Crisis en el gabinete de Toledo

Por la designación del nuevo canciller
(0)
12 de agosto de 2005  

LIMA (EFE).- El presidente peruano, Alejandro Toledo, pidió ayer a todos sus ministros que presentaran su dimisión para constituir un nuevo gabinete luego de que la designación de un controvertido político como canciller provocara un rechazo unánime en el gobierno del mandatario.

El pedido de Toledo se produjo horas después de que el presidente del Consejo de Ministros, Carlos Ferrero, y el ministro de Vivienda, Carlos Bruce, dimitieran del gabinete en oposición al nombramiento de Fernando Olivera como canciller.

En su breve intervención ante la prensa, Toledo no hizo referencia ni al nombramiento del ministro de Relaciones Exteriores ni a las renuncias de sus dos ministros. Olivera, ferviente defensor de la legalización del cultivo de la coca, mantuvo en el pasado duros enfrentamientos con Bruce y Ferrero, opositores de la medida que en junio pasado liberó ese polémico cultivo en la región del Cusco.

"Pido al gabinete entero que ponga sus cargos a disposición del presidente", dijo Toledo, quien agregó que él mismo "valorará aquellos que continuarán, aquellos que no continuarán y aquellos que quieran postular".

El mandatario recordó que en pocas semanas "vence el plazo para que los funcionarios con aspiraciones a una posición pública renuncien" y dijo que con esta medida "se da tiempo necesario a aquellos que quieran prepararse a la candidatura".

En abril próximo se celebrarán en Perú elecciones presidenciales y legislativas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.