Volvió el miedo a una confiscación de depósitos y se benefició la Bolsa

Una activa demanda de los ahorristas impulsó los negocios y los precios en el recinto
Javier Blanco
(0)
14 de diciembre de 2001  

Los renovados rumores sobre una confiscación de los depósitos bancarios, desmentidos ayer por la mañana por el presidente Fernando de la Rúa, hicieron que en la Bolsa porteña se repitiera el panorama que se había observado en los últimos días de la semana anterior: la reaparición de una sostenida corriente de compras minoristas, activada por inversores que buscan acciones estables y líquidas en procura de resguardo de ese fantasma.

La presencia de los minoristas se denunció en el salto que pegó el volumen de las transacciones, donde el monto de los negocios con acciones pasó de $ 12,2 millones a $ 19,6 millones, pese al paro.

Además, dejó como saldo otro importante repunte del 4,39 por ciento en el Merval, principal indicador de la Bolsa, gracias al empuje que le dieron los papeles de las empresas exportadoras, a los que acuden los ahorristas con la esperanza de encontrar un buen refugio ante eventuales cambios en la política bancaria o monetaria.

"Producto del paro general, la jornada financiera estuvo distendida. Se detectaron contadas órdenes genuinas. Fueron órdenes de compras específicas hacia papeles de compañías exportadoras", dijo Sergio Ganuza, portfolio manager del Banco Sudameris.

Su par, Raúl Buonuome, analista de SBS Sociedad de Bolsa, fue más específico al explicar que "los rumores sobre lo que se hará con los depósitos bancarios a plazo fijo aumentan los incentivos a adquirir activos financieros y las acciones son una opción fácilmente alcanzable".

En este contexto, el índice Merval cerró levemente por encima de los 250 puntos (251,98), básicamente impulsado por la mejora del 9,09% que se anotaron los papeles de Perez Companc, uno de los principales componentes del índice líder.

Perez Companc, un imán

La petrolera concentró además el mayor número de negocios: se transaron $ 9,3 millones en ese papel que ayer cerró a $ 1,44, o sea un 40% por encima del valor a que se cotizaba antes de decretarse las restricciones al movimiento de fondos en efectivo. Pero además registraron importantes subas Aluar (+9,29%) y Transportadora del Gas del Sur (+6,19%), Siderca (+5,88%), Molinos (+ 5,84%) y Siderar (+5,75%), es decir, casi todas las exportadoras importantes.

El saldo de las 34 acciones operadas durante la jornada mostró 19 alzas, 9 bajas, en tanto que 6 cerraron sin cambios.

"El nivel de compras existente es el que genera importantes recuperaciones en el valor de algunos papeles", sostuvo Marcelo Barreyro, de la casa de Bolsa Puente Hermanos.

Entre los títulos de la deuda pública se notaron algunas bajas. Esto hizo que el riesgo soberano, tras abrir en 3954 puntos y tocar un máximo de 4113, finalizara en 4059, 15 puntos o 0,35% por encima de la jornada anterior. "Se ejecutaron pocas operaciones. Por ello las cotizaciones no acusaron grandes variantes", indicó Gloria Prusak, gerente de inversiones del Banco Credicoop.

Las reaparecidas versiones favorecieron un leve incremento en la cotización del dólar en las casas de cambio, tras tres días de repliegue. La divisa se transó entre $ 1,04 y $ 1,06, según el monto de la operación y la agencia y el momento del día en que se concretó. Anteayer lo había hecho a entre $ 1,03 y $ 1,05, tras haber tocado un pico de $ 1,40 el viernes pasado.

En tanto, también frenaron su baja las tasas interbancarias, que volvieron a pactarse ayer a un promedio del 11% al 12% anual. Pero se realizaron pocas transacciones por efecto del paro y en el mercado se notó la ausencia de los bancos oficiales, los más afectados por la medida sindical.

Siga todas las repercusiones de las nuevas medidas económicas a través de la Cobertura especial de LA NACION LINE.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.