Los salarios crecieron 29,7% en 2018, muy lejos de la inflación

Fuente: Archivo - Crédito: María Amasanti / LA NACION
Francisco Jueguen
(0)
28 de febrero de 2019  • 16:10

Los desencuentros se suceden. Un día antes de que se conociera la inflación de enero, el presidente Mauricio Macri aseguró que el índice de precios se desaceleraba. Sin embargo, la variación fue mayor a la de diciembre. Ante la necesidad crear expectativas optimistas, la historia se repitió. El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, dijo ayer que los salarios le habían ganado a la inflación en diciembre. Los datos oficiales lo desmintieron hoy.

Más allá de los dichos de los políticos en las primeras semanas de un año marcado por las elecciones presidenciales, es la mirada sobre el panorama de largo plazo el que aturdió hoy con la publicación del Índice de Salarios del Indec. Según el organismo, el promedio de aumento de salarios de trabajadores registrados y no registrados en 2018 fue de 29,7%, muy alejado del incremento de precios de 47,6% durante ese mismo período.

Así, según varios economistas privados consultados por LA NACION, la pérdida de poder adquisitivo del salario real fue de 12,2% interanual y de 6,3% promedio en el año.

"Esperamos y estamos observando una recuperación del salario real. El salario mensual estuvo por arriba de la inflación en diciembre y enero, y comienza la temporada fuerte de paritarias", había comentado Sica al presentar un paquete de 100.000 millones de pesos en financiamiento subsidiado para las pequeñas y medianas empresas ayer en Casa Rosada.

Sin embargo, los salarios crecieron 2,5% en el último mes del año, mientras que la inflación fue de 2,6% en el mismo período.

En el Gobierno afirmaron a LA NACION que en diciembre los bonos y pagos especiales otorgados a los trabajadores de la construcción, industria alimenticia, trabajadores de la carne, industria del cuero, indumentaria, madera, químicos y textiles, entre otros, "implicaron una mejora en los ingresos reales de los trabajadores".

"El Índice de Salario no contempla en su medición los pagos de aguinaldos especiales o similares, como es el caso de estas sumas extra que contribuyen a mejorar el poder de compra de las familias y se suman a los bonos otorgados en noviembre y enero", aclararon y cerraron: "Estas diferencias también se observaron en los salarios de los trabajadores registrados en noviembre, para los cuales los registros administrativos señalaron un aumento del 5% mensual y el Índice de Salarios un 2,6%".

Según los datos presentados ayer del Sistema Intergrado Previsional Argentino (SIPA), en diciembre, la remuneración media de un trabajador privado registrado fue de $51.657 brutos, con una variación anual de 34%, mientras que la mediana fue de $41.204 (+32%). En términos reales, la remuneración media se redujo 9,3% interanualmente en diciembre, mientras que la remuneración mediana lo hizo en 10,1%, según los números del SIPA . En diciembre, la caída real de los últimos doce meses de la remuneración media fue de 4,8%, mientas que la remuneración mediana fue de 5,6%, estimaron.

"La caída del poder adquisitivo de los salarios, agravado por el menor empleo explican el fuerte retroceso del consumo de las familias", afirmó Bruno Panighel, economista investigador del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). Panighel explicó que el índice de salarios está compuesto por la remuneración a los asalariados públicos, privados y de casas particulares registrados que suman casi 10 millones y por otros 4,5 millones de empleados no registrados o "en negro".

Los asalariados privados informales fueron los más golpeados en 2018. Si bien recuperaron terreno en los últimos meses, respecto a diciembre de 2017 acumularon una perdida interanual del 13,9%. Por su parte, en el último es del año, los asalariados públicos y privados registrados mostraron caídas interanuales del 11,8% y 11,7%, respectivamente, aclaró.

"La caída fue por una fuerte crisis cambiaría que provoco el salto de la inflación a mitad del año pasado cuando las paritarias ya estaban cerradas", afirmó Gabriel Zelpo, economista jefe de Elipsys. "Como resultado vemos la caída de salarios mas alta desde 2002", agregó. "Los sindicatos van a recuperar parcialmente lo perdido con relación al año pasado, siempre y cuando se mantenga la calma cambiaria y no haya otra aceleración de la inflación", cerró. "Para fin de año, el salario privado formal va a ganarle por un par de puntos a la suba de precios. El público, en el mejor de los casos, lo emparda", previó Lorenzo Sigaut Gravina, director de Ecolatina.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?