El escenario. La ira islámica, una trampa para Obama