Bachelet, categórica, pero insuficiente

Logró el 46,7% de los votos, 20 puntos más que Matthei; el 15 de diciembre, ballottage
Adriana Riva
(0)
18 de noviembre de 2013  

SANTIAGO, Chile.– La ex presidenta Michelle Bachelet quedó ayer a un paso de volver al Palacio de La Moneda. Pero deberá esperar un poco más: su triunfo por más de 20 puntos de diferencia no fue decisivo y tendrá que ir al "alargue" que tanto había buscado evitar.

Al frente de la agrupación Nueva Mayoría, como fue rebautizada la Concertación, Bachelet obtuvo el 46,7% de los votos. Al no superar el 50%, tendrá que disputar el ballottage el 15 de diciembre con Evelyn Matthei, la candidata de la oficialista Alianza, que obtuvo 25%. El de Matthei fue un resultado mejor del que habían pronosticado las últimas encuestas, y la fragmentada derecha lo festejó como un triunfo. En tercer lugar se ubicó el cineasta y ex diputado socialista Marco Enríquez-Ominami, con casi 11%, seguido de cerca por el economista independiente Franco Parisi (10%).

Con un discurso basado en la necesidad de cerrar el ciclo actual, sustentado en un modelo económico pro mercado que permitió el crecimiento del país, pero que no resolvió el problema de las profundas desigualdades, Bachelet protagonizó una campaña centrada en la importancia de empezar a jugar un "segundo tiempo". Es decir, con un Estado más protagónico, que garantice los derechos sociales de todos los chilenos.

"Sabíamos que el desafío de ganar en primera vuelta era complejo. Aquí no hay dos lecturas: ganamos y vamos a trabajar para ganar en diciembre", dijo anoche Bachelet.

"El país ha votado mayoritariamente por la propuesta que hemos hecho para Chile, para que Chile sea de una vez por todas el país moderno, solidario y justo que todos queremos", insistió la ex presidenta en su discurso.

Fue ese compromiso que asumió la ex presidenta (2006-2010) para reducir la brecha de desigualdad entre ricos y pobres lo que le permitió triunfar ayer holgadamente y con el que espera poner fin, dentro de un mes, al primer gobierno democrático de derecha en 20 años, que lidera el empresario Sebastián Piñera .

Con casi el 100% de las mesas escrutadas, la candidata opositora ganaba la elección presidencial en las 15 regiones de Chile y con mayoría absoluta en nueve de ellas. Aún restaba conocer los resultados legislativos, claves para saber con qué respaldo contará en el Congreso para llevar adelante las profundas reformas (educativa, tributaria y constitucional) que prometió en su campaña. Los primeros análisis apuntaban a que deberá negociar con otras fuerzas para poder llevar adelante esas reformas.

La ex presidenta, de 62 años, buscaba ganar "al tiro", como dicen en Chile, pero la inédita postulación de nueve candidatos terminó por dispersar el voto.

"Hemos dicho que nos gustaría ganar en primera vuelta, porque hay muchas cosas que hacer. Pero, obviamente, sabemos que hay nueve candidatos y las personas que concurran a votar elegirán a quienes corresponda", había anticipado Bachelet, tras votar en el Colegio Teresiano Enrique Ossó, en la comuna de La Reina. Los chilenos ahí presentes la vitorearon como a una estrella de rock y Michelle accedió a todos sus pedidos: se sacó fotos y repartió abrazos y besos.

Si bien ninguno de los otros cinco candidatos obtuvo más del 3% de los votos, esos pocos puntos porcentuales que cosecharon probablemente hubiesen ido para Bachelet, ya que son todos candidatos de izquierda, y hubiesen hecho la diferencia.

Con la vehemencia que la caracteriza, Matthei, en tanto, consideró que "llegar a la segunda vuelta fue un triunfo", dado que obtuvo 10 puntos porcentuales más de lo que las encuestas le otorgaban.

Y mientras sus seguidores coreaban "Sí, se puede", la candidata del ala más dura de la derecha se lanzó de lleno, sin perder un minuto, a la segunda vuelta. Dijo que ella representa "a la gente que no protesta en las calles, sino que se levanta temprano a trabajar"; recalcó las diferencias con la izquierda, "que llama a derribar lo construido y están por una nueva Constitución", y aclaró, por las dudas, que la Alianza representa "un proyecto de país que está por encima de la ideología y que va a ser entendido por un número creciente de compatriotas".

Por último, recordó que las puertas de su "candidatura están abiertas a todos los que quieran unirse" y llamó "a todas las personas moderadas a no silenciarse y a no dejar de creer" en ella.

Pese a jactarse de haber obtenido un triunfo, lo cierto es que la derecha bajó en un 20% la votación en primera vuelta que obtuvo en 2010 el actual presidente Piñera.

Los restantes candidatos también dieron la cara para aceptar la derrota. Y ofrecer sus opiniones sobre lo que viene de ahora en más, como Parisi, que adelantó que no votará por "una persona mala", en alusión a Matthei, y en contraste calificó como "una dama" a Bachelet. No obstante, aclaró que no sufragará en segunda vuelta y que se retira de la arena política. "Vendrán otros, mejores que yo", expresó.

Mucho más cauto y con el foco en otro lado, Piñera, que entregará la banda presidencial el 11 de marzo próximo, lamentó que en las primeras elecciones presidenciales con voto voluntario el abstencionismo alcanzara al 44% del padrón electoral, la cifra más alta de los seis comicios generales realizados desde el retorno a la democracia, en 1990.

"Hoy han votado un poco más de 6,6 millones de chilenos", dijo el presidente, en un discurso pronunciado en La Moneda. "Sin duda, mientras mayor es la participación, más fuerte y más legítima es nuestra democracia", recordó.

La jornada electoral de ayer se desarrolló en un gran clima de respeto. El único incidente se registró en la tarde, cuando una veintena de estudiantes ocuparon por unas dos horas el comando de Bachelet, que se encontraba semivacío. Los estudiantes reafirmaron sus demandas por una educación pública, gratuita y de calidad y advirtieron que seguirán protestando el próximo año, tal como en 2011, cuando irrumpieron en las calles con multitudinarias protestas. Todo un aviso de los desafíos que le esperan a Bachelet.

Al caer la noche, en tanto, las calles comenzaron a vibrar, con bocinazos, bombos y cánticos; en los barrios ricos o en los barrios más bajos, todos parecían haber encontrado algo que celebrar y Santiago era una fiesta para todos. Una fiesta a la que no todos serán invitados el 15 de diciembre próximo.

Cristina llamó a Bachelet para felicitarla

  • La presidenta Cristina Kirchner adelantó de alguna forma su regreso a la actividad al felicitar anoche a la ex presidenta chilena y candidata presidencial Michelle Bachelet por el resultado en las elecciones.
  • Según informó oficialmente la Casa Rosada, Cristina conversó telefónicamente con Bachelet a poco de conocerse los primeros resultados del escrutinio en Chile donde, además del resultado, destacó el desarrollo que tuvo toda la jornada.
  • La Presidenta había anunciado para hoy su regreso a la actividad oficial, después de la recuperación de la operación que se le realizó el 8 de octubre pasado.
  • Cristina y Bachelet tienen una buena relación personal, por lo que se espera que las relaciones bilaterales mejoren con el cambio de mando.
  • Del editor: cómo sigue.

    No alcanzó para la historia, pero el desempeño de Bachelet fue contundente. En la Argentina le hubiera sobrado para ganar en primera vuelta.

    ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.