El papa Francisco terminó su peregrinación con una misa en el Cenáculo, disputado entre el Vaticano e Israel