Atentados del 11 de septiembre: cómo se vio desde el espacio el ataque a las Torres Gemelas

Foto tomada por el astronauta Frank Culbertson poco después del ataque a las Torres Gemelas
Foto tomada por el astronauta Frank Culbertson poco después del ataque a las Torres Gemelas Crédito: NASA
El único astronauta estadounidense que estaba en el espacio ese día envió a la NASA una foto en la que se ven dos grandes columnas de humo
(0)
11 de septiembre de 2016  • 14:32

"Las lágrimas no fluyen de la misma manera en el espacio". Ésa es una de las conmovedoras conclusiones que escribió el astronauta estadounidense Frank Culbertson tras enviar a la Agencia Espacial de EE.UU. (NASA, por sus siglas en inglés) esta fotografía tomada poco después de los ataques a las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001 en la ciudad de Nueva York.

El capitán Culbertson era el comandante de la Expedición 3 de la Estación Espacial Internacional (EEI) aquel trágico día, y aunque no estaba solo en la nave porque compartía tripulación con los cosmonautas rusos Vladimir Dezhurov y Mikhail Turin, sí era el único estadounidense en el espacio.

En su imagen se pueden ver dos enormes fumarolas negras arrastradas por el viento hacia el sur de la isla de Manhattan, donde un rato antes reposaban las dos torres de 110 pisos de oficinas en el World Trade Center (WTC), centro financiero de la ciudad.

Esa mañana de hace 15 años, a las 8:46 am (1246 GMT), el vuelo 11 de American Airlines fue estrellado por secuestradores contra la Torre Norte del WTC.

El avión volaba a 700 km/h, llevando 92 pasajeros y nueve miembros de la tripulación a bordo.

Las caras detrás de los nombres del 11-S

Frank Culbertson era el único estadounidense en el espacio el 11 de septiembre de 2001. Permaneció 129 días a bordo de la EEI.
Frank Culbertson era el único estadounidense en el espacio el 11 de septiembre de 2001. Permaneció 129 días a bordo de la EEI. Crédito: NASA

A las 9:03 am (1303 GMT), 18 minutos más tarde, la Torre Sur fue impactada por el vuelo 175 de United Airlines a la altura de los pisos 77 al 85, a una velocidad de 540 km/h.

Los pasajeros de los dos aviones fueron sólo algunas de las cerca de 3000 víctimas que dejaron los ataques y la posterior destrucción de las torres, que se derrumbaron cuando el fuego derritió sus estructuras.

Los eventos de ese día fueron un serie de ataques coordinados cometidos por el grupo al Qaeda, que dejaron más de 6000 heridos y pérdidas materiales en US$ 10.000 millones.

"Agarré la cámara más cercana"

La EEI es un centro de investigación espacial que orbita la Tierra desde 1998. Es administrada por un programa de cooperación entre cinco agencias espaciales entre las que se encuentran la NASA y la Agencia Espacial Federal Rusa (FKA, por sus siglas en inglés).

Esta foto fue tomada por el espectrorradiómetro de imágenes de baja resolución MODIS, pocas horas después del ataque. Los píxeles rojos de la foto muestran la vegetación y las manchas azules claras el concreto. Se ve además el humo de las torres destruidas fluir hacia la costa de Nueva Jersey.
Esta foto fue tomada por el espectrorradiómetro de imágenes de baja resolución MODIS, pocas horas después del ataque. Los píxeles rojos de la foto muestran la vegetación y las manchas azules claras el concreto. Se ve además el humo de las torres destruidas fluir hacia la costa de Nueva Jersey. Crédito: NASA

En 2001, la EEI no contaba con televisión en vivo ni Internet pero, al recibir la noticia a través de una conferencia radial con el equipo médico de la NASA en la Tierra, Culbertson pudo ver en el mapa que estaban pasando por Canadá y que pronto volarían sobre Nueva York.

"Recorrí toda la EEI hasta que encontré una ventana que me diera una vista de Nueva York y agarré la cámara más cercana", escribió Culbertson en una carta enviada a la NASA al día siguiente de los ataques.

"Estábamos mirando hacia Nueva York en el momento, o poco después, del colapso de la segunda torre. Qué horrible", señaló el astronauta sobre el momento en el que tomó la fotografía.

Las horas que cambiaron al mundo

"Es horrible ver humo saliendo de las heridas del propio país desde esta vista privilegiada. La dicotomía de estar en una nave espacial dedicada a mejorar la vida en la Tierra y ver la vida ser destruida con actos tan intencionados, estos actos terribles te sacuden la psique, no importa quién seas", compartió Culbertson, al ver la fila de humo brotando del destruido WTC.

