Brasil: continúan las protestas y se extienden a varias ciudades sede del Mundial

Las manifestaciones contra el elevado gasto público para el evento, reclamos salariales y mejoras sociales elevan el clima de tensión a menos de un mes de iniciar la copa
(0)
15 de mayo de 2014  • 19:12

BRASILIA.- Continúan las protestas en diferentes sedes del Mundial de Fútbol en Brasil, a menos de un mes de iniciarse el evento futbolístico más importante del planeta.

Las manifestaciones en contra de la organización del Mundial y en demanda de mejores servicios sociales colapsaron hoy importantes avenidas y carreteras de Sao Paulo, donde se registraron al menos cinco movilizaciones, una de ellas frente al estadio Arena Corinthians, una de las doce sedes del Mundial, y otras en el centro de la ciudada, además de otra en la ciudad de Osasco, vecina a Sao Paulo, informaron fuentes oficiales.

Según la policía militarizada, que vigiló la marcha, hubo al menos 2.000 manifestantes, la mayor parte perteneciente al Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST), que ocuparon la semana pasada un terreno ubicado cerca del Arena Corinthians, y había también integrantes de la organización juvenil Juntos! y del "Movimiento No Habrá Copa", que se opone al Mundial.

"Esta manifestación es contra el legado de especulación inmobiliaria y aumento de los alquileres en la zona del barrio de Itaquera que dejó la construcción del estadio", dijo Guilhereme Boulos, uno de los dirigentes del MTST.

Los manifestantes cortaron la avenida conocida como Radial Leste con neumáticos incendiados a la altura del estadio donde Brasil inaugurará el Mundial ante Croacia el 12 de junio.

De igual forma, unos 500 activistas del MTST protestaron frente a la sede de la estatal Terracap, propietaria del estadio de Brasilia, el más caro de los construidos para el evento de la FIFA.

Edson Silva, uno de los coordinadores del movimiento Sin Techo en la capital brasileña, dijo a periodistas que la protesta pretendía denunciar los 1.200 millones de reales (545 millones de dólares) que el Gobierno de Brasilia destinó a la construcción del estadio, pese a que "la población más pobre no tiene acceso a una vivienda digna".

Durante la protesta hubo enfrentamientos entre los manifestantes y la policía, que los dispersó con gas pimienta.

El teniente coronel Marcus Paulo Koboldt, responsable de la operación de la Policía Militar, admitió a periodistas el uso del gas, pero explicó que fue "necesario" debido a que los manifestantes pretendían "invadir" el edificio de la empresa Terracap.

La escena se replicó en la ciudad de Recife, capital del estado de Pernambuco, otra de las sedes del Mundial, que sufrió una ola de saqueos durante la madrugada de hoy en medio de una huelga de policías que demandan mejores salarios y que se mantiene pese a haber sido declarada ilegal.

Los desórdenes en esa ciudad nororiental comenzaron al caer la noche y se prolongaron durante la madrugada, con ataques de decenas de personas a comercios y camiones que transportaban alimentos, según confirmaron hoy las autoridades locales.

El gobernador de Pernambuco, João Lyra Neto, anunció hoy que ha pedido refuerzos de la Fuerza Nacional de Seguridad, un organismo entrenado para combatir disturbios que depende del Gobierno federal, a fin de garantizar el orden en las calles, ante la decisión de los policías de mantener la huelga que iniciaron este miércoles.

Lyra Neto dijo que conversó con la presidenta, Dilma Rousseff, y aseguró que la mandataria le esxpresó "todo su apoyo y solidaridad" para garantizar la seguridad en Recife y su periferia.

Tras la ola de saqueos la presidenta Rousseff decidió enviar tropas federales a la zona, cuyo arribo está previsto para hoy.

Las manifestaciones de hoy son parte de un calendario de protestas que los movimientos sociales pretenden mantener durante el propio Mundial, que comenzará el próximo 12 de junio y concluirá el 13 de julio.

Agencia EFE

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.