Blancos y negros, dos mundos paralelos