EE.UU: marchas en todo el país por el aniversario del fin de la esclavitud

Las nuevas marchas se montaron en la ola de protestas que tiene lugar desde el asesinato de George Floyd
Las nuevas marchas se montaron en la ola de protestas que tiene lugar desde el asesinato de George Floyd Crédito: AFP
(0)
19 de junio de 2020  • 19:49

WASHINGTON.- El aniversario de la abolición de la esclavitud en Estados Unidos se conmemoró hoy con manifestaciones en todo el país, en una fecha que este año ganó singular relevancia al montarse en la ola de protestas contra el racismo y la brutalidad policial.

Desde que Abraham Lincoln firmó la Proclamación de Emancipación de todos los esclavos, en 1865, las familias afroamericanas celebran el Día de la Libertad (Juneteenth), con comidas, desfiles y festivales comunitarios.

Pero este año, con el coronavirus afectando de modo desproporcionado a los afroamericanos en términos de contagios y de economía, y con la violencia policial en el ojo de la tormenta, se convirtió en un día de protesta. De costa a costa se convocaron manifestaciones, oraciones y celebraciones culturales con concurrencias multirraciales, como las que vienen inundando las calles en protesta por el asesinato de George Floyd a manos de un policía el 25 de mayo pasado, en la ciudad de Minneapolis.

En Nueva York, uno de los grandes escenarios de protestas en las semanas que siguieron al brutal episodio de Minneapolis, los manifestantes marchaban hacia la alcaldía bajo el lema "Justicia, dignidad e igualdad". En Chicago se conmemoró la fecha con la Black Lives Matter Block Party, el lanzamiento de una campaña de registro de votantes para dejar en el camino en las elecciones de noviembre al presidente Donald Trump , quien mostró una notable falta de empatía y solidaridad desde las primeras marchas contra el racismo policial.

Trump denunció las muertes de Floyd y de Rayshard Brooks, otra víctima de la violencia policial, el fin de semana pasado en la ciudad de Atlanta, y ayer saludó a la comunidad negra por el Juneteenth denunciando "la injusticia inimaginable de la esclavitud". Pero desde la muerte de Floyd prevaleció su fuerte discurso de "ley y orden", centrado en supuestos agitadores de izquierda y manifestantes deliberadamente violentos.

La Plaza Black Lives Matters, en Washington, con carteles en reclamo de justicia
La Plaza Black Lives Matters, en Washington, con carteles en reclamo de justicia

En Washington, los manifestantes convergieron en la recién bautizada Black Lives Matter Plaza (Plaza de las Vidas Negras Importan), cerca de la Casa Blanca y escenario de las más encendidas protestas por el caso Floyd. Y en Nashville, Tennessee, una veintena de hombres negros, muchos vestidos de traje, se pararon tomados de los brazos frente al edificio de los tribunales penales. Detrás de ellos estaba la estatua de Adolpho Birch, el primer presidente negro de la Corte Suprema estatal.

"Si nos sentimos incómodos parados acá vestidos de traje, imaginemos cómo nos sentiríamos con una rodilla sobre el cuello", decía un organizador del abrazo en alusión a Floyd, a quien le rindieron homenaje pidiendo justicia.

Este año también se presionó a las autoridades para que se declarara feriado nacional. Los estados de Nueva York y Virginia se sumaron a la decisión de Texas de pagar el feriado a los empleados que debían trabajar hoy, al igual que cientos de conocidas empresas privadas. Más de 460 compañías asumieron la movida del feriado pago, según HellaCreative, la agrupación de profesionales de la zona de San Francisco que lanzó la iniciativa. Entre ellas estaban Nike, Twitter, Target, J. C. Penney, Best Buy, la liga de fútbol americano (NFL) y J. P. Morgan Chase.

A la espera de Trump

También se convocaron manifestaciones en Tulsa, Oklahoma, con un acto bajo la premisa "Yo también soy Estados Unidos", en referencia al lema de campaña de Trump, "Haz a Estados Unidos grande otra vez", un discurso del que muchos se sienten excluidos.

Trump generó otra controversia la semana pasada cuando anunció el relanzamiento de su campaña precisamente el Día de la Libertad en Tulsa, donde en 1921 murieron unos 300 afroamericanos asesinados por una turba de blancos. Luego corrió la fecha un día, para el sábado, no sin antes afirmar en una entrevista que "nadie había oído hablar de eso", por la masacre en cuestión.

Las autoridades de Tulsa declararon un toque de queda parcial desde esta noche, que será levantado durante el acto de Trump y vuelto a instaurar mañana a la noche. El alcalde de la ciudad, G. T. Bynum, quiere estrechar la vigilancia de "individuos que forman parte de grupos organizados, con un pasado violento y destructivo, procedentes de otros estados, que se disponen a viajar a la ciudad", según indicó la policía local.

Los actos del Día de la Libertad coincidieron con la presencia del hermano de George Floyd, Philonise, en una reunión sobre racismo en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en en Ginebra. "La triste verdad es que este no es un caso único", dijo sobre el asesinato.

"La forma en que mi hermano fue torturado y asesinado frente a una cámara es la forma en que la policía trata a los negros en Estados Unidos", agregó Philonise, mientras en Minneapolis y otras ciudades se congregaba la gente coreando justicia por tantos otros hermanos caídos.ß

Agencias AP, AFP y Reuters

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.