Nuevo sistema de importación: denuncian demoras en el ingreso al país de insumos y materiales

Empresarios y cámaras del sector aseguran que a pesar de la implementación del SIMI, aún persisten las trabas y que los trámites siguen siendo lentos
Cecilia Lasmartres
(0)
12 de febrero de 2016  • 09:30

El nuevo Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI) implementado por la administración de Mauricio Macri tiene en suspenso la entrada al país de insumos, materiales y repuestos que muchas empresas necesitan en sus procesos productivos, advierten empresarios y cámaras del sector.

Según denuncian, los productos que se fabrican fuera del país no están ingresando y los trámites ante la Secretaría de Comercio son lentos y engorrosos.

A partir del 23 de diciembre de 2015 se dejaron atrás las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) impulsadas por Guillermo Moreno , y se implementó un sistema de licencias automáticas (LA) y licencias no automáticas (LNA), aunque fuentes del sector confiaron que el nuevo sistema no agilizó aún los procesos de importación.

Es necesario que mejoremos este sistema, de lo contrario no solucionamos nada y lo único que cambia es el nombre del régimen de importaciones
Carlos Rafaelli

"Es necesario que mejoremos este sistema, de lo contrario no solucionamos nada y lo único que cambia es el nombre del régimen de importaciones", dijo a LA NACION Carlos Rafaelli, gerente de la Cámara de Comercio Exterior de Santa Fe (Cacesfe).

El ejecutivo resaltó la importancia que los procesos productivos no se demoren y recordó que, según la normativa vigente, la administración tiene 60 días para resolver las licencias no automáticas. "Que haya que esperar 60 días para entrar la mercadería es un despropósito. Es importante que el sistema sea más amigable y menos restrictivo", sostuvo.

Rafaelli afirmó además que Cacesfe, a través de la Federación de cámaras de comercio exterior, hizo llegar a la Secretaría de Comercio un pedido para que se eliminen los insumos, materiales y repuestos, que son necesarios para los procesos productivos de muchas empresas, del régimen de licencias no automáticas

"Las licencias no automáticas me salen todas observadas. No me permiten entrar productos terminados, materiales, repuestos para las máquinas y moldes que no se producen en el país. Nos quedan dos caminos, o cerramos nuestras plantas o vamos a la justicia con recursos de amparo", indicó a este medio un empresario del rubro zapatería.

En el mismo sentido se manifestó otro importador, que también prefirió mantener el anonimato. "No tenemos canales formales para hacer los reclamos cuando nos observan una licencia no automática. Las direcciones de mail que figuran en la página de la Secretaría de Comercio no funcionan", se quejó.

Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior, explicó hay fallas de articulación con los organismos que tienen que intervenir y destacó la importancia de agilizar los procesos.

Desde la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba (Cacec), también aseguraron que recibieron quejas de fabricantes que no pueden ingresar mercadería por estar sujetos al régimen de LNA. Norberto Delfino, vicepresidente del organismo, precisó que decidieron realizar una encuesta entre sus afiliados para conocer más en profundidad las complicaciones generadas por las demoras en las importaciones. "Confiamos en que este Gobierno tendrá la voluntad de resolver los problemas. Hoy el 80 por ciento de lo que se importa está destinado a la producción", afirmó.

La cantidad de posiciones arancelarias sujetas a licencias no automáticas es de casi 1400, cuando al derogarse ese sistema en el año 2012 sumaban sólo 600. Los importadores señalaron que muchos de los productos que necesitan de la aprobación de una LNA no se fabrican en el país, por lo que no se entiende cuál es el motivo por el que no se agiliza su entrada.

Las principales quejas

Los problemas de los importadores no se agotan en la tramitación de las LNA. "Nosotros importamos mercadería que no nacionalizamos, sino que la procesamos y luego la exportamos. En la época de Guillermo Moreno [ex secretario de Comercio] recibíamos malos tratos, pero a la larga la mercadería entraba. Hoy está todo paralizado y en la Secretaría no me dan respuesta", explicó un fabricante de medicamentos.

"Hay diálogo con el Gobierno, te reciben bien y escuchan tus inquietudes. El problema es que muchas de las autoridades de los organismos que tienen que intervenir para solucionar los temas no están nombrados, entonces no pueden firmar", aseguró un empresario.

Entre las principales quejas de los importadores, se encuentran los gastos generados por depósito fiscal y las multas que les aplican sus clientes y distribuidoras por las demoras en las que incurren

Entre las principales quejas de los importadores, se encuentran los gastos generados por depósito fiscal y las multas que les aplican sus clientes y distribuidoras por las demoras en las que incurren. Según pudo saber LA NACION son muchas las empresas que están en la misma situación de incertidumbre respecto de cuándo se les va a liberar la mercadería, aunque algunos importadores han visto normalizada su situación en los últimos días.

Rubén García, secretario general de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA) dijo en referencia al SIMI: "Es un sistema nuevo y todavía le están buscando la vuelta. Hace poco que asumió este Gobierno, todavía no podemos hacer reclamos contundentes. Sabemos que hay empresas que tienen apuro y que están enojadas, pero hay que mirar el panorama global y no tener una visión segmentada de la realidad. Por lo menos este Gobierno nos recibe y nos escucha".

Por su parte, Gustavo López, presidente del Centro de Despachantes de Aduana (CDA), sostuvo que "el SIMI, como todo sistema nuevo tuvo algunas fallas, pero hubo buen diálogo con las autoridades para intentar solucionar los problemas". "Teníamos una expectativa un poco mayor respecto del sistema, pero también tenemos que entender que estamos pasando por un proceso de reacomodamiento", agregó.

En el Gobierno defienden el sistema de las LNA. Argumentan que sólo representan el 12,4 por ciento de las posiciones arancelarias, y que permiten monitorear a los sectores sensibles. Y aseveraron que la decisión de incluir o no los productos en el régimen de LNA surgió del diálogo mantenido con los distintos sectores productivos. Además, en la Secretaría de Comercio aseguran que las licencias automáticas son un gran avance en relación con el anterior sistema de las DJAI.

"El régimen de las DJAI, aplicado en la forma discrecional como lo hacía la administración kirchnerista, tenía sus días contados desde el momento en que la Organización Mundial de Comercio (OMC) emitió un fallo que obligaba a la Argentina a adecuarse a normas internacionales eliminando las restricciones al comercio exterior", señalaron.

El nuevo SIMI puesto en vigencia en diciembre de 2015 reemplazó a las DJAI de la administración anterior. Junto con el nuevo sistema, reaparecieron las licencias no automáticas, eliminadas en 2013 por la entonces Presidente Cristina Kirchner, por considerar que con las DJAI tenía herramientas suficientes para restringir las importaciones.

La aplicación de licencias no automáticas es una práctica avalada por la OMC, en la medida en que sean temporales y no produzcan distorsiones en el mercado. A diferencia de las DJAI, la LNA deben resolverse en un plazo determinado. Sin embargo, algunos empresarios ven con desconfianza la aplicación de esta herramienta que, de no hacerse con el conocimiento suficiente, puede dar lugar a arbitrariedades.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.