srcset

Argentina

Sacaron la idea del diario y crearon la mayor productora de kiwi del país

Gabriela Origlia
(0)
19 de marzo de 2019  • 11:01

La lectura de un artículo periodístico sobre el kiwi derivó en el nacimiento de una de las mayores productores y comercializadoras de la fruta en la Argentina . En 2006, la esposa del abogado Luis French comentó en voz alta lo que estaba leyendo y él, movido por la curiosidad se puso a investigar y decidió invertir en el sector.

Arrancó desde cero con unas hectáreas en Mar del Plata y hoy IKiwi cuenta con tres empresas productoras (sumarán 270 hectáreas cuando se complete el desarrollo de la última), una de empaque y enfriado y una de investigación sobre nuevas variedades. El italiano Samuele Carioli fue el que le dio el impulso clave al emprendimiento.

IKiwi produce un millón de kilos anuales -en la zona de Mar del Plata, la mejor para el cultivo del país, el global es de 3,5 millones de kilos-, atiende el mercado interno y exporta a Canadá, Italia, Alemania e Inglaterra. La iniciativa original hoy cuenta con 50 hectáreas; después se sumaron otras 22 que tenían árboles que debieron ser sacados porque no estaban en condiciones y ahora, en sociedad, está en marcha el desarrollo de otras 200.

"Siempre en Mar del Plata, que es la zona óptima para producir con alta calidad -cuenta French a LA NACION-. Como es un área no frutícola, la mayoría somos productores de afuera, que nos instalamos para desarrollar emprendimientos. Hubo que formar a la gente porque no había mano de obra calificada en frutales; tampoco los servicios acompañaban. Hubo que 'remar' mucho, también porque los especialistas eran muy teóricos. Eso nos obligó, incluso a tener que sacar lo plantado por el mal manejo del suelo".

Por esa falta de especialistas es que se sumó el consultor Carioli, quien tiene una hacienda agrícola (Cara Fruit) en Emilia Romana (norte de Italia ) desde los '80. Después de Nueva Zelanda, Italia es el primer productor de kiwi del mundo. "La Argentina es un país complicado para producir por su economía, pero tiene la potencialidad para hacer el mejor kiwi del mundo", describe. Apunta que la tierra es ideal para un fruto dulce, muy demandado por el mercado internacional.

"Es una lástima que por los inconvenientes para invertir la producción sea tan baja en el país", se lamenta el italiano. En abril llegará a Mar del Plata para participar de la cosecha de French, que además de la variedad verde incluirá la amarilla (menos ácida). También producen "baby kiwi", del tamaño de una cereza (no se pela), pero no todavía en cantidad suficiente para vender. IKiwi tiene un acuerdo con la Universidad de Bolonia para el desarrollo de nuevas variedades amarilla y roja.

En el hemisferio sur, sólo son productores Nueva Zelanda , Chile y la Argentina. Si el país alcanzara un "muy buen" desarrollo del cultivo apenas representaría el tres por ciento de lo que generan los otros dos. "La ventaja es que por su alta calidad se puede llegar a los mercados premium", comenta French. En esa línea el objetivo de la firma es consolidarse en ese segmento. "Los mercados externos son más estables, pero la idea es atender también el local porque la ecuación no es tan simple como tener un buen tipo de cambio, ya que los costos acompañan al dólar".

IKiwi ocupa a unas 90 personas a lo largo del año (entre empleados fijos y temporarios) y dos de sus producciones ya tienen certificación orgánica, lo que les abre las puertas al mercado estadounidense. "Trabajamos bajo un doble concepto; el del cuidado del medio ambiente y el del que el mundo -tarde o temprano- va a hacia un consumo orgánico", apunta French. En el caso del kiwi aunque hay diferencia de precios, la brecha con el orgánico no es tan amplia como en otros productos.

La Argentina es consumidora (450 gramos por persona por año) e importadora de kiwis, pero su demanda no es selecta. El consumidor no paga por una fruta Premium como sí lo hace el de otros mercados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.