Cómo está el ELN, la última guerrilla activa de Colombia acusada por el atentado

Desde que asumió el cargo en agosto de 2018, el presidente Iván Duque suspendió las conversaciones con el grupo guerrillero.
Desde que asumió el cargo en agosto de 2018, el presidente Iván Duque suspendió las conversaciones con el grupo guerrillero. Fuente: EFE
(0)
18 de enero de 2019  • 10:20

En un momento en que las negociaciones de paz entre el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el gobierno del presidente Iván Duque se encuentran paralizadas, las autoridades de Colombia responsabilizaron al grupo guerrillero por el atentado con coche bomba cometido ayer contra una academia policial en la capital, que dejó por lo menos 21 muertos y 68 heridos. El histórico conflicto armado entre el gobierno colombiano y el grupo, que opera en el país desde los años 60, entró en un terreno inestable los últimos meses, cuando Duque presionó al ELN para que cese todas las actividades criminales para continuar con el diálogo.

Cómo surgió el ELN

El origen del grupo guerrillero se remonta a los años 60, cuando Colombia estaba saliendo de un sangriento conflicto en el que se enfrentaron el Partido Liberal y el Partido Conservador, un periodo conocido como La Violencia, y numerosos movimientos religiosos y estudiantiles, algunos de los cuales se inspiraron en la revolución cubana, comenzaron a ganar fuerza en el país. Estos movimientos constituirían el centro del grupo guerrillero desde sus inicios en julio de 1964, cuando la pequeña insurgencia armada comenzó sus entrenamientos en San Vicente de Chucurí, en el departamento de Santander. Seis meses después, el 7 de enero de 1965, los rebeldes invadieron Simacota, un pequeño municipio en Santander, para anunciar oficialmente su presencia.

El ELN se fundó como una agrupación ideológica, que combinaba su perspectiva marxista-leninista con la teología de la liberación —movimiento religioso inspirado por los cambios anunciados por la Iglesia católica en el Concilio Vaticano II—. Algunos de los primeros miembros del grupo provenían de la Iglesia, entre ellos Camilo Torres, un sacerdote colombiano popular, que murió en su primera batalla en 1966.

Secuestros y robos

Durante los años 80, los guerrilleros se especializaron en el secuestro, y los rescates les proporcionaron gran parte de sus ingresos. El grupo también se benefició de los grandes descubrimientos de petróleo que atrajeron a empresas multinacionales a su área. Los ingresos derivados del robo de crudo y de la extorsión le permitieron al ELN aumentar su poder.

El ELN alcanzó su techo a mediados de los 90, cuando contaba con un ejército de cerca de 5000 combatientes, y al menos tres veces esa cifra de estudiantes, sindicalistas y políticos simpatizantes. El grupo bombardeaba regularmente los oleoductos más grandes del país y obtuvo ingresos procedentes de los "impuestos de guerra" que debían pagar los cultivadores de coca y marihuana, particularmente en el sur del departamento de Bolívar, donde la dirección del ELN había establecido su base de operaciones.

A pesar de la muerte en 1998 por hepatitis B de Manuel Pérez Martínez (alias "Poliarco", sacerdote español y uno de los líderes de la organización, las acciones militares del ELN se volvieron más audaces. En mayo de 1999, por ejemplo, el grupo guerrillero utilizó uniformes del ejército para secuestrar a 186 personas en una iglesia de Cali, acción que representa el mayor secuestro masivo en la historia del país. En abril de ese mismo año, el grupo secuestró un avión de Avianca con 43 pasajeros y la tripulación, lo obligó a aterrizar en un área remota y tomó como rehenes a todos los que estaban a bordo.

El principio del fin

Debido a luchas internas y la falta de una estrategia nacional coherente, el grupo quedó vulnerable a los ataques de grupos paramilitares de derecha y de las fuerzas armadas colombianas. A principios de los 90, el ELN sufrió una serie de reveses a manos de los paramilitares en su bastión en Bolívar. Desesperado, el grupo se unió a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para responder a los ataques, pero finalmente perdió el control de la lucrativa área.

Aquel fue el principio del fin para el ELN, que continuamente perdió terreno en otras partes del país, tanto a manos de los paramilitares como del ejército.

Los reveses militares llevaron al grupo a negociar un acuerdo con la administración de Álvaro Uribe entre agosto y diciembre de 2002 en Cuba, y luego en junio de 2004 y abril de 2005 en México. Las conversaciones fracasaron y desde entonces el gobierno ha ejercido presión sobre el ELN. A esto se suma la pérdida de ingresos en las regiones petrolíferas de los Llanos Orientales, un enfrentamiento violento con las FARC y el caos en la cúpula. Algunas facciones del ELN se rehusaron a negociar con la administración de Uribe , y otros líderes desertaron.

