buen año. "Cuando nos íbamos recuperando de las subas de costo vino la pandemia -cuenta Belén-. El lunes 16 de marzo, cuando se suspendieron las clases, abrimos y no vendimos ni un menú. Nada. A partir de ahí, cerramos y probamos cuando se pudo con delivery. No convenía porque no alcanzaba ni para prender la luz".

Frente a esa situación, el pensamiento fue "o nos fundimos o nos reinventamos y morimos en el intento". Ganó la segunda opción; en el análisis decidieron avanzar con un comercio de alimentos. Los esposos de las hermanas -también hermanos ellos- tienen verdulería y carnicería y las asesoraron. Vendieron las mesas y las sillas porque necesitaban plata para armar el nuevo local; buscaron a un constructor conocido y le ofrecieron trabajar y cobrar cuando ellas empezaran a generar dinero. Así nació "Fénix, verdulería y almacén gourmet".

Para no despedir a la gente, sumaron pastas frescas, mermeladas, escabeches y panes caseros, milanesas, algunos platos congelados y menús para llevar, además de vinos de toda la gama. La cocinera y dos mozos siguen con ellas y al parrillero lo ayudaron a conseguir un empleo. "Las instalaciones están armadas para productos de primera calidad, ta m -continúa Belén Chiquilitto-. Nos reconvertimos, nos está yendo bien. No regresaremos al restaurante, seguiremos con este negocio; es otra exigencia, otros horarios. Estamos aprendiendo del rubro, nos vamos consolidando. No sé si los astros se alinearon o el universo nos escuchó, pero seguimos".

Fénix dejó de ser restaurante y es una verdulería y almacén gourmet.
Fénix dejó de ser restaurante y es una verdulería y almacén gourmet.

De la pista a las redes

Fernanda Quiroga es instructora de zumba hace tres años y daba clases en gimnasios de Belgrano y Palermo. Cuando llegó la cuarentena quedó, obviamente, sin esa posibilidad. "Empecé dar clases en Instagram para mis amigas; transmitía en vivo y me parecía raro que alguien se sumara. Pero se fue enganchando gente -dice-. Después de 45 días lo empecé a ver como una salida laboral, la posibilidad de generar un ingreso desde mi casa y comencé a cobrar".

Menciona que el online ayuda a que la gente que "no se anima a entrar a una clase porque cree que debe ser bailar, o ingresa y se para al fondo. Hay miedos que de esta manera se dejan de lado. Al estar detrás de un teléfono se hace lo que se quiere, está esa libertad; nadie está mirando. Claro que quita la relación social, pero tiene otras ventajas".

Ya decidió que cuando reabran los gimnasios mantendrá las clases a distancia: "Seguiré en paralelo; encontré otra veta a lo que hacía en la que incluso me siento más cómoda, mejoré contectándome de otra manera con mis alumnas. Puedo organizar horarios, diseñar la semana. Me quedaré con las dos opciones".

Zumba online, Fernanda Quiroga descubrió que el sistema funciona bien.
Zumba online, Fernanda Quiroga descubrió que el sistema funciona bien.

De una pasión a una caja

En medio de la pandemia y del aislamiento obligatorio Dana Daverio, publicista experta en gastronomía y dueña de una marca de leches vegetales, creó "Caja Madre", una propuesta elaboraciones de productos chicos y medianos que no se venden en supermercados masivos. "En todo un tiempo largo de trabajo me fui contactando con gente que se dedica al sector alimentación; un poco mi vida es todo lo que tiene que ver con la comida", señala.

Con el inicio de la cuarentena, muchos clientes de la agencia se bajaron y empezó a pensar qué hacía con el tiempo que tenía y en cómo, a la vez, podía ayudar a los emprendedores con sus fábricas. "Me preocupaba que la gente no comiera bien, así que los productos incluidos son de muy buena calidad, que nutren y no sólo sacian. Se eligieron con un ojo crítico y permite conoce lo que hacen muchos que trabajan con conciencia en lo que hacen y en quien le va a llegar", agrega. A comienzos de abril "Caja Madre" estaba en el mercado.

