Tenía todo en regla, chocó con la Aduana, lo viralizó y desató una investigación

Martín González, cofundador de Delta3, una compañía que fabrica y exporta simuladores con realidad virtual
Martín González, cofundador de Delta3, una compañía que fabrica y exporta simuladores con realidad virtual
Sofía Terrile
(0)
23 de octubre de 2019  • 13:16

Cuando Martín González subió su posteo a las redes sociales, jamás imaginó que se convertiría en una de las caras de la lucha contra la peor parte de la burocracia argentina. Después de que publicara su mala experiencia en Aduana, cuando una supuesta alerta de detección de narcóticos lo convocó para desarmar completamente el simulador de realidad virtual que estaba intentando exportar a Rumania, no solo lo contactaron funcionarios del Gobierno, sino también emprendedores de todo el país que habían pasado por situaciones similares.

Todo empezó un martes, cuando recibió un llamado de Aduana que lo convocaba en el Aeropuerto de Ezeiza como titular de su compañía, Delta3, porque tenía que desarmar el simulador que estaba exportando para ver si había drogas adentro. Le dijeron que no podían pasar el artículo por un escáner por su tamaño y que tampoco podían convocar a los perros antinarcóticos porque, según las autoridades, los marearía el olor a pintura (el artefacto estaba recién pintado).

Así fue que González pasó cuatro horas de su vida dentro del aeropuerto y gastó $30.000 en rearmar y, con ayuda de una compañía de packaging, volver a embalar el simulador, que no tenía droga adentro y que estaba saliendo del país hacia Rumania para entrenar trabajadores de una fábrica. "Desprecio" y "prepotencia" fueron las palabras que usó el emprendedor para describir lo que sintió ese día.

Así quedó el simulador de Delta3 luego de que lo desarmaran en Aduana
Así quedó el simulador de Delta3 luego de que lo desarmaran en Aduana

Compartió el texto un día después del episodio, el 26 de septiembre, en su cuenta de Facebook, y unos días después se viralizó en Twitter. Esa misma semana salió un equipo de Delta3 hacia Rumania para poder terminar de armar el simulador en el país europeo: en su planta de Parque Patricios el ensamblado tarda algunos días, pero en Ezeiza solo pudo trabajar unas horas para poder enviarlo, así que hubo que terminar el trabajo in situ.

"En primera persona, sin filtro, sin cariño, el sistema se encarga de enseñarte quién manda y quién está para qué en todo este quilombo", escribió en el mensaje en el que compartió el texto.

"Para mí lo shockeante de todo esto es que, más que un pedido de coima, fue una extorsión. Fue como si nos dijeran: 'Sí, tenés todos tus papeles en regla, pero yo tengo el poder de hacer todo esto y lo voy a hacer'", relató unos días después, en diálogo con LA NACION. "No fue que había un problema y nos ofrecían una vía alternativa para solucionarlo, sino un abuso de poder", describió.

González aseguró que escuchó varios relatos similares de otros emprendedores como él, pero que la rabia de haberlo vivido en primera persona lo llevó a compartirlo en sus redes sociales. Miles de personas terminaron compartiendo su historia y se solidarizaron con él.

"Decidí hacerlo público porque los emprendedores hacemos un sacrificio enorme por seguir produciendo en el país. Nuestra pasión es hacer y no solo tenemos objetivos económicos: queremos aportar al país y a nuestra comunidad. Si uno hace tanto esfuerzo, es para que las cosas cambien, y sentí la necesidad de exponer eso y ver si se podía generar algo", explicó.

El día después del posteo

En ese momento, dijo, no tenía mucha esperanza de que lo contactara ningún funcionario, pero luego recibió un mensaje del secretario de Emprendedores y Pymes de la Nación y la visita de dos autoridades de Aduana. "Aparentemente es una estructura que está enquistada y que trabaja de manera autónoma. Ellos me dijeron que ya iniciaron una investigación interna", relató.

LA NACION se comunicó con un vocero de Aduana y confirmó que la reunión se concretó luego de un mensaje privado vía Twitter y conversaciones por WhatsApp. En el encuentro, se determinó que se iniciaría esta investigación interna para determinar si fue correcto o no el accionar del personal aduanero. También aclaró, tal como describió el emprendedor, que la exportación finalmente se logró.

González admitió que, en el proceso, tuvo miedo. Miedo de "ser una persona común, de no tener una estructura de soporte, de no tener custodios ni abogado personal" como para hacer una denuncia de ese tipo desde su cuenta de Twitter personal, con nombre y apellido.

Una prueba de simulador de vuelo con productos de Delta3
Una prueba de simulador de vuelo con productos de Delta3

Mientras tanto, sigue a cargo de su planta en Parque Patricios, desde donde ya vendió unas 30 unidades a distintas compañías. Sus clientes son empresas industriales, petroleras y hasta de servicios de salud que quieren entrenar a sus empleados en trabajos o maniobras riesgosas. Por ejemplo, programaron simuladores de manejo de ambulancia o que enseñan a cómo actuar en caso de un incendio en un pozo de petróleo.

El precio de cada simulador arranca en los US$5000 y depende de qué tecnología tenga. Según su finalidad, están adaptados de distinta manera, con controles variables y el software diseñado especialmente para cada caso.

La vida (y el trabajo) continúan

Después del mal trago, González (38) y su socio, Eduardo Magnetto (46), no tuvieron otra alternativa que seguir produciendo: Delta3 es una compañía de 20 empleados que se autofinancia con lo que vende, no tomó créditos ni subsidios para poder fabricar sus simuladores.

Los socios comenzaron a trabajar hace seis años. "Fuimos explorando distintas aplicaciones de la realidad virtual. Vimos que es útil y poderosa para hacer entrenamientos, capacitaciones y ejecutar procedimientos peligrosos, para aprender habilidades manuales y conocimiento técnico", resaltó.

Inspirados en los simuladores de vuelo -que requieren de una inversión millonaria porque tienen muchos insumos físicos- decidieron hacer un producto low cost. "Nosotros representamos cabinas en un ambiente virtual, lo que hace que el costo de un producto nuestro sea una fracción del de uno tradicional. Además, podemos fabricar equipos con múltiples propósitos", describió.

Un simulador terminado
Un simulador terminado

Su producción es una apuesta a futuro, aseguró el emprendedor. " En cinco años, estas tecnologías de realidad virtual se van a usar para aprender cualquier cosa. Por ejemplo, hoy cuando vas a sacar el registro de conducir te toman una prueba teórica, estacionás, esquivás unos conos y el Estado firma que vos estás apto para conducir. Si lo pensás un poco, objetivamente es bastante loco", resaltó.

"Hoy ya existe la tecnología para que, en vez de darte el registro de esa manera, te hagan 'manejar' media hora de manera simulada en distintas condiciones de visibilidad, con peatones que se cruzan y camiones que te encierran. Dentro de poco, vas a poder ponerte un casco de realidad virtual y aprender un montón de cosas que hoy requieren infraestructura y movilizar recursos", proyectó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.