Canadá: pese a los escándalos, Trudeau logró ser reelegido con un gobierno de minoría

El primer ministro canadiense Justin Trudeau y su esposa, Sophie Grégoire
El primer ministro canadiense Justin Trudeau y su esposa, Sophie Grégoire Fuente: AP
(0)
22 de octubre de 2019  • 21:04

TORONTO.- El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, logró la reelección para un segundo mandato y, aunque perdió la mayoría parlamentaria, sacó un resultado sorprendentemente sólido pese a una serie de escándalos que empañaron su imagen de ícono liberal.

El Partido Liberal de Trudeau tendrá el grupo parlamentario más grande, lo que le da opción de formar gobierno. Sin embargo, al no obtener la mayoría absoluta, la formación quedará a expensas de un partido de la oposición para poder aprobar leyes.

Con el recuento todavía en marcha en la madrugada del martes, los liberales tenían 157 escaños, a 13 de los 170 que dan la mayoría en la Cámara de los Comunes de 338 diputados, lejos de la cómoda mayoría absoluta (con 177 bancas) de la que gozaron en la anterior legislatura, y los conservadores 121.

"No es lo mismo que en 2015. No todo se debe al líder", dijo Robert Bothwell, profesor de historia de Canadá y relaciones internacionales en la Universidad de Toronto. "Trudeau es primer ministro porque el resto del partido fue capaz de reponerse y vencer. Aunque Trudeau merece crédito por lo que ha ocurrido, va a tener que demostrar cualidades que aún no ha mostrado".

Incluso debilitado, obtuvo un resultado ligeramente mejor que el previsto por las encuestas, que hasta último momento pronosticaban un empate entre liberales y conservadores. Por eso, el resultado fue un triunfo para Trudeau, cuya imagen impoluta sufrió un revés tras la publicación el mes pasado de fotografías antiguas en las que aparecía con la cara pintada de negro.

"Estoy sorprendido por lo bien que lo ha hecho Trudeau", manifestó Nelson Wiseman, profesor de políticas en la Universidad de Toronto. "No creo que nadie esperase que Trudeau obtuviera una mayoría, pero no está tan lejos".

"Los canadienses rechazaron la división y la negatividad. Rechazaron los recortes y la austeridad. Eligieron una agenda progresista y una acción firme contra el cambio climático", dijo hoy Trudeau.

Su discurso se produjo, inusualmente, a la vez que el de su principal rival, el candidato del Partido Conservador, Andrew Scheer, lo que obligó a las televisoras a dejar de emitir las palabras de Scheer. Pero el primer ministro adoptó un tono conciliador: "A aquellos que no han votado por nosotros, sepan que trabajaremos cada día por ustedes, gobernaremos para todo el mundo", apuntó.

A lo largo de la campaña, Trudeau defendió su gestión: una economía sólida, legalización del cannabis, impuesto al carbono, acogida de miles de refugiados sirios, acuerdos de libre comercio firmados con Europa, Estados Unidos y México.

De su lado, Scheer prometió retomar el equilibrio presupuestario y reducir los impuestos con un objetivo simple: "devolver el dinero a los bolsillos de los canadienses".

Su sector, que obtuvo 121 escaños, superó en el porcentaje de votos al liberal con el 34,4% contra el 33,1%, lo suficiente para sentirse fuerte a pesar de la derrota.

"Canadá emitió su juicio sobre el gobierno liberal", dijo Scheer. "Su liderazgo está dañado y su gobierno terminará pronto, y cuando llegue el momento, los conservadores estaremos listos y triunfaremos".

Trudeau debe abocarse ahora a la difícil tarea de formar gobierno teniendo en cuenta las exigencias de partidos menores, pero sin los cuales no podrá gobernar.

Antes de iniciar la ronda de consultas con sus potenciales aliados, Trudeau visitó una estación del subte en Montreal, donde se mostró afable y, como es su costumbre, se prestó al juego de las selfies con sus seguidores.

Yves-François Blanchet, jefe del Bloque Quebequés (BQ), cuyo partido registró un crecimiento espectacular en la poderosa provincia francófona, se dijo abierto a colaborar con el nuevo gobierno.

"El Bloque puede colaborar, según mérito, con cualquier gobierno. Si lo que se propone es bueno para Quebec, pueden contar con nosotros", dijo con la fortaleza de 32 escaños, más del triple de los que tenía.

Elecciones "duramente batalladas"

Las elecciones en Canadá se definieron en lo que fue, en esencia, una disputa entre el atractivo y carismático Trudeau y el modesto líder del Partido Conservador Andrew Scheer, quien parecía el antídoto perfecto a la fanfarria y nivel de celebridad de Trudeau.

Trudeau reafirmó el liberalismo en 2015 después de casi 10 años de gobiernos conservadores en Canadá, pero una serie de escándalos, incluido un caso de injerencia política en un proceso judicial, aunados a las enormes expectativas sobre él, amenazaron sus posibilidades.

El joven conservador, padre de cinco niños y de formación católica, tampoco escapó a la polémica debido a su hostilidad personal hacia el aborto, la revelación tardía de su doble nacionalidad canadiense y estadounidense, o sospechas de que ordenó una campaña para denigrar a un rival.

Además, mayor que sus rivales, Trudeau ya no tiene la ventaja de la juventud ni la novedad que lo impulsaron al poder en 2015.

Tal vez con la sensación de que Trudeau estaba en problemas, Barack Obama otorgó un respaldo sin precedentes por parte de un exmandatario estadounidense al instar a los canadienses a reelegir a Trudeau, diciendo que el mundo necesita en este momento de su liderazgo progresista.

Por su parte y sin esperar los resultados finales, el presidente estadounidense, Donald Trump, saludó en un tuit la victoria "maravillosa y duramente batallada" de Trudeau, con quien ha tenido una relación complicada.

Trudeau, hijo del fallecido primer ministro Pierre Trudeau, un ícono del liberalismo, es percibido como un rayo de esperanza para los liberales del mundo en la era de Trump, tanto que fue tapa la revista Rolling Stone con el encabezado: "¿Por qué no podemos tenerlo de presidente a él?".

No se ha publicado la tasa de participación. Unos 4,7 millones de canadienses -de los 27,4 millones de electores convocados para estos comicios- votaron anticipadamente, de viernes a lunes la semana pasada, una cifra muy superior a la de 2015.

Agencias AFP y AP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.