Las conversaciones de paz con Santos

En agosto de 2012, el entonces presidente de Colombia, Juan Manuel Santos , confirmó la apertura de un proceso de paz con las FARC en Cuba e invitó al ELN a sumarse.

Juan Manuel Santos, ex-presidente colombiano, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz, debido a sus esfuerzos para conseguir la paz con la guerrilla en Colombia.
Juan Manuel Santos, ex-presidente colombiano, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz, debido a sus esfuerzos para conseguir la paz con la guerrilla en Colombia.

Finalmente, el ELN y el gobierno colombiano comenzaron las etapas preliminares de las conversaciones de paz en junio de 2014, y agendaron el diálogo para marzo de 2016 en Quito, Ecuador . Sin embargo, varios obstáculos —como el hecho de que el ELN no liberó a un rehén de alto perfil— retrasaron las conversaciones hasta su eventual inicio en febrero de 2017.

En septiembre de 2017, el ELN y el gobierno de Colombia firmaron un cese al fuego que se mantuvo entre el 1 de octubre y el 9 de enero de 2018. Dado que no fue posible extender el cese al fuego, se presentó una ola de violencia por parte del ELN.

En abril de 2018, el gobierno de Ecuador decidió dejar de ser el garante de las conversaciones al reportar problemas de seguridad a raíz del acuerdo de paz firmado en 2016 con las FARC. Las negociaciones con el ELN se trasladaron entonces a La Habana, donde también se llevaron a cabo las conversaciones con las FARC.

La asunción de Duque y un futuro incierto

Desde que asumió el cargo en agosto pasado, el presidente Iván Duque suspendió las conversaciones con el grupo guerrillero. El enfoque del nuevo Gobierno conservador viene determinado por el Centro Democrático de Uribe, mentor de Duque, y muy crítico con las concesiones de Santos a las FARC.

El mandatario indicó que el gobierno colombiano solamente continuará las negociaciones si el ELN detiene todas las actividades criminales, incluido el secuestro -actividad que el grupo realiza de manera continua. El ELN no tardó en rechazar las condiciones de Duque por considerarlas "inaceptables".

"Colombia se entristece pero no se doblega ante la violencia": Duque sobre el carro bomba.
"Colombia se entristece pero no se doblega ante la violencia": Duque sobre el carro bomba. Fuente: AP

Cómo y dónde opera el ELN

El ELN opera en nueve de los 32 departamentos de Colombia, con una presencia fuerte particularmente en el nordeste del país. Hay además informes recientes que señalan que el grupo aumentó sus operaciones en Venezuela.

Con unos 1500 combatientes y varios miles de milicianos, según el gobierno, aunque la guerrilla asegura que son "muchos más", el ELN opera mediante columnas y los denominados "Frentes de Guerra".

El grupo está liderado por Nicolás Rodríguez Bautista, 'Gabino', que ingresó a sus filas cuando tenía 14 años. Comandante desde 1998, tras la muerte de Manuel Pérez Martínez, impulsó una agenda nacionalista centrada en el control de los recursos naturales y los atentados contra la infraestructura energética y las trasnacionales presentes en el país.

Además de Gabino, que encabeza el Comando Central (COCE), el órgano de dirección del ELN está integrado por los comandantes Israel Ramírez, jefe de la delegación de paz, Eliécer Herlinton Chamorro, también miembro del equipo negociador, Gustavo Aníbal Giraldo y Jaime Galvis Rivera.

Diferencias y similitudes con las FARC

Las FARC siempre fueron una organización muy vertical mientras que la historia del ELN se caracterizó por luchas permanentes de poder en la cúpula y líderes diversos para los distintos frentes.

Además de la diferencia en escala -se calculan unos 6500 combatientes para las FARC y 1500 para el ELN-, el primer grupo surgió en Marquetalia, departamento de Tolima, como respuesta a una avanzada del Ejército sobre un grupo de campesinos, mientras que el segundo fue ideológicamente inspirado en la revolución cubana.

Ambas guerrillas se financiaron del narcotráfico, la minería ilegal, la extorsión y el secuestro. Pese a un comienzo turbulento, en 2009, el ELN logró negociar un cese al fuego con las FARC. En los últimos años, esta relación ha evolucionado hasta convertirse en una verdadera alianza, en la que los grupos guerrilleros cooperaron en operaciones militares, intercambiaron rehenes, lanzaron campañas políticas de manera conjunta y atacaron a compañías multinacionales mineras y petroleras.

Sin embargo, el énfasis de las FARC en las negociaciones de paz estuvo en el desarrollo agrario y la repartición de tierras, mientras que el del ELN es la participación de la sociedad en los diálogos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.