Uber, nuevo ejemplo de destrucción creativa

Juan Carlos de Pablo
(0)
10 de abril de 2016  

Antes del arribo de la empresa Uber a la Argentina, los seres humanos demandaban el servicio de transporte. Tampoco es una novedad que particulares transportaran a vecinos y amigos, cobrando en efectivo o en especie. ¿Cuál es la novedad que introduce Uber; a quién le conviene y a quién no, y en qué debería consistir el marco regulatorio de la actividad?

Sobre el particular conversé con el norteamericano Robert Eugene Evenson (1934-2013), porque al decir de Lucio Graciano Reca, compañero de estudios en la Universidad de Chicago, "Bob contribuyó con importantes aportes al vasto campo de la adopción de nuevas tecnologías y su efecto en la productividad de la agricultura". Lo consulté porque como buena parte de los economistas agrícolas, y no solamente en sentido literal, tenía los pies en la tierra.

-Usted se especializó en el cambio tecnológico en el sector agrícola, pero probablemente me pueda ayudar a entender la cuestión planteada por Uber.

-Comencemos por describir la situación previa a la llegada de la empresa. Los seres humanos demandaban servicios de transporte, que se satisfacían por medio de bicicletas, colectivos, trenes, taxis, remises, autos propios, y también acuerdos realizados con algún conocido, como un familiar o un vecino. Los "pools" escolares permiten que no todas las madres tengan que llevar a sus hijos todos los días a la escuela.

-¿Cuál es la novedad introducida por Uber?

-Que el servicio de transporte con autos particulares no se circunscriba a personas que se conocen, sino que pueda ser realizado por desconocidos. De la misma manera que algunas personas siempre pudieron cenar sin tener efectivo, pero en restaurantes que los conocieran. La novedad introducida por la tarjeta de compra consistió en posibilitar que ello también ocurriera sin que el dueño del restaurante tuviera que evaluar la capacidad de crédito del comensal.

-Cada vez que aparece una nueva opción surge la idea de "destrucción creativa" planteada por Joseph Allois Schumpeter.

-Así es, lo cual explica que el desembarco de Uber haya despertado entusiasmos y broncas. De la misma manera que la invención de la bombita eléctrica entusiasmó a muchos, pero no a los fabricantes de velas. En el caso que nos ocupa entiendo el fastidio de los dueños de los taxis, porque como bien apuntó Martín Tetaz, cabe esperar que disminuya el valor de las licencias y lo que pueden cobrar por el alquiler de las unidades, y también el de los propietarios de las empresas de remises.

-¿A quién entusiasma la novedad?

-Primero y principal, a quienes buscan ser transportados. Porque tienen más opciones que antes. También entusiasma a algunos choferes de taxis y remises, que consideran que pueden llenar los requisitos necesarios para prestar el nuevo servicio. A propósito: llamó la atención que los representantes de los taxistas pusieran el grito en el cielo, pero que las asociaciones de consumidores no hubieran expresado su satisfacción.

-¿Qué rol le cabe a las autoridades en esto?

-Pregunta importante. Porque todas las actividades están reguladas en la Argentina, pero las de los taxis y los remises más que otras. Lo cual plantea la cuestión de la competencia desleal. Espero que las autoridades encaren el tema como corresponde.

-¿Qué quiere decir?

-Que en el nombre de la competencia desleal no se frene la existencia de una nueva opción. Supongo que a las autoridades no se les ocurrirá prohibir directamente la operatoria de Uber. Lo que tienen que hacer es revisar el sentido de las regulaciones que hoy tienen los servicios de taxis y remises. La tarifa del taxi es fija; ¿es desleal que se quiera prestar el servicio más barato? Los taxistas y los remiseros tienen que tener registro de conducción profesional. ¿Es esto necesario? No soy un experto, simplemente señalo el eje en base al cual la autoridad debería encarar la regulación. En cuanto a los impuestos, si los pagos y los cobros se realizan con tarjeta, y el sistema está centralizado, resulta casi ideal desde el punto de vista de la recaudación.

-Don Robert, muchas gracias.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.