Coronavirus: Europa comienza a abrir sus fronteras luego de tres meses de aislamiento

Una pasajera con una mascarilla llega al aeropuerto de Bruselas, el 15 de junio de 2020
Una pasajera con una mascarilla llega al aeropuerto de Bruselas, el 15 de junio de 2020 Fuente: AFP
Luisa Corradini
(0)
15 de junio de 2020  • 14:50

PARÍS.- Después de tres meses de aislamiento dentro de sus fronteras nacionales, los europeos recuperaron este lunes la posibilidad de viajar con facilidad de dentro de la Unión Europea (UE), gracias a un considerable retroceso de la pandemia de coronavirus. Para centenares de millones de personas, esa apertura simboliza el retorno a una vida normal en vísperas de las vacaciones estivales. Sin embargo, es probable que nada sea este año como antes.

Para la mayoría de los 28 países del bloque (incluyendo a Gran Bretaña), cuyas economías han sido brutalmente golpeadas por el virus y donde el turismo es un sector de primera importancia, es el momento de atraer la mayor cantidad de viajeros. Algunos, tratando de obtener una ventaja en relación a sus vecinos, abrieron sus fronteras internas hace varios días. Por eso, el retorno a la libre circulación al interior del Viejo Continente se realiza en orden disperso, donde el mapa de Europa parece un mosaico de luces verdes, naranjas y rojas, según la proveniencia y la destinación.

Italia dio el puntapié inicial a partir del 3 de junio, reabriendo sus fronteras a todos los viajeros, mientras la mayoría de sus vecinos mantenían restricciones con ese país, uno de los grandes focos de la pandemia. Limítrofes, Suiza y Austria solo aceptaron estos últimos días - después de una fuerte presión de Roma - una reapertura de fronteras con el norte italiano.

Croacia, otro país apurado por salvar la temporada turística, se adelantó a la fecha decidida en coordinación con la Comisión Europea abriendo sus fronteras a partir del jueves pasado. Polonia hizo lo mismo, acogiendo a todos los europeos desde el sábado.

Numerosos fueron los Estados del bloque que decidieron abrir paulatinamente el acceso estas últimas semanas: primero a sus vecinos y extendiendo poco a poco el perímetro de circulación. Esta semana, en todo caso, es posible circular sin ningún control por Europa Central o de un país báltico al otro.

En un continente donde cada país se aisló completamente desde mediados de marzo, dos Estados fueron la excepción: Suecia, que permaneció abierta a todos los viajeros de la UE, y Luxemburgo. En este último caso, la medida respondió a la necesidad de preservar la circulación de los trabajadores transfronterizos, indispensables para la economía del Gran Ducado.

Los pasajeros hacen cola en el mostrador de facturación del aeropuerto de Schiphol en Ámsterdam, el 15 de junio de 2020
Los pasajeros hacen cola en el mostrador de facturación del aeropuerto de Schiphol en Ámsterdam, el 15 de junio de 2020 Fuente: AFP

Gran Bretaña nunca cerró sus fronteras, de modo que no tendrá que abrirlas formalmente el 15 de junio. Pero Londres impone desde el 8 de junio una cuarentena obligatoria a todos aquellos que lleguen del exterior, incluidos los británicos, para evitar la importación de nuevos casos durante el confinamiento todavía en vigor.

Desde este lunes, los países que abrieron sus fronteras internas son Bélgica, Francia y Grecia. Esta última también permitirá el acceso a otros ciudadanos del mundo (Australia, Japón, Corea del Sur, China, Israel y Líbano), con una excepción notable: el continente americano, cuyos vuelos podrían ser autorizados a partir del 1° de julio. No obstante, ciertos europeos en cuyas regiones aún circula el virus deberán someterse a un testeo obligatorio, con una primera noche griega en un hotel puesto a disposición por las autoridades. Es el caso de la región parisina, Madrid, Castilla, Cataluña, Lombardía y Piamonte. Si el test es negativo, el turista deberá confinarse durante siete días. Si es positivo, someterse a una cuarentena supervisada de 14 días.

Alemania y Austria levantaron este lunes los controles de llegada por ruta, tren o avión. Otros países que abrirán sus fronteras - o ya lo hicieron - seguirán manteniendo algunas restricciones para viajeros provenientes de países europeos donde todavía circula el Covid-19. Así lo harán Hungría, Bulgaria, Austria, República Checa, Eslovaquia y Letonia.

Noruega abrió hoy sus fronteras con todos los países nórdicos, imponiendo condiciones que excluyen la casi totalidad de Suecia, donde la epidemia sigue vigente. Dinamarca también optó por la selectividad, limitando su acogida a los viajeros provenientes de Alemania, Noruega e Islandia.

Cada país, en realidad, compuso una lista de zonas de riesgo, revisada cotidianamente, donde Suecia y Gran Bretaña figuran invariablemente. Se agregan con frecuencia España y Portugal, a veces Francia, Holanda y Bélgica.

Francia anunció hace semanas que aplicará el principio de "reciprocidad", imponiendo a sus socios europeos las mismas restricciones que encuentran sus nacionales al viajar.

La gente disfruta del clima soleado en la playa de Palma en Palma de Mallorca el 15 de junio de 2020
La gente disfruta del clima soleado en la playa de Palma en Palma de Mallorca el 15 de junio de 2020 Fuente: AFP

Hay otros países que aún dudan. Es el caso de Rumania, que no abrirá sus fronteras para los extra-nacionales y tampoco dio fecha precisa. Inicialmente fijada para el 1° de julio, la apertura fronteriza de España terminó siendo avanzada al 21 de junio, salvo para los pasos terrestres con Portugal, donde los controles seguirán hasta el 1° de julio. Las islas Baleares, sin embargo, recibirán cerca de 11.000 alemanes a partir de este lunes.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.