Una fórmula que ayudó a ganar en la cancha

Déborah de Urieta
(0)
26 de octubre de 2014  

En el verano de 1965, la obsesión de uno de los asistentes del entrenador de un equipo de fútbol americano llevó a que se formulara una de las bebidas más elegidas por los deportistas hasta hoy.

Todo comenzó cuando el asistente convocó a un grupo de médicos para que lo ayudaran a resolver algo que hacía tiempo lo obsesionaba: que su equipo, Los Gators, alcanzara el máximo rendimiento. La respuesta de los especialistas fue que los electrolitos y fluidos que perdían al transpirar, sumados al carbohidrato que no recuperaban, hacía que se debilitaran.

Así fue como formularon una bebida que equilibrara los electrolitos y carbohidratos, y ayudara a los jugadores a recuperar los componentes que perdían por la exigencia física y la transpiración. Esa bebida, que no tenía nombre, era llamada por sus contrincantes "Gators' Aid" (en castellano, "La ayuda de los Gators"). Hasta que con el tiempo adoptó formalmente el nombre Gatorade.

La popularidad que tomó la bebida fue tal que los competidores de Los Gators la consideraban el motivo por el que eran vencidos. "No teníamos Gatorade, ésa fue la diferencia", dijo el entrenador de Georgia, Bud Carson, luego de una derrota. Esta expresión tuvo más impacto que cualquier aviso publicitario, al haber sido citada textualmente en los medios de aquel entonces. Y fue lo que motivó a otros entrenadores a proveerles Gatorade a sus jugadores. Así nació la bebida que aún hoy eligen los atletas de diferentes disciplinas, a la hora de entrenar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.