Se forma una tormenta perfecta para Petrobras