Mucho más que películas. El plan de J.J. Abrams para disrumpir Hollywood

Crédito: Fast Company
Nicole Laporte
KC Ifeany
(0)
17 de abril de 2019  

J.J. Abrams, uno de los más exitosos y prolíficos creadores de la TV y el cine de Hollywood ( Lost, Alias, Cloverfield, Star Trek), rara vez participa en perfiles o entrevistas que vayan más allá de un proyecto específico. Pero pocos días después de su regreso de una filmación de varios meses del Episodio IX de la Guerra de las Galaxias, del que es coguionista y director, se sentó con Fast Company en sus oficinas de Bad Robot, en Santa Mónica, California, para hablar de sus distintos proyectos.

¿Ahora que terminó con la filmación de Star Wars la idea es concentrarse en la conducción de Bad Robot?

He estado bastante activo en términos de mails, llamadas y videoconferencias, e incluso alguna visita. En términos del departamento de cine, ha habido muchos cambios. Obviamente estamos trabajando en un montón de proyectos en desarrollo. Estoy al día con todo eso y estoy dando mis opiniones respecto de los proyectos en los que estamos trabajando en todos los departamentos. Cuando me fui, algunos de los departamentos estaban atrasados, como Loud Robot. Pero yo siento que es tanto más fácil estar en el edificio, no solo por las reuniones o cruzarme con alguien. Ya pasó una docena de veces desde que volví en las que al estar en el mismo lugar puedo hacer preguntas o dar respuestas. Podemos tener reuniones espontáneas. Si uno tiene una idea, puede correrse hasta donde está una persona y decir: "Oíme. Qué te parece...". Una de las cosas que más me gustan de esta compañía es la forma inesperada como nacen ciertas cosas. Hace años tuve una reunión en este mismo cuarto con Jonah Nolan sobre una película. Él tuvo una idea para una serie, yo fui a buscar a la jefa de TV y ella vino aquí y empezamos a hablar con él y eso se convirtió en un show, Person of Interest. Y eso término iniciando la relación que nos llevó a Westworld con Jonah y su esposa, Lisa (Joy). Ese tipo de cosas, tener literalmente al alcance de la mano a alguien que pueda tener la respuesta para algo que yo no sé. Estar en casa me ha hecho recordar por qué amo este lugar, por la extraña gente con la que me encuentro aquí. Y creo que es inusual tener el tipo de departamentos y el acceso y los recursos que tenemos aquí, cosas que pueden suceder espontáneamente. Algunas están orientadas a la cuestión económica y son una ayuda increíble en términos de producir algo que la mayoría de las compañías no podrían hacer: utilería o gráficos o prototipos o cosas que son maneras de demostrar conceptos. Otras cosas que nada tienen que ver con la razón de existir de la compañía. Como cuando fuimos a ver lo que Elon Musk estaba haciendo con Tesla y Space X, y entonces nos mostró lo que está haciendo con su compañía que perfora túneles. Como broma hice un sombrero para él ese día y eso se convirtió en el logo de su compañía. Me dio felicidad el hecho de que pudimos hacer ese sombrero y en cuestión de horas él podía tenerlo. Y él dijo: "¿Puedo quedarme con este logo?". Me encanta que esas cosas imprevistas puedan suceder aquí.

¿Cómo logra ser un líder efectivo cuando su atención está dividida entre la compañía y sus propios proyectos?

