Coronavirus: Jair Bolsonaro volvió a atacar al Congreso y a la Corte Suprema

El presidente participó nuevamente de un acto en el que reivindicó a las Fuerzas Armadas; "hemos llegado al límite", advirtió
El presidente participó nuevamente de un acto en el que reivindicó a las Fuerzas Armadas; "hemos llegado al límite", advirtió Crédito: DPA
(0)
4 de mayo de 2020  

BRASILIA.- Mientras los infectados de coronavirus continúan en aumento en Brasil, el escenario político del país se encuentra cada vez más convulsionado. El presidente Jair Bolsonaro participó ayer de una manifestación en la que reiteró ante miles de seguidores en Brasilia su postura contra las medidas de confinamiento, reivindicó el apoyo de las Fuerzas Armadas a su gobierno y arremetió contra el Congreso y el Supremo Tribunal Federal.

Brasil superó ayer los 100.000 casos de Covid-19, con más de 7000 muertos. Más precisamente, se confirmaron 101.147 casos en total y 7025 decesos, según datos del Ministerio de Salud, por lo que el país de 210 millones de habitantes se ubica en el noveno lugar mundial con más personas infectadas.

Ayer, durante la manifestación, Bolsonaro pidió a Dios: "No tengamos problemas esta semana" porque "la Constitución será cumplida". "Sabéis que el pueblo está con nosotros. Las Fuerzas Armadas están con la ley, con el orden, con la libertad y también están a nuestro lado (...). Pido a Dios que no tengamos problemas esta semana porque hemos llegado al límite. No tenemos más conversación. De aquí en adelante no solo exigiremos, sino que haremos cumplir la Constitución", dijo el jefe del Estado.

También se refirió a la intervención del Supremo Tribunal Federal para frustrar el nombramiento de Alexandre Ramagen al frente de la Policía Federal a raíz de las acusaciones del exministro de Justicia e Interior Sergio Moro , quien dijo que Bolsonaro intentaba controlar el cuerpo de seguridad nombrando a un amigo. "Mañana [por hoy] nombraremos al nuevo director de la Policía Federal y Brasil seguirá su rumbo", escribió Bolsonaro en redes sociales.

En Brasil, las medidas de confinamiento son competencia de los gobernadores estatales, que las establecen en cada localidad de forma más o menos estricta, algo que molesta al presidente brasileño, que había calificado la pandemia como una "gripecita".

Ataque a gobernadores

"La destrucción de los empleos por parte de algunos gobernadores es irresponsable e inadmisible. Vamos a pagarlo caro en el futuro", indicó el mandatario en la manifestación, que se transmitió en directo por Facebook.

La protesta en Brasilia reunió a una multitud más numerosa que en las semanas anteriores, que llevaban pancartas contra Rodrigo Maia, el presidente de la Cámara de Diputados, y Sergio Moro, el ahora exministro de Justicia, quien dimitió la semana pasada con fuertes acusaciones contra Bolsonaro. Al igual que en ocasiones anteriores, algunos de los presentes reclamaron una "intervención militar".

La salida de Moro desató un fuerte conflicto dentro del gobierno, ya que se produjo además poco después de la dimisión del ministro de Salud Luiz Henrique Mandetta, por sus discrepancias con el presidente en torno a la gestión de la crisis del coronavirus.

Sin embargo, a diferencia que en las protestas anteriores, esta vez el mandatario brasileño, que no llevaba barbijo puesto, mantuvo distancia de sus seguidores, ya que permaneció en la rampa de su residencia oficial del Palacio de la Alvorada.

Además, en lugar de alentar a la multitud, Bolsonaro se conformó con hacer un breve discurso ante la cámara. Luego bajó la rampa con su hija Laura, de nueve años, para saludar a los manifestantes, pero se quedó a más de dos metros de la muchedumbre. "El pueblo está con nosotros, y el Ejército está del lado de la ley, del orden, de la libertad y de la democracia", expresó.

Pero al parecer la protesta no sucedió en plena calma. El diario Estado de S. Paulo contó que un grupo de manifestantes empujó y dio patadas a uno de sus fotógrafos y su chofer, mientras trabajaban en la cobertura de la marcha.

Agencias AFP y DPA

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.