Virgin Sport: los festivales deportivos son la próxima gran idea de Richard Branson

Con su nueva compañía, el empresario busca comercializar el espíritu de los eventos deportivos de la infancia, como el Día del Deporte; el primer festival será en abril, en Inglaterra; además, cuenta de dónde obtiene su inspiración para los negocios, admite fracasos y adelanta sus próximos pasos
Elizabeth Segran
(0)
8 de febrero de 2017  

Cuando estaba en la escuela primaria, uno de mis momentos favoritos en el calendario académico era el Día del Deporte. Se cancelaban las clases y salíamos al aire libre para participar en carreras de postas, salto en alto y cinchadas. Nuestros padres y hermanos venían a darnos apoyo y traían el almuerzo hecho en casa. Incluso había carreras especiales para los adultos. Recuerdo alentar con entusiasmo a mi papá mientras competía con otros padres.

De adulto, hacer ejercicios e ir al gimnasio siempre me resulta algo tedioso, pero cuando pienso en mis mejores experiencias con ello, siempre me viene a la mente el Día del Deporte.

Richard Branson, el embajador del mundo de los negocios para la diversión, quiere comercializar el espíritu de estos eventos deportivos de la infancia con su nueva empresa: Virgin Sport. La compañía va a crear festivales deportivos en todo el mundo -tomando prestada una página del manual de eventos musicales, como Coachella y Glastonbury-, en los que toda la familia pueda venir, hacer picnic, comprar una cerveza o algo saludable del negocio de comidas, escuchar música y participar de distintos deportes. Habrá una carrera central, que podría ser una media maratón, pero también habrá eventos menos intensos, como clases de distintos ejercicios y yoga al aire libre.

El costo para participar en uno de estos eventos será de unas £48 (US$ 57) en el Reino Unido; los precios para los Estados Unidos no fueron fijados aún, pero será más o menos lo mismo que un festival musical promedio en ese país.

Branson contrató a Mary Wittenberg, ex directora de la maratón de la ciudad de Nueva York y CEO de los New York Road Runners, para lanzar la compañía. El primer festival de Virgin Sport se hará a fines de abril en Inglaterra, pero habrá otros eventos durante el año en todas partes, desde San Francisco hasta Oxford.

El empresario es famoso por probar su experiencia en diversos negocios, incluyendo Virgin Galactic, una firma que -dice- llevará turistas al espacio; Virgin America, una aerolínea con base en los Estados Unidos que ha sido premiada en múltiples ocasiones, y Virgin Cola, una marca de bebidas similares a Coca-Cola que quebró.

En un mano a mano, Richard Branson habló de todo: de la nueva firma Virgin Sport, de su enfoque general para lanzar compañías, de sus logros y de sus fracasos.

-¿Cuál es su visión para la nueva firma Virgin Sport?

Los eventos deportivos en el pasado apuntaron en gran medida al individuo y no a la familia en su conjunto, mientras que un concierto es una diversión para que disfruten todos. Eso es lo que debe ser un evento deportivo y eso es lo que vamos a hacer. Lo pensamos de manera muy similar a un festival musical; incluso las entradas se verán mucho como las de festivales musicales.

-¿De dónde le vienen las ideas para que surjan compañías como ésta? Virgin Sport suena a mundos de distancia, por ejemplo, de Virgin Galactic, la empresa que busca llevar turistas al espacio.

-Obtengo las ideas para los negocios que emprendo literalmente de todas partes. Fue mi yerno, Freddie Andrewes, al que se le ocurrió la idea de Virgin Sport. Estábamos haciendo un desafío juntos en bicicleta en Cabo Argus (Sudáfrica). En vez de hablarme del tema en un ascensor [ elevator pitch: término del mundo emprendedor que se refiere a la técnica para vender una idea en lo que dura un viaje en ascensor], lo hizo mientras subíamos el monte Table, que está en las afueras de Ciudad del Cabo. Para hacerlo callar dije que sí. Supongo que un "no" hubiese sido más corto, pero es mi yerno, así que, ¿qué podía hacer? Fuera de broma, una parte importante de Virgin se trata de ayudar a la gente con su salud. Este negocio parece encajar en ese criterio de modo absolutamente perfecto.