Gran pregunta. No lo sé. Hace unos años di una charla en Nueva York con Chris Rock y alguien nos hizo esa pregunta. Alguien preguntó: "¿Cómo contratan gente?". Y Chris dijo una cosa que realmente me llamó la atención. Dijo que cuando contrata a alguien trata de contratar a su propio jefe. Tratar de contratar a la persona que le mostrará y le dirá lo que tiene que hacer. Y eso me dijo que cuando uno hace su trabajo, a la gente con la que está trabajando no hay que tratarla como un bebé ni tratar de micromanejarla, hay que empoderarla. Nunca me consideré un líder en nada, me considero un colaborador. Me gusta trabajar con gente que me inspira, que sabe cuándo debe incorporarme al proceso y cuándo no. Hay mucho tiempo que podría perder en reuniones que no requieren de mí. Pero aparecerme de vez en cuando en la reunión de guionistas en la que no necesariamente participaría o algo en desarrollo en una reunión donde se conectan los distintos departamentos es de ayuda porque también me gusta ver cómo opera con otras personas la gente en la que confío. Es una cosa importante.

Bad Robot es un punto de inflexión interesante, en el que ustedes están creciendo y expandiéndose a cosas como música y juegos, al mismo tiempo que andan buscando un nuevo acuerdo por un film o una producción de TV. ¿Qué piensa de esto?

Te podría andar con vueltas. La verdad es que no siento que jamás hayamos abordado nuestro negocio de un modo estratégico. Lo hemos abordado de manera instintiva. No podría decirte cuál es nuestro plan a cinco o diez años. Puedo decirte cosas que estaría bueno que las podamos hacer dentro de cinco años. Pero la verdad es que todo esta empresa ha sido para mí la respuesta a la pregunta "¿Qué pasa si?". Dicho sea de paso, como dije antes, para mí "¿Qué pasaría si?" es donde se originan todas las grandes historias; todas las que me gustan parecen provenir de allí.

Siendo alguien inherentemente creativo, ¿cómo ha sido su curva de aprendizaje en cuanto al manejo de los negocios en Bad Robot?

Es extraño porque para mí ha sido más bien cómodo porque mi padre era presidente de Hearst Entertainment, y tenía esta compañía. Yo crecí con mi cuarto junto a su oficina, lo oía en el teléfono todo el tiempo, tratando con guionistas y productores y dirigiendo proyectos. Mientras editaba mis películas de súper 8 o dibujaba, no importa lo que hiciera -pasaba mucho tiempo en mi cuarto-, lo oía conducir su compañía. Mi abuelo tenía una compañía de electrónica. Iba a la oficina con él en Farmingdale, Nueva York, y lo veía dirigir su compañía. Años después llegué a conocer a Steven Spielberg y lo vi dirigir su compañía. Siento que tuve pilares que fueron ejemplos para mí. Extrañamente siempre sentí como que inevitablemente habría algo así, aunque nunca lo hubiera podido predecir. No quiero que suene mal. Me doy cuenta de lo afortunado y lo raro que es poder hacer esto, pero no siento pánico por ello. Parte de esto es que tengo la sensación de que si todo esto desapareciera y solo tuviera una lapicera y papel estaría bien. No siento que lo necesite? Me encanta mientras lo tenemos. Y no me avergüenzo de lo ambicioso que soy en cuanto a lo que creo que puedo hacer y el hambre que tengo de hacer más. No quiero hacer más simplemente por hacer más, siento que hay oportunidades que no pudimos aprovechar antes. Algunas cosas que mencioné, como las ideas de juegos, y dicho sea de paso algunas de estas cosas tardan infinitamente. No todo lo bueno sucede rápidamente. Siento que la experiencia de ello, la curva de aprendizaje, ha sido en parte acerca de cosas que no hubiese pensado ni en un millón de años,

¿Alguna vez siente que se exige demasiado con sus múltiples proyectos, agregado a conducir Bad Robot?

Seguro. Miren, uno aprende lecciones todo el tiempo. Creo que es importante definir a Bad Robot como compañía y a mí como cineasta. Siento que mi tarea en Bad Robot es reunir gente que tenga enorme talento y pasión y hambre de hacer su cosa, en cualquier disciplina. Darles el apoyo que necesiten o la ayuda para hacerlo. A veces criticar, en otras oportunidades solo alentar. Y dejar que hagan sus trabajos.

Traducción de Gabriel Zadunaisky

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?