Valparaíso, bajo fuego por otros 20 días

Sigue la dramática lucha para apagar los focos; Bachelet pidió ayuda
Sigue la dramática lucha para apagar los focos; Bachelet pidió ayuda
Carlos Vergara
(0)
15 de abril de 2014  

VALPARAÍSO.– "Un incendio de dimensiones nunca vistas." Así describió Michelle Bachelet la catástrofe que golpea a Valparaíso, donde se veían ayer dantescas escenas más propias de un campo de batalla o, incluso, de un ataque nuclear.

La presidenta de Chile hizo, además, un dramático pedido de ayuda internacional y dijo que destinará todos los recursos que sean necesarios para combatir las incontrolables llamas, que ya dejaron 15 muertos, más de 2000 casas quemadas y unos 10.000 damnificados, y que no serían sofocadas completamente antes de 20 días. Para ello, agregó Bachelet, se levantará la mayor operación aérea posible destinada a aplacar los múltiples focos que, ayudados por los fuertes vientos y las altas temperaturas, no dan tregua a la población.

"Miles de personas perdieron todo. Estamos hablando de un cuadro francamente dramático", dijo el vocero del gobierno, Álvaro Elizalde.

"Estamos llevando adelante un esfuerzo enorme por controlar este incendio, por tener la ayuda necesaria en la región, pero también encontrar en otras regiones y fuera de Chile el apoyo en aviones que nos permitan controlar este incendio y fuego de dimensiones nunca vistas", explicó la presidenta.

Las primeras señales fueron comunicadas por Elizalde, el vocero del gobierno, que dio a conocer la solicitud formal de aviones al gobierno de la Argentina -tras un contacto de los cancilleres, Héctor Timerman y Heraldo Muñoz- y el traspaso inmediato de un millón de dólares a la comuna de Valparaíso para hacer frente a las necesidades más urgentes. "El dinero es para la emergencia y el retiro de escombros, pero no es la única, sólo la primera", dijo.

El gobierno de Cristina Kirchner confirmó ayer por intermedio de su jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, que la Argentina enviará aviones hidrantes y tropas de cascos blancos para ayudar en el combate al incendio.

Por la tarde de ayer, el gobernador de Valparaíso confirmó el hallazgo de un nuevo cadáver que corresponde a una de las personas de edad reportadas como desaparecidas en el cerro Las Cañas, entre incesantes y trágicos rumores que se suceden sobre nuevos muertos en la parte alta de la ciudad.

La Corporación Nacional Forestal, responsable de mitigar los incendios, precisó que el incendio -que ya arrasó con más de 800 hectáreas- se encuentra "contenido", pero con algunos focos en la parte alta de la ciudad, específicamente en los cerros Ramaditas y Rocuant. El trabajo se aboca hoy a la creación de cortafuegos y desplazamiento de tierra para evitar el avance de las llamas hacia los sectores poblados, mientras helicópteros bombardean con agua las zonas "calientes".

"Lamentablemente, las condiciones que se dan en un momento determinado y la variación del tiempo en que se produce hicieron que esto sea el incendio perfecto", explicó el intendente de Valparaíso, Ricardo Bravo.

La desesperación y el afán por ayudar lamentablemente cayeron en una seguidilla de torpezas, como el colapso de los principales accesos a los cerros por los cientos de curiosos, turistas y voluntarios que quisieron ir hasta allí. Por ello, las autoridades intentaron organizar los centros de acopio y de ayuda para que ésta llegue de la forma más expedita posible a los afectados.

Las principales actividades fueron la remoción de escombros y de resguardo del orden, para lo cual fueron destinados unos 3000 carabineros.

Amenaza

Por lo pronto, el Ministerio de Salud ordenó la alerta sanitaria en la zona, ante la evidente amenaza de enfermedades que, con toda seguridad, irrumpirá en los próximos días.

La ministra de Salud, Helia Molina, que hace sólo 48 horas estaba abocada a un trabajo similar entre los afectados por el sismo en el Norte, recorrió ayer los cerros y quebradas de Valparaíso para identificar los principales problemas sanitarios. Entre éstos, enfermedades respiratorias y oculares causadas por el polvo en suspensión, además de la depresión que por estos días ya comienza a instalarse entre los damnificados.

El "incendio social" que vendrá en los próximos días también es prioridad para el gobierno de Bachelet, que gestionó la condonación de deudas por parte de las empresas y servicios para con los afectados, además de solicitar a los empleadores de las familias siniestradas que les otorguen las facilidades del caso para retomar la normalidad.

El gobierno ha tratado con cautela la investigación que lleva la justicia por las posibles causas y responsabilidades del inicio del incendio.

Ya desde el domingo circula una increíble versión sobre dos grandes aves de rapiña que se electrocutaron tras el cruce de los cables en la torre de alta tensión en que estaban posadas, provocando las chispas necesarias para que el viento se encargara de echar a andar el incendio.

  • Llamada de la Presidenta

La presidenta Cristina Kirchner se comunicó ayer con su par chilena, Michelle Bachelet, para expresarle su "solidaridad" con las víctimas por el incendio registrado en Valparaíso. "Hemos enviado seis aviones hidrantes y más de 35 brigadistas. Ahí estamos los argentinos, una vez más, tendiendo la mano solidaria (...) a nuestros hermanos de la América del Sur", dijo la Presidenta.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.