"Puedo darle una oportunidad al jefe"

Cuando los talentos tienen una conversación que les cierra, o se van
Bernardo Hidalgo
(0)
15 de noviembre de 2015  

Eliana se recibió de diseñadora industrial a los 23 años. Con la tinta del diploma aún fresca, fue contratada por un muy prestigioso estudio. Allí trabaja a tiempo parcial desde hace más de tres años poniendo en juego toda su formación, su capacidad de aprender y su compromiso visceral con la profesión que la apasiona. Con esa misma pila fue desarrollando paralelamente una pequeña cartera de clientes pyme. Hizo, además, todas las capacitaciones que creyó convenientes.

A punto de cumplir 27, decidió que quería un cambio. En el estudio, ya era senior en su función y comenzaba a identificar los límites que la posición le estaba imponiendo a su potencial. Después de mucho meditar y charlar sobre el tema con amigos y familiares, cobró valor para encarar a Ernesto, su jefe.

En el fondo, se moría de miedo de abordar una conversación que marcaba, aun a su pesar, un punto sin retorno: renegociaba su contrato o tenía que empezar a buscarse otro trabajo.

Como iba a comenzar un posgrado, planteó que necesitaba no ir los viernes. "¿Trabajar 24 horas semanales en vez de 30? Concedido", dijo su jefe.

A continuación, Eliana explicó, diplomática pero claramente, que su productividad sería mayor si trabajara desde casa con su notebook, mucho más actualizada que la PC del estudio. "Concedido: dos días en casa, dos acá", aceptó Ernesto. Por último, propuso incluir entre sus tareas el desarrollo de renders, un mundo en el que ella hacía rato había incursionado y la fascinaba. Esta vez la respuesta no fue "concedido". Fue "¡genial!"

Eliana es un talento. Es evidente que el estudio podía pagarle un 20% más, margen que aplicó como reducción de horario. También, que podía ofrecerle desarrollar su potencial, por ejemplo, a través de los renders.

Además, admitió que podía sin problema otorgar un beneficio atractivo para ella y conveniente para su empleador: teletrabajar con una notebook mejor que el equipamiento del estudio.

Algunos líderes, en vez de anticiparse a la demanda de sus talentos, dejan que la cuerda se tense, especulando con "ahorrarse" mientras tanto algo que , además de no afectar la estructura de costos, serviría para atraer, motivar y retener a esos especialísimos y valiosos recursos humanos que hacen la diferencia en lo que la empresa puede ofrecer a sus clientes.

Eliana, en vez de buscarse directamente otro empleo, le dio a su jefe la oportunidad de mejorarle la compensación y, de paso, una sencilla lección sobre cómo diseñarla.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?