Se anticiparon al boom de los jardines verticales en el país y esperan "sembrar" 4000 metros en terrazas

De un vivero pasaron a los jardines verticales, tendencia corporativa
De un vivero pasaron a los jardines verticales, tendencia corporativa Crédito: Gentileza Masdar
Gabriela Origlia
(0)
30 de noviembre de 2018  • 10:26

CORDOBA. Arrancaron uniendo fuerzas y disciplinas (el vivero de unos, con la formación en marketing y agronomía de otros) y convencidos de que la tendencia mundial del verde ganando presencia en las construcciones terminaría por llegar a la Argentina , en especial, al interior. En 2013 el emprendimiento Masdar construyó 100 metros cuadrados de jardines verticales (70% fue para un solo cliente), para 2019 proyecta 2000 y 4000 metros cuadrados de terrazas verdes.

"Ofrecen aislación térmica y acústica, tienen funciones medio ambientales y no sólo decorativas –explica Florencia Nocioni a LA NACION-. Aportan a ciudades sustentables, más vivibles". Hace cinco años pusieron en marcha una idea en la que venían trabajando desde 2011 en el entendimiento de que la "otra forma de cultivar una planta, sin uso del suelo, reusando espacios que antes no se empleaban para incorporar verde" iba a desembarcar en el país.

Además de Nocioni, los socios son Nadir y Jorge Laquis y Susana Peralta. El crecimiento de la tendencia –aseguran- estuvo por encima de lo que proyectaban. Los primeros años del desarrollo fueron para obtener una patente internacional, generar proveedores y capacitarse. El puntapié inicial del emprendimiento fue un jardín vertical de 70 metros cuadrados para la marca líder de gaseosas. "Sirvió para que Córdoba se entendiera y se viera lo que veníamos contando", dicen.

De un vivero pasaron a los jardines verticales, tendencia corporativa
De un vivero pasaron a los jardines verticales, tendencia corporativa Crédito: Gentileza Masdar

Los jardines verticales –que al igual que los otros diseños de la empresa ya están en el interior de Córdoba , Jujuy , Tucumán , Catamarca , Rosario , Mendoza y Entre Ríos - utilizan domótica y están 100% automatizados: "Los jardines hablan, cada día reportan si les falta humedad, nutrientes o alguna atención especial. Esa es nuestra garantía de funcionamiento, la diferencia que marcamos y sin ese monitoreo que se paga una sola vez, no ejecutamos el trabajo", apunta Nocioni.

Con el paso del tiempo avanzaron en tecnología e instrumentación; los jardines verticales son hidropónicos, montados sobre una estructura especial y con fieltro de tela en el que las plantas enraízan. El monitoreo es crucial porque es la "garantía" de funcionamiento, si hay un corte de luz prolongado la falta de agua puede determinar la muerte de las plantas.

Atienden todo tipo de demanda -mucha corporativa (restaurantes, hoteles y empresas)- y aceptan trabajos que tienen como base los 15 metros cuadrados; el jardín vertical más grande ejecutado es uno de 150 metros en Villa María para la Municipalidad; está en un puente y es "un verde envolvente".

De un vivero pasaron a los jardines verticales, tendencia corporativa
De un vivero pasaron a los jardines verticales, tendencia corporativa Crédito: Gentileza Masdar

COMO ELEGIR

Cuentan con 150 especies de plantas probadas y para cada diseño la selección es en función del agua y la incidencia de luz; los clientes deciden si quieren incorporar colores o flores. "Es óptimo jugar con texturas, con los tonos, para no desperdiciar la veta del diseño". Un jardín de 30 metros implica entre cinco y siete días de trabajo con la participación de media docena de personas.

Al inicio el emprendimiento realizó una "fuerte tarea de evangelización; charlas, explicaciones, responder a las dudas sobre si podía pasar humedad a la pared. La gente quiere verde pero también tiene menos tiempo para ocuparse; hoy la tecnología es una buena conjunción con las plantas".

Nocioni señala que son "muy pocas las empresas especializadas; la oferta es más individual, de profesionales" y admite que las ordenanzas que sancionan las ciudades para impulsar las terrazas verdes son un "impulso" para el negocio. Esa opción –de la que hay tres modelos con diferentes niveles de complejidad y costos- requiere sí, de más atención de quien la instala.

La empresa, por ejemplo, tiene una propuesta de sistema de bandejas y bateas que desarrolló el Conicet con la Universidad Católica de Córdoba con plantas nativas ornamentales de bajo mantenimiento. "Innovamos, buscamos y apuntamos a dar respuesta a la necesidad de ciudades más sustentables".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.