Coronavirus: el país que ya vacunó a un cuarto de su población cierra los aeropuertos