Esta imagen de Nueva York fue tomada desde el satélite Landsat 7 el 12 de septiembre de 2001, al día siguiente a los ataques.
Esta imagen de Nueva York fue tomada desde el satélite Landsat 7 el 12 de septiembre de 2001, al día siguiente a los ataques. Crédito: NASA

"Además del impacto emocional de nuestro país y miles de nuestros ciudadanos siendo atacados, y tal vez con algunos amigos muertos, estar donde estoy es la sensación más abrumadora de aislamiento", manifestó en el escrito el astronauta que viajó al espacio en tres ocasiones, permaneciendo 129 días a bordo de la EEI. "El mundo cambió hoy. Lo que diga o haga es muy pequeño comparado con el significado de lo sucedido en nuestro país al ser atacado".

Los astronautas y los desastres en la Tierra

La EEI da 16 vueltas cada día a la Tierra. Es una plataforma de observación remota que recolecta información de la superficie de la Tierra, los océanos y la atmósfera.

Y parte de las funciones de los astronautas a bordo de la nave -que varían entre tres y seis, y son reemplazados cada semestre- es ayudar monitorear los eventos en la Tierra.

"En la EEI recibimos reportes desde la Tierra y somos parte de la Carta Internacional de Desastres (IDC, por sus siglas en inglés), así que en el espacio los astronautas debemos tomar fotografías de los eventos que afectan la Tierra", le explicó el astronauta estadounidense Kjell Lindgren a BBC Mundo, en una conversación esta semana en el Museo Intrepid Sea-Air-Space, en Nueva York.

"Tomamos fotografías para ayudar a quienes están trabajando durante los desastres en la Tierra", dice Lindgren, quien hizo parte de las expediciones 44 y 45 de la ISS, entre junio y diciembre de 2015.

Esta foto fue tomada desde la Estación Espacial Internacional en agosto de 2014 y muestra a Manhattan como luce en la actualidad.
Esta foto fue tomada desde la Estación Espacial Internacional en agosto de 2014 y muestra a Manhattan como luce en la actualidad. Crédito: NASA

"Es muy conmovedor cuando uno ve tragedias desde el espacio. Ver por ejemplo desastres naturales es difícil. Sólo imaginarse la destrucción, la gente que va a morir, especialmente porque uno no puede hacer nada para detenerlo", dice el astronauta de la NASA.

"Ver los incendios, las grandes fumarolas desde el espacio, pensar en los bomberos que pierden la vida tratando de apagarlos… así uno esté tan lejos", agrega Lindgren.

"Uno desarrolla una conexión personal con esos eventos porque uno siente que es parte de ellos. Es a la vez muy gratificante poder ayudar", concluye.

Tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 también fueron activados los Programas Científicos de Monitoreo del Aire de la NASA para que desplegaran sensores aéreos de detección de agentes contaminantes en el aire.

El ataque contra El Pentágono

Además de los aviones que chocaron contra las Torres Gemelas esa mañana, otros dos aviones fueron secuestrados y estrellados ese día.

El vuelo 93 de United Airlines chocó en un campo en el estado de Pensilvania cuando los pasajeros intentaban retomar el control de la nave. Los 37 pasajeros y los siete miembros de la tripulación murieron.

Un cuarto avión chocó contra uno de los edificios de oficinas más grandes del mundo: El Pentágono, sede del Departamento de Defensa de EE.UU.

BBC Mundo conversó recientemente con los astronautas Kjell Lindgren (izq.) y Sochi Nougushi (der.) en Nueva York sobre la vida en el espacio a bordo de la EEI. Lindgren nos explicó cómo ayudan los astronautas desde el espacio a vigilar los eventos que ocurren en la Tierra.
BBC Mundo conversó recientemente con los astronautas Kjell Lindgren (izq.) y Sochi Nougushi (der.) en Nueva York sobre la vida en el espacio a bordo de la EEI. Lindgren nos explicó cómo ayudan los astronautas desde el espacio a vigilar los eventos que ocurren en la Tierra. Crédito: BBC Mundo

A las 9:37 am, el vuelo 77 de American Airlines se estrelló a 530 km/h contra el Pentágono matando a los 64 pasajeros y sus tripulantes, así como a 125 civiles y militares que trabajaban en el edificio, ubicado en las afueras de Washington.

"Había bruma sobre Washington pero no se podía ver ninguna fuente específica", escribió Culbertson en la primera parte de la carta, escrita el mismo 11 de septiembre.

Al día siguiente compartió una noticia devastadora.

"Supe que el capitán del avión de American Airlines que impactó el Pentágono era (Carles) Chic Burlingame, un compañero de clase. Lo conocí durante un verano y tuvimos un montón de clases juntos", narró el apesadumbrado astronauta.

"Estoy seguro de que Chic luchó valientemente hasta el final. Y las lágrimas no fluyen de la misma manera en el espacio.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.