Una red de farmacias duplicó su facturación pese a la recesión

La cadena Vantage se extiende en el interior y lanzará una línea de productos propia
(0)
27 de junio de 2002  

Pese a la crisis económica y la caída del consumo que se observa en todos los rubros, la cadena de farmacias Vantage cerró el primer semestre del año con un aumento en la facturación del 104 por ciento respecto del mismo período de 2001. En ese lapso vendió por 90 millones de pesos, es decir 46 millones más que en los primeros seis meses del año anterior.

¿Cómo lo consiguió? "No cortamos las relaciones con las obras sociales y, además, mantuvimos el abastecimiento de medicamentos en nuestras farmacias", manifestó el gerente general de Vantage, Ricardo Pedreira, ante una consulta de LA NACION.

El impacto de la devaluación y la inflación en los precios de los medicamentos hizo que el aumento en la facturación no sea acompañado por un incremento en los volúmenes de venta. De todas formas, el directivo señala que es difícil hacer comparaciones respecto de esta variable, porque en muchos casos la gente pasó a comprar remedios por unidad, y no por caja o frasco.

Los de facturación no fueron los únicos números que favorecieron a la cadena, propiedad de un grupo de accionistas nacionales por medio de distintas sociedades. Desde que finalizó la convertibilidad hasta ahora aumentaron en 36 la cantidad de locales, que ahora son 126, en tanto que se incrementó en 235 personas el plantel de trabajadores, o sea un 52%, al pasar de 455 personas a las 690 actuales.

Pese al desfavorable escenario económico, la cadena planea seguir extendiéndose mediante franquicias al sur del país, Mendoza y Tucumán. Actualmente, mediante 13 locales propios y 113 franquiciados, tiene una cobertura que abarca la Capital Federal, Gran Buenos Aires, Córdoba y, más recientemente, Santa Fe y Santiago del Estero.

Además, tiene previsto lanzar en este segundo semestre una gama de productos de marca propia, entre ellos, pañales, alcohol y otros artículos de alta rotación y fácil salida de venta. Para esto último cuenta con un depósito en su flamante edificio de 11 de Septiembre al 4200, donde concentra las oficinas administrativas, call center, centro de capacitación, departamento de diseño y se administra la red informática que la conecta on line con las farmacias adheridas.

"Desde hace tres años que venimos creciendo fuerte en cada punto de venta entre un 10 y un 35%. Entre 2000 y 2001, la compañía experimentó un importante incremento, producto de una fuerte inversión y un trabajo de selección de bocas de venta, donde valoramos el perfil profesional del farmacéutico", señaló Pedreira.

-¿Por qué se van a extender con franquicias en lugar de hacerlo con locales propios?

-Necesitamos locales propios para tener las mismas vivencias de los franquiciados y para que sirvan de modelos a estos últimos. La cadena Vantage apunta a cuidar, proteger y potenciar el negocio farmacéutico, dándole al franquiciado una serie de herramientas que le permitan ser más competitivo.

-¿Cómo se obtiene una franquicia para integrar la cadena?

-Este es un caso atípico, porque es un negocio de reconversión, ya que donde ya había una farmacia, ésta toma nuestra marca. Se hace un riguroso trabajo de selección, no sólo de infraestructura y del local, sino que también se valora principalmente el perfil profesional y su espíritu comercial para asegurarnos de que nos va a acompañar en todas las acciones que emprendamos.

-Pero, ¿cuánto cuesta esa franquicia?

-Se cobran 350 pesos mensuales de royalty y nada más. Cada farmacia se hace cargo del costo del hardware y de la implementación, además de lo relacionado con la arquitectura. Depende de cada local y de los puntos de conexión, porque normalmente ya están funcionando con algún sistema informático y nosotros creamos un esquema que se adapta al existente, pero si se parte de cero, el costo es de alrededor de 1000 dólares.

-¿Cómo se desarrollaron esos sistemas de software?

-La implementación es a partir de nuestro departamento de sistemas y la aceptación de los franquiciados es total, ya que es prácticamente imposible que solos puedan acceder a ellos. Pero además, se les acercan productos que los ayuda a ser más competitivos y a tener una clientela leal que repite sus compras con regularidad.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?