-Todo el enfoque de Virgin respecto de los negocios se trata de cómo hacer divertidas las cosas y las experiencias. ¿Piensa en cómo ganar plata con un proyecto desde el comienzo?

-Nunca pienso en eso cuando inicio un negocio. Pienso: "¿Hay una necesidad para esto que estoy haciendo? ¿Será divertido? ¿Lo disfrutará la gente? ¿Es lo correcto?" Si uno acierta con todos estos criterios, entonces logrará pagar las cuentas y habrá más dinero entrando que saliendo. A veces acerté y a veces me di de cara contra el piso. Pero afortunadamente en más ocasiones logré buenos resultados.

-¿Siente que quizá pensar en lograr buenos ingresos demasiado pronto puede interferir a la hora de crear un buen negocio?

-Sí, Pienso en Virgin America, por ejemplo. Lo que importaba es que todos los detalles estuvieran bien. Nos han votado durante 11 años la mejor aerolínea de los Estados Unidos. Nos llevó un tiempo, pero, al final, el dinero comenzó a entrar y se convirtió en una compañía que vale US$ 3000 millones. La clave fue no preocuparnos por el beneficio económico. Creo que las ganancias vienen solas si uno consigue hacer bien el negocio.

-Mencionó que a veces las ideas le salen bien y a veces no. ¿Cuándo decide que es hora de rendirse con un negocio?

-Por lo general sigo demasiado tiempo. Creo que no se trata tanto de si no funciona en términos financieros. Si uno no tiene la calidad bien, entonces no va a funcionar. Intentamos competir con Coca-Cola hace un tiempo con Virgin Cola. Nos divertimos mucho, pero tuvimos que rendirnos. La diferencia fue que cuando British Airways vino a competir con Virgin Atlantic, nosotros éramos excepcionalmente mejores que ellos. Pero cuando Coca-Cola nos enfrentó e intentó aplastarnos, nosotros sólo éramos otra lata de bebida cola. Les resultó fácil sacarnos del mercado porque no éramos excepcionalmente mejores que ellos. Se gana algunas veces, se pierde otras.

-Usted tiene una cartera de negocios diversa. ¿Aplica enseñanzas de otros negocios cuando comienza uno nuevo?

-Lo principal es no hacer ningún negocio nuevo que no mejore la marca. La marca es tu reputación. Es tu vida, es todo lo que tenés. Por lo tanto hay que considerar cada decisión.

-¿Esto se puede aplicar al caso de Virgin Sport?

Estoy seguro de que Mary Wittenberg y su equipo estarán debatiendo qué cobrar por Virgin Sport. Si hay peligro de cobrar demás se hará daño a la marca. No hay que hacer eso. Hay que dar a la gente buen valor por su dinero. Hay que sorprender y encantar la gente. Sólo tratamos de asegurarnos de que cualquier marca nueva que lancemos ayude a todas las demás marcas que tenemos en la cartera.

-¿Entonces qué es lo que une a todos sus negocios? ¿Qué tienen en común?

-Apuntamos a llegar al cielo en todo aquello que hacemos. A veces, literalmente. Está, por ejemplo, el hecho de que algún día llevaremos gente al espacio. Sospecho que la marca Virgin Galactic será la marca santa para todas las demás marcas. Tratamos de hacer las cosas de modo diferente de todos los demás lo más posible. Tratamos de dar buen valor a todos. Buscamos divertirnos mucho haciéndolo. Queremos asegurarnos de que nuestra gente esté realmente feliz y disfrutando lo que hace. Y suena un poco cursi, pero realmente queremos dejar nuestra huella. Toda compañía debe trazar un círculo en torno de sí misma y cuidar la comunidad dentro de ese círculo. Vamos a levantar la voz y hacer campaña por las cosas que nos importan. Y usaremos a Virgin como una fuerza para el bien.

Traducción Gabriel Zadunaisky

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?