Daverio indica que su aporte es "un granito que apunta a abrir el paladar y la cabeza a quienes se interesan en alimentarse bien". El emprendimiento va incorporando productos. Hay propuestas "cerradas" pensadas para consumo específico como desayuno, una de antojos, una de no cocina, una para cocinar, una de alimentos a base de plantas. Hay otra para festejar cumpleaños que tuvo una campaña en redes en México y en Europa para que "los que están lejos puedan demostrar afecto y estar cerca".

Seguirá más allá del coronavirus; este tiempo sirvió para afinar la coordinación de entregas y para responder al cambio de hábitos. "Sin el Covid-19 no se me hubiera ocurrido ni hubiera sumado otra tarea -añade-. Esperamos en poco tiempo operar también en otras ciudades".

Dana Daverio aprovechó contactos y conocimientos para su emprendimiento.
Dana Daverio aprovechó contactos y conocimientos para su emprendimiento.

De hoteles a puertas especiales

Daniel Tambone es arquitecto y tiene un estudio en Río Cuarto, desde donde trabajaron para todo el país y el exterior. "La situación de obras ya venía complicada y con la pandemia se paró absolutamente todo -cuenta-. Cuando se habilitaron obras privadas, el esquema es muy complicado y sigue todo parado". Frente a esa situación, buscó "cómo adaptarse y adecuarse". Conversando con un amigo jefe de Enfermería que lo interiorizó sobre lo complejo del protocolo Covid-19 y le planteó las demoras de cambiarse la ropa cada vez que se entraba o salía de una habitación y antes de ingresar a otra.

Así surgió el diseño de un panel con mangas plásticas que evita las entradas y salidas y habilita un espacio antes de la puerta de la habitación. Fabricar el producto les costó mucho porque estaban todas las fábricas de proveedores sin trabajar, incluye una superficie para colocar instrumental y una abertura para pasar comida o elementos. El personal de salud gana tiempo, se bajan los costos porque hay menos recambio de ropa. "Además reduce la presión psicológica sobre quien atiende a los pacientes", agrega Tambone.

"Es un producto que trasciende el coronavirus -describe-. Sirve para protección en casos de enfermedades por bacterias o virósicas y para inmunodeprimidos que deben protegerse de ser contagiados. En el estudio dimos un giro; siempre nos dedicamos a la arquitectura comercial, a hoteles, a casinos. Nos empezamos a especializar y nos apasionó diseñar interactuando con otras disciplinas. Damos una respuesta a una necesidad del mercado y nos abre un futuro".

Placas preparadas para establecimientos sanitarios, un nuevo mercado para un estudio de arquitectura.
Placas preparadas para establecimientos sanitarios, un nuevo mercado para un estudio de arquitectura.

Del estudio a plataforma de delivery

La salteña María Solá Usandivaras es contadora, trabajó en el ámbito corporativo y desde hace un tiempo, de manera independiente. En medio de la pandemia vio la oportunidad de generar una plataforma que reuniera la "información que circulaba por las redes, de manera desordenada, mientras emprendedores y negocios chicos estaban cerrados y buscaban una ventana para ofrecer sus productos". Así nació el sitio "Te Paso el Dato", una guía de delivery.

"Vamos a seguir adelante; buscamos que sea sustentable y útil y ahora vendemos los espacios pero sumaremos el brindar servicios a los pequeños emprendedores no tienen herramientas para vender online. No todos están preparados ni convencidos más allá de que con el tiempo se irán acostumbrando. También queremos que la plataforma sirva para que vendan más", apunta. Con su iniciativa -que suma hoy 450 negocios- logró unir la gestión de información con el aprovechamiento de la tecnología.

En el arranque los rubros principales fueron alimentos e insumos, seguido por todo lo relacionado a la educación: "De a poco se fueron sumando otros ítems vinculados a regalos, a artículos para la casa. Todo fue al ritmo de la pandemia; se fueron animando a buscar y comprar más con el paso del tiempo". Advierte que, aunque con la mayor flexibilización, bajó un poco el uso con el paso de los días regresaron usuarios porque se gana tiempo, "un factor que es clave en especial para la gente mayor y para quienes deben trabajar y llevar una casa". La idea es "avanzar analizando las necesidades de los usuarios y de los negocios en este camino de irse adaptando".

María Solá Usandivaras perfecciona la plataforma que generó y seguirá.
María Solá Usandivaras perfecciona la plataforma que generó y seguirá.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.