Por el escándalo de WorldCom, caen las acciones de Embratel

El valor de la firma brasileña bajó casi un 30%; incertidumbre La compañía norteamericana controla Embratel, que ahora deberá demostrar la veracidad de sus balances para subsistir El cartel de venta, próximo a colocarse
(0)
28 de junio de 2002  

SAN PABLO.- Embratel, la operadora brasileña de comunicaciones de larga distancia, continuó ayer barranca abajo. Sus acciones cayeron anteayer un 25,5% después de la revelación del escándalo que involucra a su controladora, la norteamericana WorldCom. Ayer, mientras comenzaban a circular rumores de venta, la incertidumbre se profundizó y las acciones cayeron otro 11 por ciento.

Intentando contener la pérdida de credibilidad de la compañía, sus ejecutivos blandían documentos que demostraban la independencia operativa y financiera de ambas compañías. El valor de la empresa cayó casi un 30%, y ayer ya valía menos de 250 millones de dólares.

La situación de la operadora no es de las mejores y la venta puede ser apenas cuestión de tiempo. La empresa está padeciendo altos niveles de morosidad entre sus clientes y, fundamentalmente, una competencia durísima de nuevas operadoras de larga distancia.

Además de la competencia de Intelig, su empresa "espejo" -creada durante las privatizaciones de las telecomunicaciones en Brasil, tres años atrás-, Embratel comienza a enfrentar a las compañías locales que, después de haber cumplido sus metas operativas, comienzan a adquirir el derecho de actuar también en el área de larga distancia.

Es considerada preocupante, también, la dimensión de la deuda de la compañía, que llega a 1321 millones de dólares. Eso explica por qué, antes de que el escándalo estallara, las acciones de Embratel ya venían cayendo, y acumulaban anteayer pérdidas de casi el 80% de su valor en el año.

Para Ricardo Ventrilho, analista de la corredora de valores del Banco Itaú, la situación de Embratel ahora sólo mejorará si la compañía logra mostrar con transparencia que no "maquillaba" sus balances al igual que WorldCom.

Venta extraoficial

Legalmente Embratel no podría ser vendida hasta julio de 2003, según las normas del contrato de privatización. Pero, según la agencia Dow Jones, WorldCom ya contrató al banco de inversiones Goldman Sachs para reestructurar sus activos en América latina y venderlos. La venta podría ser realizada en forma extraoficial, con un contrato firmado fuera de Brasil, que pasaría el control para la compañía compradora.

El vicepresidente financiero y de relaciones con los inversores de Embratel, José María Zubiría, se excusó de responder sobre la posible venta. "No participamos de esa decisión. Esa es una cuestión operativa que debe ser resuelta por WorldCom", dijo.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?