Una marca que logró atravesar tres océanos

Sanyo: electrónica de consumo
(0)
24 de noviembre de 2013  

Un par de años después de la Segunda Guerra Mundial, Toshio Iue, cuñado y mano derecha de Konosuke Matsushita, fundador de Panasonic, decidió separarse y abrir su propia empresa. La gran ambición del inventor e industrial japonés era romper los esquemas de la tecnología a nivel global y que sus productos llegaran hasta geografías lejanas. Nombró a su compañía Sanyo, que significa "tres océanos", en alusión a sus intenciones de atravesar el Atlántico, el Pacífico y el Índico, para llegar a todos los países del mundo.

En 1947, cuando comenzó a operar la fábrica, se producían lámparas para bicicletas. Tres años más tarde, la naciente empresa abrió su primera planta en Hong Kong y comenzó a cumplir el objetivo de cruzar las aguas. Sus productos llegaron a los Estados Unidos.

Hubo que esperar algunas décadas, hasta 1982, para que Sanyo llegara en la Argentina. En el presente, Sanyo es accionista de Newsan, que produce en Tierra del Fuego. El grupo se formó en 1991, cuando se fusionaron Sanyo y la local Sansei. Tras la crisis de 2001, la compañía se afianzó en el mercado y ganó terreno en distintas categorías. La licenciataria convirtió a Sanyo en la primera marca en fabricar y comercializar pantallas LCD en el país.

Entre sus innovaciones se encuentra el lavarropas Aqua, lanzado en 2006. Se trata de un equipo ecológico que podía realizar la tarea de sus competidores sin usar una sola gota de agua. La línea de productos de Sanyo incluye también equipos de aire acondicionado, hornos microondas, cámaras digitales y sistemas de audio y televisores LED Smart 3D.

Fuera del país, un hito relevante en la historia de la firma de origen japonés tuvo lugar en 2009. Sanyo pasó a formar parte de Panasonic Corporation como parte de un proceso de fusión entre los grandes productores del sector electrónico japonés.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.