Philco cerró finalmente su fábrica en Ushuaia

Despidió a 98 empleados, suspendidos desde enero pasado
(0)
6 de mayo de 2003  

USHUAIA.- El tambaleante parque industrial de Tierra del Fuego recibió ayer una nueva estocada. La empresa Philco anunció el cierre de la planta, que ahora estaba dedicada principalmente a la fabricación de autopartes, radicada aquí en marzo de 1982, y el despido de los 98 trabajadores que estaban suspendidos desde enero último y cobraban una mensualidad reducida de 650 pesos.

La noticia recalentó el clima sindical en Ushuaia a 49 días de las elecciones provinciales en las que se renovará la fórmula gubernamental y las autoridades legislativas de la isla. El gobernador, Carlos Manfredotti, de orientación menemista, recibió airadas críticas del sector metalúrgico por "su inacción ante la crisis" y por haberles "pedido a las empresas Philco y New San que demoren 60 días los despidos para que pasen las elecciones", según afirmó ayer el delegado de Philco, José Vázquez.

El anuncio del cierre fue hecho por el apoderado y jefe de personal de la empresa, Gustavo Solari. LA NACION intentó ayer, infructuosamente, comunicarse con representantes de Philco para confirmar la presunta vinculación de la medida con "la decisión de la firma surcoreana Daewoo, su principal socio, de retirarse del país", según señaló el secretario de Finanzas de la UOM Ushuaia, Julio Lencina.

El personal de Philco debió tomarse vacaciones anticipadas en diciembre de 2003 y desde el 1° de enero quedó suspendido cobrando una parte proporcional del sueldo. "Hicimos varias gestiones para que la firma gestione los 150 pesos que el Gobierno nacional da a los trabajadores de empresas en crisis, pero nunca presentaron los papeles", se quejó el tesorero de la UOM Ushuaia, Jorge Turquis.

Philco, que en abril de 2000 empleaba a 258 personas, tiene permiso de la Secretaría de Industria de la Nación para fabricar, bajo el amparo de la ley de promoción industrial, televisores color, videograbadoras y videorreproductoras, autorradios, reproductores de CD, hornos microondas y sistemas de audio.

"Veíamos una luz en el final del túnel, pero resultó ser la locomotora que se nos vino encima", graficó un resignado Lencina, que acaba de negociar con la empresa New San la reincorporación de 63 de los 98 empleados que había despedido la semana pasada. El dirigente señaló que "no terminamos de salir de una y caemos en otra".

Las industrias en Ushuaia mantienen sólo 130 empleados en actividad, pero suspendidos. La UOM local es el reflejo del parque industrial: no tiene teléfono ni abogado porque carece de recursos para pagar ambos servicios.

Tanto Philco como New San echaron por tierra los alcances del decreto de sustitución ampliada de productos firmado por el ministro de la Producción, Aníbal Fernández, y anunciada con bombos y platillos por las autoridades fueguinas. Según ese decreto, las empresas aquí radicadas podían ampliar el proyecto productivo a aquellos artículos que no se fabriquen en el resto del país. Para acceder a él, las empresas deben renunciar a los juicios contra el Estado y mantener la planta de trabajadores a junio de 2002. La caída de la producción en el parque industrial fue muy marcada a partir de diciembre de 2001. Entonces había 53 empresas radicadas, con 2961 empleados, pero el 72% de ellos estaba suspendido y las plantas cerradas. La producción de electrodomésticos de ese año fue de 610 artefactos, cuando el peor año del rubro había sido 2000, con 19.115 unidades.

En el primer semestre de 2002, la producción de televisores había caído el 89% respecto de igual período del año anterior; la fabricación de videograbadoras, el 94%; la de microondas, el 83,5%, y las autorradios, el 73%. En lo que va de este año, ninguna empresa produce en Ushuaia, y en Río Grande funcionan pocas con sueldos recortados y menos de 400 empleados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.