Coronavirus: España inicia la "fase cero" de la apertura con una fuerte baja de muertes

A partir hoy será obligatorio el uso de barbijos en el transporte; los comercios atenderán a un cliente y con cita previa
A partir hoy será obligatorio el uso de barbijos en el transporte; los comercios atenderán a un cliente y con cita previa Fuente: AP
Laura Ventura
(0)
4 de mayo de 2020  

MADRID.- Felicidades y felicitaciones. Ayer en España las madres fueron elogiadas en su día, y también los ciudadanos por su conducta. Desde la Moncloa, la vocera del gobierno, María José Montero, agradeció "el comportamiento ejemplar" que se ha manifestado en el país desde el sábado, cuando los españoles salieron a la calle a pasear o a realizar actividad física tras seis semanas de confinamiento.

La policía registró algunos incumplimientos en las normas establecidas, en gran medida vinculados a reuniones de más de cinco personas en la vía pública. Esas infracciones no opacaron la victoria de la fecha, que fue el registro de 164 víctimas mortales en 24 horas, la cifra más baja desde que se desató la crisis, que se llevó 25.000 vidas.

España celebró ayer el Día de la Madre de un modo inusual. Los miembros de las familias que no conviven se reunieron a través de pantallas y aplicaciones digitales. A la distancia, los más alegres son los comerciantes que ofrecen tarjetas de regalo (que se compran de modo online) y que además envían sus pedidos a domicilio. Esta pequeña inyección de consumo se agradece en una economía ya azotada por la crisis.

Ayer hubo menos movimiento que el sábado en la calle en la franja de 6 a 10, habilitada para quien quiera pasear o realizar actividad física. En Barcelona, donde se registraron aglomeraciones involuntarias en el paseo marítimo dada la gran afluencia de personas, ayer hubo, según las autoridades, un notable descenso del 40% de las personas en el mismo espacio.

En Madrid, la policía reportó anteanoche 30 "botellones" (reuniones para beber alcohol en la calle) donde los implicados, reunidos en grupos de más cinco personas, sufrieron una sanción de 1000 euros. En total, la policía detuvo a 119 personas en el primer día de salidas con fines recreativos.

El país comenzará hoy la "fase cero" de la denominada "desescalada", donde regirá el uso obligatorio de barbijos en los medios de transporte público. En las principales estaciones se repartirán seis millones de mascarillas esta semana (el coste por una desechable es de 0,96 euros).

También hoy los pequeños comercios, como peluquerías o talleres, podrán atender con cita previa y con un solo cliente por recinto. El lunes próximo comenzará la "fase 1", cuando se ponga fin al teletrabajo de muchos empleados, quienes deberán regresar a su puesto físico de trabajo, y donde serán permitidas las reuniones de hasta 10 personas (en hogares y espacios al aire libre).

Además, en una semana los bares y restaurantes subirán sus persianas. El sector gastronómico logró convencer al gobierno, que quería imponer solo un 30% permitido de la ocupación de los locales, a un 50% de los comensales en cada establecimiento.

Como todos los domingos desde que el virus comenzó a golpear a España, Sánchez mantuvo una teleconferencia con los presidentes de las comunidades autonómicas para trazar el plan de transición hacia lo que el gobierno llama "la nueva normalidad". El mandatario les ofreció a sus pares un plan de cogobernabilidad para efectuar la salida de esta crisis sanitaria y también les brindó detalles del plan de ayuda de 16.000 millones de euros no reembolsables, 10.000 millones de ellos para gastos sanitarios.

El malestar entre Sánchez y los líderes autonómicos, salvo aquellos que pertenecen a su propio partido, y los otros partidos políticos es uno de los problemas más graves que enfrenta el presidente en el plano doméstico, ya que deberá obtener su voto pasado mañana para lograr una nueva prórroga del estado de alarma y, en el plano internacional, para solicitar ayuda económica a la Unión Europea.

El líder catalán, Quim Torra, exigió a Sánchez recuperar sus competencias previas al estado de alarma y criticó la falta de diálogo que existe en estas reuniones, donde las autoridades regionales son informadas de los cambios inminentes sin espacio para el intercambio de ideas.

El líder vasco es otro detractor de las medidas impulsadas por el gobierno y también solicitó recuperar las competencias autonómicas en su comunidad, donde los estragos de la pandemia no son tan profundos como en Cataluña o en Madrid. Además, el líder gallego, Alberto Núñez Feijóo, disparó contra el uso "desproporcionado del estado de alarma".

"Los esfuerzos y sacrificios dan resultados", expresó Montero, quien transmitió un mensaje optimista, a pesar de que las críticas arrecien contra la gestión de Sánchez, quien mantiene un discurso conciliador y una idea fija: prorrogar 15 días más el estado de alarma.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.