Qué herramientas se usan para el trabajo a distancia

Silvina Scheiner
(0)
22 de marzo de 2020  

Nadie sabe cuánto va a durar el Covid-19 en la Argentina, pero las empresas sí saben que hay que poner manos a la obra -lavadas, por supuesto- para que los negocios sigan su curso y para que no decaigan ni la productividad ni la motivación de quienes trabajan desde sus casas .

Para las firmas que nacieron digitales o que se transformaron, el trabajo remoto es cosa de todos los días. Pero el 75% de las empresas del país son pymes y sus dueños no entienden esa forma de trabajar . "Si no ven a alguien en el escritorio es que no está trabajando, y eso complica las cosas", dice Juan Pablo López Faour, gerente de Gestión de Personas en la firma de informática CDA para Argentina, Chile, Perú y México.

El trabajo remoto , advirtieron los consultados por LA NACION para esta nota, debe ser considerado desde dos ángulos: el tecnológico y el humano. Qué herramientas usar es un asunto; cómo enseñar a trabajar desde la casa, otro. "No se trata de aprender las herramientas o de haber tenido la experiencia de l home office una vez por semana. Ahora estaremos así full time y sin preparación. Una cosa es estar técnicamente preparados para hacerlo y otra es pasar toda una operación a 100% remota. Tengo que ver cómo mantengo la relación con las personas y la cohesión del equipo", dice la experta en Transformación Digital Lorena Díaz Quijano.

"Como no tenemos tiempo para desarrollar todos esos aprendizajes, hay que aprovechar el mentoreo. La clave es leer, mirar otros casos y compartir", dice la capacitadora, que creó dos grupos de WhatsApp multitudinarios -uno, sobre consejos para el teletrabajo y otro, sobre buenas prácticas-, a los cuales van sumando cientos de profesionales de Recursos Humanos y líderes de equipos.

Una gran duda surgió en los últimos días respecto de sectores con altos niveles de seguridad para el manejo de información, como bancos y aseguradoras. Esta semana, Banco Santander Argentina logró interconectar a 3000 personas de áreas centrales y grupos de riesgo para que trabajen en sus casas y operó sin riesgo. "Podemos trabajar distinto. Incluso hubo ingresos de nuevos empleados y se pudo hacer la inducción 100 por 100 remota por Zoom", dice Verónica Climent, gerenta de Gestión y Desarrollo de las Personas.

En la tecnológica Napse, una empresa del grupo Linx, ya usaban Skype empresarial -que está integrándose con la plataforma Teams de Microsoft- para comunicaciones y reuniones. Como ya hay una "cultura de colaboración remota", aplicar un home office extendido no asusta. Al igual que en otras firmas, se creó un comité regional intersectorial para fijar los "requisitos tecnológicos mínimos" y los protocolos de trabajo.

Apenas se detectaron los primeros casos del virus, en la firma comenzaron un relevamiento para ver la infraestructura tecnológica actual "y la que vamos a necesitar si transicionamos todos los equipos regionales a home office ", explica Agostina Verni, HR Head para América Latina.

La consultora de reclutamiento de personal Lighthouse Smart, con un promedio de 50 búsquedas activas, operará de manera remota hasta fin de mes. Harán videoconferencias para entrevistar a candidatos, vía Skype o WhatsApp. Ya tienen un sistema propio de gestión de procesos de búsqueda en la nube y hacen el seguimiento de temas con reuniones virtuales con Zoom, según explica su titular, Luciano Mangini.

Aliantec, una firma de selección de personal de tecnología, está probando Slack, una herramienta para el trabajo en las empresas lanzada en 2013. "No creemos que se altere radicalmente nuestra productividad. Puede haber demoras por temas internos para sincronizarnos. En nuestro mercado los candidatos son más reticentes a cambiar de empleo en tiempos de incertidumbre y no todas las empresas están preparadas para entrevistas y exámenes técnicos remotos. Eso dilatará los procesos", dice Diego Rodríguez, CEO y Tech Recruitment Manager.

Otra aplicación muy usada en estos días es la desarrollada por los argentinos Mariano Suárez Batán y Augusto Soler, entre otros. Se llama Mural y les permite a los equipos hacer sesiones de desarrollo de ideas.

En los laboratorios Roche, muchas áreas tienen experiencia en lo remoto. El "gran tema" es cómo harán los grandes eventos, que reúnen a unas 300 personas. "Cuando los encuentros remotos son de dos o tres personas, funcionan bien; si son más, la productividad y la atención decaen. Quizás haya que separar en grupos", dice Jessica Claros, Líder en Asuntos Públicos y Comunicaciones.

BenchClub, el club de benchmarking para ejecutivos, llevará al formato virtual sus almuerzos y workshops , que reúnen a entre 20 y 100 ejecutivos. Usarán Zoom, el software de administración de proyectos Trello -usa el modelo Kanban para gestión de equipos ágiles- y Witeboard cuando necesiten una pizarra.

"La clave en las reuniones virtuales es ser ordenado", dice Claros. "Son muy productivas, porque cosas que te llevaban 3 horas se resuelven en 30 minutos, pero a veces se pierde lo humano. Al juntarnos virtualmente definimos la duración y el problema a resolver. El coordinador modera y otra persona toma el tiempo. Hay que ser bien claro en quién participa, quién no y por qué", explica.

Además de compañías, hay colegios y universidades consultando por el tema, porque no pueden quedarse parados, comenta Susana Álvarez Vitale, CEO de New Tech Solutions, la firma que maneja la licencia de Zoom en la Argentina.

Las empresas u organizaciones chicas o poco profesionalizadas son, en todo caso, las que muestran más problemas. Instrumentar el trabajo remoto requiere inversiones importantes, dice López Faour. Y advierte: "Si no lo hicieron antes, está complicado hacerlas ahora".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.