Guzmán analiza presentar ofertas a los acreedores por videoconferencia

Crédito: GETTY IMAGES
Francisco Jueguen
(0)
10 de marzo de 2020  • 16:35

El coronavirus y la negociación de la deuda argentina se entrelazan en un presente común. "Quizás el roadshow se convierta en el show de la videoconferencia" , anticipaban este mediodía en el Ministerio de Economía sobre las reuniones informativas que el Gobierno tenía previsto sobre la oferta a los acreedores privados a presentarse en estos próximos 15 días.

Nadie se imaginaba hoy a Martín Guzmán viajando en las próximas dos semanas a Nueva York, Tokio, Londres u otra ciudad en el hemisferio norte, donde la pandemia se expande velozmente. En ese contexto, en los pasillos del Palacio de Hacienda reconocían que el cisne negro habilitaba el análisis permanentes de cambios en las formas y en los tiempos de la reestructuración que emprenderá el gobierno de Alberto Fernández. Sin embargo, sobre esto último -los tiempos- aún no hay modificaciones con respecto al calendario propuesto por el propio Guzmán el 29 de enero último: la oferta llegaría en los próximos días.

En el Ministerio de Economía, el equipo del economista platense sigue avanzando para terminar los detalles de la oferta que prevé presentar entre esta semana y la que viene. "El equipo de Guzmán es un caballo de tiro", describieron sobre el avance en esa cartera, donde explican que más allá del contexto la rueda no para.

Por caso, hoy se confirmó a través del decreto 250/20 que el canje alcanzaría los US$ 68.842.528.826. Además, se publicaron, en el anexo de la norma, qué bonos podrían ingresar en la operación, un indicio de un desdoblamiento temporal entre la legislación extranjera y la local.

"El impacto en los mercados financieros del coronavirus y la guerra del precio del petróleo entre Arabia Saudita y Rusia, ¿es un contexto que aparece como una oportunidad o como un obstáculo para una reestructuración de la deuda en legislación extranjera?", preguntó LA NACION a un secretario del equipo económico de Guzmán vía Whatsapp. La respuesta: un emoji con la boca cerrada por un cierre. El hermetismo en el equipo del ministro es abrumador .

En otra oficina del mismo ministerio consideraron que esa discusión tenía más ribetes académicos que otra cosa. "Estamos preparados y ocupados", contaron.

La semana pasada, Guzmán recibió a varios fondos de inversión, entre ellos Gramercy, Fintech, BlackRock, Pimco y Ashmore. "Fue inconsecuente", describió la reunión uno de los hombres que visitó la oficina del ministro y que no se llevó información sobre la oferta ni sobre un plan económico sustentable.

Se trata de un powerpoint de metas y objetivos que buscan conocer tanto los bonistas como el Fondo Monetario Internacional (FMI) -para avanzar con el artículo IV y un nuevo programa-, pero que el ministro Guzmán se niega a ofrecer. Para Guzmán no hay plan objetivo hasta que se reestructure la deuda. Para los acreedores privados, no hay reestructuración posible sin conocer un plan fiscal de mediano plazo.

"Guzmán juega al póker con los bonistas" , explicó un hombre del oficialismo que recibió la semana pasada a algunos de ellos y que espera una primera oferta hostil, aunque por el derrumbe de precios de los activos argentinos ayer -un proceso que puede profundizarse- esa oferta puede volverse atractiva para algunos fondos.

"Hoy es más difícil captar la atención", afirmó Daniel Marx, ex subsecretario de Finanzas y uno de los asesores del Gobierno en la reestructuración. "El resultado depende de las mismas partes que antes, las tasas ayudan, pero la incertidumbre es mayor y la economía puede tener mas dificultades para desarrollar potencial", agregó el experto, que en en la Universidad de San Andrés recomendó que bajar el riesgo de la economía puede ser más redituable que una buena quita.

"Complica el panorama de la economía, sobre todo de las exportaciones, pero no es tan decisivo", explicó Daniel Artana, director de FIEL. "Los que negocian saben que estas pandemias y que los problemas por el petróleo son temas acotados en el tiempo, mientras que el tema de la deuda afecta muchos años. No sé si el Gobierno va a poder sacar un rédito de esto" , dijo el especialista que cree que la negociación se extenderá en el tiempo más de lo previsto por el Gobierno.

"Lo único cierto es que la incertidumbre al cuadrado, coronavirus más guerra del petróleo, ha aumentado la aversión al riesgo de los fondos tenedores de bonos. La prueba es el sell off con riesgo país en 2800 puntos", indicó Luis Palma Cané. "Los fondos tienen menor predisposición para reestructurar en modo friendly . La crisis no suma. A eso hay que agregar la mala muñeca de del Gobierno y se ve un panorama más claro. Con seguridad, la probabilidad de default ha aumentado" , cuestionó.

"Que los precios de los bonos hayan caído por la crisis global algo ayuda, porque los inversores van a estar mirando cuánto ganan con respecto a su posición actual. Y si antes, cuando los bonos tradeaban (sic) cerca de 40 centavos por dólar, buscaban un NPV de 60 o 65, ahora, que tradean (sic) mas cerca de 35, quizás acepten algo menor a 60", señaló Marcos Buscaglia.

"Pero no todo es a favor", agregó el experto y cerró: "La sostenibilidad de la deuda es muy sensible a la tasa de crecimiento del país. Y quizás la crisis afecte la capacidad de la economía de recuperarse posacuerdo de la deuda. Además, limita aún más a Vaca Muerta, que de otra manera podría ser una fuente de crecimiento".

Por otro lado, algunos especialistas advertían por lo bajo que la Argentina comenzó a caminar por un sendero muy angosto nuevamente con relación a la reestructuración de su deuda. Una caída demasiado grande de los papeles argentinos atraía a otro virus conocido: el de los fondos buitre, que ya revolotean por el país.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.